Un barco de Cudillero encuentra dos fardos de cocaína a treinta millas de la costa

La Guardia Civil, en el barco 'Cruz del Sur', se lleva los paquetes de droga. / J. Simal

La tripulación sospechó desde el primer momento que los paquetes pudieran contener droga. La Guardia Civil lo confirmó una vez llegaron a puerto

BELÉN G. HIDALGO / COVADONGA RODRÍGUEZ

Dos fardos de cocaína a cincuenta millas de la costa asturiana. Esto fue lo que se encontró ayer por la tarde una embarcación de Cudillero mientras estaba con la costera de bonito. Pocos minutos antes de las once de la noche llegaba al puerto pixueto el barco 'Cruz del Sur' con los paquetes hallados en la mar, que a falta de los análisis definitivos, están llenos de cocaína. Lo hizo precedida por la patrullera de la Guardia Civil.

Durante la jornada en la mar, a mediodía, algo llamó la atención de sus dos tripulantes. Se trataba de un par de bultos que resultaron sospechosos. «Encontramos dos fardos, pero no sabemos lo qué es», decía cuando todavía estaba en la embarcación el patrón del 'Cruz del Sur'. El hallazgo se produjo al 30 millas al norte de Luarca, aproximadamente, señaló tras confirmar que habían dado el aviso en tierra para que las autoridades competentes les indicaran cómo proceder. Pasados unos minutos de las nueve de la noche, una patrullera, la 'Río Navia', se acercó a la embarcación.

Según ha podido saber este diario, los fardos encontrados eran dos paquetes grandes, cerrados, cuadrados, envueltos en una cobertura de color blanco y de unos veinte kilos aproximadamente. En el interior había más paquetes, del tamaño de un libro, cubiertos con un envoltorio oscuro. Las sospechas sobre el contenido del mismo estuvieron claras desde el primer momento para la tripulación del 'Cruz del Sur'.

Una vez que la embarcación llegó a puerto, los agentes de la Guardia Civil comenzaron con las diligencias. Lo primero era confirmar el contenido de los bultos. Lo hicieron en el interior de la embarcación, donde abrieron los paquetes para practicar el frotis, una técnica que permite determinar si, efectivamente, se trataba de droga. Los resultados arrojaron una tonalidad azul. Es droga. Además, los agentes de la Guardia Civil procedieron a tomar declaración a los tripulantes.

«Es una persona honrada, muy recta y que siempre hace lo correcto. Si encontró un par de fardos, como si fueron cinco o siete... Llamó a tierra para informar y hará lo que le manden», aseguró Salvador Fernández, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Virgen del Carmen de Cudillero, sobre el responsable de la embarcación que encontró los fardos. «Llamaron por radio a la costera y, automáticamente, la Guardia Civil se puso en contacto con ellos», recordó Fernández, que se mantuvo pendiente desde que tuvo conocimiento de lo sucedido.

 

Fotos

Vídeos