Roban la recaudación del fin de semana en la estación de Fuentes de Invierno

Varios usuarios, ayer, en las instalaciones de Fuentes de Invierno. / J. M. PARDO
Varios usuarios, ayer, en las instalaciones de Fuentes de Invierno. / J. M. PARDO

Los ladrones practicaron un butrón en una de las paredes del vestuario de profesores de la escuela de esquí para acceder al despacho donde estaba el dinero

MARTA VARELA FUENTES DE INVIERNO.

La estación de esquí asturiana de Fuentes de Invierno ha sido víctima de un robo, descubierto por los propios trabajados cuando, a primera hora de la mañana de ayer, llegaron a la zona de administración y gerencia, y en la parte de la Escuela de Esquí se encontraron la puerta forzada. Dentro, en una de las paredes del vestuario de los profesores había un butrón. Curiosamente es la única que tiene comunicación directa con el despacho del director de la estación, donde se encontraba la recaudación de todo el fin de semana.

De inmediato, los operarios dieron cuenta a las fuerzas de seguridad y durante gran parte de la mañana fue imposible acceder a esta zona, aunque la estación atendió a los usuarios que se acercaron, así como a los alumnos que disfrutan de su Semana Blanca.

Agentes de la Criminalística de la Guardia Civil de Oviedo estuvieron realizando una exhaustiva inspección ocular por espacio de más de una hora. En la misma, tomaron huellas en puertas, mostradores y demás elementos. Además, presuntamente, se llevaron dos bolsas con material que podría contener información que encauce la investigación. No se han facilitado datos, ni la cantidad que pudieran haberse llevado los ladrones, ya que la investigación está en marcha.

«Conocían el lugar»

Se desconoce a qué hora pudo realizarse el butrón y el robo, aunque se cree que fue obra de diversas personas. Una de las teorías es que mientras «unos realizaban el agujero para acceder a las instalaciones, otros tendrían que estar vigilando por si llegaba alguien». El robo podría estar relacionado con alguna banda especializada, ya que el modo de actuar estaba enfocado a llevarse únicamente un botín económico. Se da la circunstancia de que en el espacio que estuvieron los ladrones había ordenadores y otros elementos susceptibles de poder ser convertidos en dinero, pero no fueron sustraídos.

Personal cercano a la estación aseguraba ayer a EL COMERCIO que «tenían que conocer el lugar, saber que iba a estar toda la recaudación en el despacho del director, que estaba revuelto, y conocer cual es la pared exacta que comunicaba la escuela con el despacho, a donde entraron haciendo un gran butrón con un martillo».

Nadie se atrevía ayer a dar una cifra aproximada de la recaudación, pero en la estación apuntaban que la cantidad «debía ser de miles de euros porque hubo gente y se vendieron bastantes forfaits» el fin de semana. Los autores también se llevaron «la calderilla que había en la escuela de esquí, pero ahí sólo quedan unos euros en suelto, el resto del dinero no se deja», explicaron.

Este suceso deja a la luz la duda de si la seguridad de la estación es la apropiada para poder dejar una recaudación tan importante como la del fin de semana.