La Xunta pola Defensa de la Llingua pide a los diputados «altura de miras» en la votación de la oficialidad del asturiano

Carlos Pulgar, portavoz de la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana. /Alex Piña
Carlos Pulgar, portavoz de la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana. / Alex Piña

Califican de interpretación «restrictiva» que para iniciar el proceso haga falta una votación previa

EUROPA PRESS

El portavoz de la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana, Carlos Pulgar, ha pedido a todos los diputados de la Junta General «altura de miras y buen juicio» de cara a apoyar este viernes la propuesta de Podemos y IU-IX para abrir reforma del Estatuto e incluir la oficialidad del asturiano y del gallego-asturiano.

Pulgar ha explicado este miércoles en Oviedo que la votación supone un «hecho histórico» al ser la primera vez que se intenta abrir la reforma sin que sea a instancias del Consejo de Gobierno. «La primera vez que se usa este mecanismo y es para la oficialidad, una lucha que lleva 40 años en la calle», ha dicho. Por eso, ha puesto en valor que ahora los partidos recojan «una demanda democrática de un movimiento social» y ha pedido a todos los diputados «altura de miras y buen juicio» para que salga adelante y poder incluir oficialidad en el Estatuto.

La propuesta la ha registrado Podemos Asturies y IU-IX, que suman 14 diputados, pero necesita más apoyos para salir adelante. Sin embargo, el portavoz del grupo parlamentario socialista, Marcelino Marcos, afirmó que se presentaron a las elecciones con un programa electoral que no recogía la oficialidad, por lo que calificó a los proponentes de actuar con «frivolidad» y de «nada más buscar el debate».

Con todo, sobre la posibilidad de que no un llegue a aprobarse, Carlos Pulgar ha indicado que no se trata de un fracaso «sino de un paso adelante». «A lo largo de décadas las opciones de llevar la oficialidad a la Junta General han sido muy pocas y ahora a través de los mecanismos democráticos podemos hacerlo», ha afirmado, para calificar el debate del viernes de «hecho histórico» al tratar de abrir una reforma «para atender una reivindicación popular».

En ese sentido, ha dicho que este tema lleva cuarenta años en la calle y «no puede someterse a los asuntos y ritmos internos de los partidos», aunque ha advertido que una vez que se detecta una carencia de derechos «esta no se puede retrasarse» y ha pedido que la propuesta cuente con el voto a favor de todos los grupos.

«Interpretación restrictiva»

Por otro lado, Pulgar ha calificado de «interpretación restrictiva» del reglamento de la Junta General que haya que votar la apertura de la reforma y que no se ponga en marcha 'de facto' una vez que los 14 diputados registraron la iniciativa. En ese sentido, ha afirmado que así «se trata de evitar debates democráticos con excusas burocráticas» y ha explicado que mientras el Estatuto habla de las posibilidades para abrir la reforma, el trámite parlamentario para iniciar este proceso requiere una votación previa.

Síguenos en: