La Guardia Civil rastrea la costa del occidente en busca de más droga

Los agentes, la noche del viernes, se llevan la droga localizada por la embarcación pixueta. / JOSÉ SIMAL
Los agentes, la noche del viernes, se llevan la droga localizada por la embarcación pixueta. / JOSÉ SIMAL

Investiga la procedencia de los dos fardos localizados por el 'Cruz del Sur' con 40 kilos de cocaína. En el mercado su valor habría rondado los 2,5 millones de euros

BELÉN G. HIDALGO CUDILLERO.

La Guardia Civil de Oviedo ha iniciado las investigaciones para determinar la procedencia de los dos fardos de cocaína que fueron encontrados por una embarcación de Cudillero el mediodía del viernes, tal y como publicó ayer EL COMERCIO. La Benemérita recibió el aviso desde la torre de Salvamento Marítimo alertando de que el barco 'Cruz del Sur', con base en el puerto pixueto, se había encontrado dos bultos sospechosos al este de Navia. La tripulación, que se encontraba faenando en la costera del bonito, los había recogido e indicaron que todo apuntaba a que se trataba de droga.

Efectivamente, como se pudo constatar una vez llegados a puerto, se trataba de dos sacos de arpillera con veinte paquetes envueltos con film transparente y goma de color negro, de un kilo de peso cada uno. En su interior, según detalló ayer la Guardia Civil, encontraron una sustancia pulverulenta de color blanco y que, sometida 'in situ' a la reacción del narcotest, resultó ser cocaína. En total, cuarenta kilos de droga que fueron trasladados a dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo. Se estima que su valor en el mercado, vendida por gramos, rondaría los 2,5 millones de euros.

A raíz de este hallazgo se ha puesto en marcha un dispositivo de vigilancia en la costa occidental asturiana «por tierra, mar y aire», con la colaboración de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar) por si pudiera aparecer algún fardo más. En este sentido, recordó que cualquier persona que vea un bulto extraño debe ponerlo en conocimiento llamando al 062. Precisamente, la Benemérita quiso destacar ayer el «buen proceder» de los tripulantes de la embarcación pixueta al avisar inmediatamente a las autoridades del hallazgo. De no haberlo hecho, apuntaron fuentes del Instituto Armado, habrían incurrido en un delito contra la salud pública, penado con más de seis años de cárcel.

Un hombre «honrado»

La buena praxis de los tripulantes del 'Cruz del Sur' ni siquiera se cuestiona en tierra. En el puerto de Cudillero, quienes conocen al patrón de la embarcación destacan, por en cima de todo, su honestidad. «Es una de las personas más honradas que conozco en Cudillero. Todo el mundo lo aprecia. Siempre que puede, ayuda a todo el mundo. Si fuese otro, pasaría por no meterse en algún lío», afirmó Ramón Martínez, un jubilado de la mar que considera que el hallazgo de los fardos de cocaína es algo inusual. «Cuando me lo contaron pensé que era una broma. No suele ocurrir. Las corrientes hacen que lo que cae al mar o lo que tiran en el oeste pase hacia el este, en dirección Santander», apuntó este vecino de Cudillero.

Más información

Como una anécdota describieron ayer lo ocurrido la mayoría de los locales que supieron del hallazgo a través de EL COMERCIO. «Como fue de noche, lo vi esta mañana en el periódico. Fue algo muy puntual. En la década de los ochenta, cuando era un chaval, sí era más habitual que se encontrasen fardos en alta mar. Era la época fuerte del narcotráfico en Galicia», comentó otro vecino en el puerto, donde la mayoría destacaba el comportamiento del patrón de la embarcación, que salió de madrugada a la mar, para aprovechar los últimos días de la costera del bonito.

 

Fotos

Vídeos