Gijón, Oviedo y Avilés preparan sus ordenanzas para los patinetes y más peatonalizaciones

Pelayo García, Aurelio Martín, Ignacio Cuesta y Marcelino Gutiérrez escuchan a Eva Garrido, directora de la zona de Gijón del Banco SabadellHerrero. / FOTOS : DANIEL MORA

El Muelle gijonés, el casco antiguo ovetense y el entorno avilesino de Sabugo, próximas zonas en las que se reducirá el tránsito de vehículos

MARCO MENÉNDEZGIJÓN.

La necesidad de dar soluciones a los problemas de movilidad desde el ámbito municipal fue el objeto de la mesa redonda 'El futuro de la movilidad en las ciudades asturianas', organizado por EL COMERCIO y el Banco SabadellHerreroy que se celebró en el Hotel Tryp Rey Pelayo. Plantearon los objetivos en la materia de los tres principales ayuntamientos del Principado Ignacio Cuesta, concejal de Urbanismo, medio Ambiente, Infraestructuras y Distritos de Oviedo; Aurelio Martín, concejal de Medio Ambiente y Movilidad de Gijón, y Pelayo García, responsable del Área de Movilidad, Sostenibilidad, Mantenimiento y Diseño Urbano de Avilés. Y asuntos como los nuevos vehículos de movilidad personal y las peatonalizaciones fueron dos de los que se plantearon y en los que más énfasis hicieron los ponentes.

En el acto, que estuvo moderado por el director de EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez, quedó claro que los tres municipios están desarrollando las nuevas ordenanzas sobre los vehículos de movilidad personal, en especial los patinetes eléctricos, máxime desde que la Dirección General de Tráfico emitiera una instrucción previa sobre su regulación. Eso hizo que algún ayuntamiento tuviera que variar sus planes sobre la ordenanza municipal prevista. Ignacio Cuesta aseguró que es necesario que el Principado «desarrolle la Ley de Transporte y Movilidad», si bien advirtió que «no está prevista para 2020» la estrategia de movilidad ni la del área metropolitana. Eso sí, en materia de patinetes eléctricos «nos obligan a que cada ayuntamiento ponga en marcha una ordenanza; estamos en la fase de consultas con el texto redactado pendiente de las alegaciones que se presenten. A falta de una norma estatal o regional, nos obligan a hacer la ordenanza».

El Avilés, el edil Pelayo García reconoció que «no tenemos problemas con este tipo de vehículos», pero apuntó que «tenemos que modificar la ordenanza y lo haremos cuando esté en marcha la norma estatal».

Mucho más avanzado está el asunto en Gijón. Aurelio Martín explicó que la instrucción de la DGT «nos obligó a cambiar el borrador de la ordenanza que teníamos redactado, pero lo bueno es que deja las cosas claras, es decir, que los vehículos de movilidad personal son vehículos y quien los maneja son conductores».

Se prevé que la ordenanza gijonesa pase por la Junta de Gobierno la próxima semana e incluirá que los patinetes eléctricos puedan circular por los carriles bici a menos de 15 kilómetros por hora. También lo podrán hacer por las vías de un solo carril, pero lo fundamental es que en todos los casos los conductores deberán llevar casco. Una novedad es que «los patinetes vinculados a una actividad económica, como pueden ser los de alquiler, habrán de tener seguro de responsabilidad civil», explicó Martín.

Esta ordenanza parte de la instrucción de la DGT que indica que si alcanzan una velocidad inferior a los 6 kilómetros por hora se consideran juguetes, entre 6 y 25 kilómetros por hora, vehículos de movilidad personal, y por encima de los 25 kilómetros por hora, ciclomotores.

Estas ordenanzas municipales tienen el objetivo tanto de regular la utilización de este tipo de vehículos como pacificar su convivencia con los peatones. Entre los objetivos de mejorar la velocidad está el de ganar espacio para los peatones y los ayuntamientos de Oviedo, Gijón y Avilés siguen trabajando en esa línea.

En la capital asturiana se desarrollaron importantes proyectos de peatonalización, especialmente en el casco antiguo, durante los últimos mandatos municipales, pero Ignacio Cuesta apuntó que «no se ha agotado esa labor». Es más, ahondó que «hay dos o tres calles en esa zona que nos planteamos peatonalizar para facilitar los tránsitos, porque son zonas de mucha atracción turística. El problema es que hay que compatibilizarlo con el transporte comercial. Es en el ámbito del casco antiguo y son calles que aún tienen el tránsito de vehículos abierto, actuando casi como cortafuegos en la zona».

«Pacificar la circulación»

La tesis en Gijón es algo distinta, ya que, según Aurelio Martín, «la nueva movilidad es dar la vuelta al impacto del coche, pues los espacios dedicados a los vehículos ocupan el 80% del suelo público. Nuestra intención es que el peatón recupere el espacio». El concejal gijonés apuntó que se crearán 17 kilómetros de carriles bici nuevos «para pacificar» la circulación, al tiempo que «la mayor parte de la ciudad será de zonas 30. El objetivo es ganar la ciudad para el peatón, también para su ocio». Dentro de este marco general, Martín recordó que «acabamos de sacar un concurso de ideas sobre lo que es la zona del Muelle y Fomento, porque entendemos que la nueva movilidad la tenemos que definir también con los ciudadanos».

También ambicioso es el planteamiento de Avilés. Gran parte del centro de la Villa del Adelantado se encuentra peatonalizado, pero el objetivo ahora es «abrirlo al parque de El Muelle, con la zonas de Sabugo y La Villa», indicó Pelayo García. El proyecto pasa por «reducir las calles con dos carriles a uno, ensanchar las aceras y la peatonalización de la plaza de Pedro Menéndez» y otras dos calles. Con ello se consigue «una almendra central, pero que será algo permeable al tráfico», remarcó el edil. Aunque de esta forma se facilitará la integración de los usuarios de bicicletas, en Avilés tienen la puesta vista en que, «según los datos, en 2027 el 30% de la población será mayor de 60 años, por lo que hay que tener en cuenta la accesibilidad», apuntó García. Pero la cosa no queda ahí, ya que son varios los barrios avilesinos que demandan más espacios abiertos a los peatones.

Las ciudades también se han de preparar para la llegada de otro modo de transporte nuevo, como es el vehículo eléctrico, ya sea particular o de empresas de alquiler. Uno de los problemas con los que se encuentran, especialmente los de empresas de alquiler, es el pago de la ORA. En Gijón se ha solucionado: «Pagan lo mismo que un residente, es decir, 45 euros al año», indicó Martín, quien añadió que «con algunas empresas que ya están operando vemos la posibilidad de que cuenten con espacios reservados, pagando una tasa como ocurre, por ejemplo, con los hoteles». Eso sí, el concejal quiso dejar claro que la prioridad en Gijón es el peatón, después la bicicleta y más atrás el transporte público, el transporte compartido y el coche, en este orden.

Eléctricos e híbridos

En Oviedo reconocen que «vamos retrasados» en este aspecto, ya que «las ordenanzas están muy obsoletas y nuestro objetivo es revisarlas todas para favorecer la tasa de actividad», indicó Ignacio Cuesta. La única ordenanza que existe al respecto es «la de la zona azul y es puramente fiscal. No existe una ordenanza para el pago de una tasa. Pero hablamos con las empresas en la misma línea que lo que ocurre en Gijón y establecer zonas de recarga de los vehículos. Pero nos encontramos con el problema de los vehículos híbridos, de si debemos tener con ellos la misma consideración que con los eléctricos o no».

Pelayo García manifestó que en Avilés «tramitamos la instalación de trece puntos de recarga para vehículos eléctricos y ventajas fiscales tanto para eléctricos como para híbridos. También nos estamos planteando cómo incorporar los eléctricos a la ORA. Ahora, uno particular no paga, pero analizamos cómo encajar a las empresas de alquiler. Estamos estudiando una modificación de la ordenanza».

Los tres ayuntamientos están en plena tramitación de sus planes de movilidad, unos más adelantados que otros. La legislación les ha obligado a realizar modificaciones, ya que desde hace unos meses se les obliga a incluir un estudio de impacto ambiental que en principio no estaba previsto. En Oviedo se está partiendo del documento que dejó elaborado el anterior equipo de gobierno local, pero que, a buen seguro, sufrirá importantes modificaciones. En Gijón encargarán en febrero el estudio de impacto ambiental, pero ya cuentan con el trabajo elaborado por el Foro de Movilidad. En Avilés se está elaborando el plan de acción y las medidas a adoptar.

Más noticias