Incendios en Asturias: el viento complica la extinción de los incendios que aún quedan activos en Asturias

ARNALDO GARCÍA

En estos momentos la región registra 23 incendios forestales | Las labores de extinción priorizan a los municipios de Salas y Llanes| El Principado pide colaboración ciudadana para identificar a los responsables

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El Servicio de Emergencias del Principado (Sepa) mantiene su preocupación ante la previsión de fuertes vientos anunciada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para esta tarde. Ante este panorama, las labores de extinción aceleran la marcha ya que las rachas de ciento podrían alcanzar los 100 kilómetros por hora.

A mediodía de este martes se contabilizan aún en la región 23 incendios forestales. Son 19 los concejos afectados. La situación crítica está en Belmonte de Miranda , Cangas de Onís , Lena, Cangas de Onís, Laviana, Onís, Parres, Piloña, Ponga y Sobrescobio; los que aseguran que ya están bajo control se encuentrna ubicados en Aller, Bimenes, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, Lena, Quirós, Salas y Valdés. A pesar de la evolución positiva durante la mañana, pesimismo para las próximas horas: el viento comienza a complicar las tareas de extinción en algunas zonas fundamentalmente en la zona centro-sur. Según AEMET, se esperan rachas máximas de vientos de 100 kilómetros por hora a partir de las 18.00 horas en suroccidente y cordillera.

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, presidió a primeras horas de esta mañana una nueva reunión del comité de dirección del Plan de Incendios Forestales del Principado de Asturias (Infopa), donde se analizó la evolución de los 23 incendios que permanecen activos en la región. Especialmente preocupantes son los de Soto de los Infantes (Salas), Brañarronda (Valdés) y Celorio y San Antolín de Bedón (Llanes). En el primero de ellos intervendrán cinco de los nueve medios aéreos (dos aviones anfibios y siete helicópteros) y el resto se repartirán entre Valdés y Llanes.

Según explicó el consejero, la noche del pasado domingo fue cuando se contabilizó el mayor número de incendios a la vez, con 139, pero desde que se activara el Infopa, el pasado jueves, en la región se han registrado un total de 347 incendios.

«Algunos son conatos», aseguró Martínez, quien alertó de que las previsiones meteorológicas para hoy son «muy malas, porque no se prevén lluvias y se esperan vientos muy fuertes a partir de la tarde». Por eso, la estrategia para hoy de los equipos de extinción es «apagar todo lo que puedan antes de que arrecien los vientos».

De momento, los incendios forestales están afectando a 24 concejos y, aunque todavía no se han cuantificado las hectáreas calcinadas, en el de Soto de los Infantes se superan ya las 500. El consejero apuntó, empero, que «no parece que vaya a ser un número muy significativo, porque no son grandes incendios».

En cuanto al terreno destruido, es por lo que general monte bajo y con poco arbolado, aunque Guillermo Martínez apuntó que «siempre es un desastre ecológico». Martínez ha vuelto a realizar un llamamiento a la colaboración ciudadana ante la oleada de incendios que sufre Asturias y ha subrayado que realizar quemas estos días «es un delito».

Dada la previsión de viento prevista para las próximas horas, los medios aéreos están trabajando desde primera hora. Se ha establecido como concejos prioritarios Salas y Llanes.

En Salas, en el incendio de Soto de los Infantes trabajan los dos helicópteros bombarderos (KAMOV) del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el de la BRIF de Tineo, y los dos de la Unidad Militar de Emergencias.

En Llanes hay dos incendios donde se concentran el mayor número de medios. Por un lado el localizado en Naves donde, un día más, intervienen los dos hidroaviones FOCA y otro incendio localizado entre Celorio y San Antolín donde trabaja la sección de la UME destinada al oriente.

Dos helicópteros del Servicios de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) con Bomberos del SEPA del parque central de La Morgal revisarán y realizarán tareas de remate en la zona centro y en el oriente.

Desde que se declaró el paso a fase de emergencia del INFOPA el pasado 28 de febrero hasta hoy martes se han contabilizado en Asturias un total de 347 incidentes por incendios forestales.

Están actuando en la labores de extinción más de 300 personas, entre efectivos de la Unidad Militar de Emergencias, Bomberos de Asturias, las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales, la Guardería de Medio Natural, empresas forestales contratadas por el Principado y personal destinado con carácter general a prevención que pasa a hacer labores de extinción (EPRIF).

El índice de riesgo de incendio forestal previsto para la jornada de hoy, en la que podrían llegar algunas lluvias débiles, es extremo, por lo que las quemas siguen estando prohibidas.

El riesgo de incendios forestales será 'extremo' mañana en todos los municipios asturianos

El índice de incendios forestales en Asturias se mantendrá este miércoles 6 de marzo con un riesgo 'extremo' en todos los municipios asturianos, según las previsiones del Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurot).

Se trata de una escala de cinco niveles constituida, de menor a mayor, por las categorías 'bajo', 'moderado', 'alto', 'muy alto' y 'extremo'.

Guillermo Martínez, en San Antolín
Guillermo Martínez, en San Antolín / XUAN CUETO

En esta situación, el Principado recuerda que solo pueden realizar quemas aquellas personas cuya autorización esté calificada con un valor igual o superior al del riesgo del concejo en el que se encuentre la finca.

El fuego se ceba con Asturias

Hasta 139 incendios llegó a haber a primeras horas de la jornada de ayer en Asturias. Cayeron algunas gotas en el suroccidente de la región, lo que unido a la labor de los equipos de extinción redujo el número por la mañana a 99, si bien preocupaban quince y tres eran los más peligrosos, en Soto de los Infantes (Salas), Llordón (Cangas de Onís) y Naves (Llanes). Esa situación activó todas las alarmas y hasta desde el Gobierno central se llamó la atención sobre lo que estaba ocurriendo. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, aseguró que su departamento estaba respondiendo a todas las solicitudes de apoyo que le llegaban desde el Principado, reconociendo que la situación «es complicada en algunos lugares». Pero quien fue más tajante fue la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien indicó que habrá «tolerancia cero» con los autores de los incendios forestales y alertó de que «hay comportamientos irresponsables de algunos actores y hay pirómanos». Aunque reconoció que esta situación que se vive en todo el norte del país «es una muestra de los escenarios climatológicos que se manejaban para este invierno, con poca lluvia y temperaturas altas», se mostró firme al reiterar que «la sociedad debería tener tolerancia cero hacia esas actitudes» y lamentó la «dificultad de identificar a los responsables».

[Siguen en directo la última hora de los incendios en Asturias]

Y es que para el Principado está claro que la gran mayoría de estos siniestros son intencionados porque «hubo muchos simultáneos y que aparecieron en lugares diferentes. Las estadísticas dicen que más del 80% son provocados por descontrolados. No se han registrado rayos y solo hubo un par de casos de caídas de líneas eléctricas», explicó el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez.

Losa aboga por cambiar la ley

A última hora de ayer se contabilizaban en la región 47 incendios (en cuya extinción trabajan más de 300 personas con nueve medios aéreos y varios vehículos) en los concejos de Aller, Amieva, Belmonte de Miranda, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, El Franco, Grado, Laviana, Lena, Llanera, Llanes, Mieres, Onís, Oviedo, Parres, Peñamellera Alta, Piloña, Ponga, Quirós, Ribadesella, Salas, Sobrescobio y Valdés. Es decir, a lo largo del día se consiguieron extinguir la mitad de los siniestros con los que amaneció el día. Por fortuna, Guillermo Martínez informó de que no se registró ningún percance personal, más allá de una familia que tuvo que ser desalojada de su vivienda en Trapa (Allande) el domingo, debido a la cercanía de las llamas, y de otra que abandonó su residencia voluntariamente, también en una localidad del suroccidente del Principado de Asturias.

La situación más preocupante, según explicó el consejero, se vive en tres localidades. Son Soto de los Infantes (Salas), Llordón (Cangas de Onís) y Naves (Llanes). En el primero están desplegados un grupo táctico de la UME, personal del Principado y helicópteros del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, mientras que en los otros dos trabajan además dos aviones anfibios 'apagafuegos' del Grupo-43 del Ejército del Aire. De cualquier modo, Martínez apuntó que la mayoría de los siniestros «no son de gran magnitud», salvo el de Salas, que ya ha calcinado 500 hectáreas. «Es el que más preocupa porque aún falta por perimetrar y es bastante extenso. A ello se suma que hay dificultades para acceder a los sitios y es difícil de atajarlos».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está en «permanente contacto desde un primer momento» con el Ejecutivo asturiano para conocer la evolución de los incendios. Así lo explicó la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, quien reiteró la idea de que «muchos de ellos son intencionados, ya está confirmado». Es más, se preguntó: «¿A quién se le ocurre quemar su propia casa? Porque es nuestra casa» y apuntó que se podría modificar la legislación sobre este tipo de siniestros con el objetivo de endurecer las penas que se aplican: «Las leyes no son inmóviles, están para cambiarlas según la eficacia que se vea en su aplicación».

Más información