«Espero que su recuerdo les persiga cada día de su vida»

Nelson A., autor confeso de la muerte de Iván Castro, y Marta R., detenida como cooperadora necesaria en el crimen./E. C.
Nelson A., autor confeso de la muerte de Iván Castro, y Marta R., detenida como cooperadora necesaria en el crimen. / E. C.

La madre del joven asesinado a tiros en Langreo se dirige a los detenidos por la muerte de su hijo en una dura carta

PABLO SUÁREZ

«Es muy duro perder a un hijo en circunstancias naturales, pero lo es más cuando es fruto de la falta de humanidad». Tras conocerse el resultado de la investigación desarrollada por la Policía respecto al asesinato de Iván Castro, su madre ha decidido salir al paso de las últimas informaciones. Lo ha hecho a través de un comunicado, en el que se evidencia el dolor y la consternación que la inundan tras conocer que, tal y como afirman los agentes, su hijo fue tiroteado por una cuestión «pasional». «Nada justifica privar a un ser humano de su vida, y no logro comprender cómo una persona con la que has vivido y amado puede convertirse en tu peor enemiga», afirma sobre Marta R., quien fuera la pareja sentimental de su hijo y que ahora se presenta, junto a su actual pareja, Nelson A., como una de las principales acusadas. «Mi hijo ya descansa, pero espero que su recuerdo les persiga cada día de su vida, que el remordimiento no les deje conciliar nunca más el sueño. Me dan lástima. Un corazón tan negro y un alma tan putrefacta seguro les condenarán a ser personas desgraciadas el resto de su vida», indica con evidente amargura. «Tuvieron la desfachatez de fingir consternación y de estar presentes en la despedida de Iván», indica.

Por último, Castro alude a las investigaciones policiales, que tratan ahora de encontrar el arma con la que se cometió el crimen. «Espero que lleguen hasta el final y se aplique a los culpables la máxima condena», reclama.

Aquí puede leer la carta completa de la madre de Iván Castro:

«Soy Puri Castro, madre de Iván Castro el joven asesinado en diciembre de 2017. Agradezco a todo el mundo las muestras de apoyo y solidaridad, y espero que comprendan que necesito un tiempo para poder asimilar los recientes acontecimientos.

Es muy duro perder a un hijo en circunstancias naturales, y es un golpe que no deseo a nadie. Pero más duro e inconcebible resulta cuando es fruto de la arbitrariedad y la falta de humanidad. Nada justifica privar a un ser humano de su vida, y no logro comprender cómo una persona con la que has vivido y amado puede convertirse en tu peor enemiga.

A quienes me han arrebatado a mi hijo, no puedo sino decirles que me dan lástima. Un corazón tan negro y un alma tan putrefacta seguro les condenarán a ser personas infelices y desgraciadas el resto de su vida. Mi hijo ya descansa, pero espero que su recuerdo les persiga cada día de su vida. Que el remordimiento no les deje conciliar nunca más el sueño.

Actualmente, me queda el consuelo de que los responsables ya tienen nombre, apellidos y rostro. Y digo en referencia a la que fue pareja de mi hijo que tiene solamente un rostro, porque la persona que yo conocí murió en el preciso instante en el que contribuyó con la materialización de un acto tan vil y despreciable. Confío en que las investigaciones policiales lleguen hasta el final y se les aplique la máxima condena. Es lo que merecen quienes, además de privar a un ser humano de su vida, tuvieron la desfachatez de fingir consternación y de estar presentes en la despedida a Iván. Una frialdad tan grande y esa desconsideración les hace perder la calificación de seres humanos».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos