Los jesuitas investigan otra denuncia por abusos en el colegio de Gijón hace 40 años

Los jesuitas investigan otra denuncia por abusos en el colegio de Gijón hace 40 años
Patio del colegio de la Inmaculada en Gijón. / JOAQUÍN PAÑEDA

Un exalumno de la Inmaculada asegura tras conocer el caso de Logroño que fue víctima de un religioso en el mismo centro

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La Compañía de Jesús ha abierto una investigación interna en el colegio de la Inmaculada de Gijón por un posible nuevo caso de abusos sexuales por parte de un docente. Ayer un antiguo alumno del centro educativo se ponía en contacto con el colegio -a través del correo electrónico habilitado por la orden «para hacer llegar comportamientos impropios de algún miembro»- para poner en conocimiento de la dirección los presuntos abusos continuados que asegura haber sufrido por parte de un religioso. Los hechos se remontarían a hace cuatro décadas y habrían ocurrido en el colegio gijonés de la Inmaculada, el mismo en el que ejerció como profesor de Religión entre 2005 y 2008 Jorge Enríquez Muñoz, el sacerdote acusado de abusos sexuales a una alumna adolescente y que en la actualidad está siendo investigado en el juzgado de Instrucción 2 de Gijón.

«Desde el mismo momento en el que hemos tenido constancia de la nueva denuncia hemos puesto en marcha los mecanismos para esclarecer lo ocurrido; mantendremos una entrevista con el afectado y estamos en contacto con personas que en aquella época se encontraban en el centro», explica Antonio Allende, delegado de Educación de la Compañía de Jesús en España. Por el momento, esa presunta víctima no ha formulado denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional que ya se ha encargado de la investigación de la interpuesta por una joven el pasado 11 de enero. «Aunque no haya denuncia en la Policía, desde la compañía haremos los trabajos necesarios para saber lo que ocurrió y tomar medidas», remarca Allende. Harán lo propio con cada notificación de este tipo que reciban.

Más información

«Queremos que el alumnado y el exalumnado tengan un cauce de comunicación directo en el que plantear los posibles problemas, que sepan que estamos abiertos a escucharlo todo; no se puede descartar, además, que una vez que se ha hecho público el caso del jesuita apartado como metida cautelar pueden aparecer más casos», apunta el delegado de Educación de la Compañía de Jesús.

La orden apartó el 12 de enero a Jorge Enríquez Muñoz, el sacerdote denunciado por los supuestos abusos cometidos entre 2005 y 2008. Su último destino fue en el colegio de los jesuitas de Logroño y su última función era la del superior de la compañía en La Rioja. El religioso, de 48 años, se ordenó en 2004 y su primer destino fue Gijón. Ejerció como profesor de Religión y como delegado de las actividades de Montaña. Desde Asturias se trasladó a México para realizar la llamada 'tercera probación', la última fase de la formación jesuítica. A su regreso a España fue destinado a La Coruña, donde estuvo cinco años, hasta que llegó a Logroño como profesor de Filosofía y Religión en el colegio de la Compañía de Jesús. En agosto de 2018 fue nombrado máximo responsable de la parroquia de San Ignacio de Loyola en Logroño y superior de la orden en La Rioja.

Los presuntos abusos fueron denunciados el 11 de enero por una joven que en la actualidad tiene en torno a 25 años y que en la época en la que le dio clase en Gijón, entre 2005 y 2008, era adolescente. La jueza que instruye el procedimiento ha tomado declaración tanto a la denunciante como al religioso, en calidad de investigado, y está a la espera de recibir los informes forenses y periciales para determinar si continúa con la acusación o si bien archiva la causa.