La malla de acero de la N-634 en Arobesno estará fijada hasta Semana Santa

Dos grúas de grandes dimensiones ayudan a que el trabajo en la ladera de Parres sea más rápido. /
Dos grúas de grandes dimensiones ayudan a que el trabajo en la ladera de Parres sea más rápido.

Es el tiempo estimado para completar esa fase si el tiempo acompaña. Por el momento no se habla de cuándo se abrirá un paso provisional regulado por semáforos

SHEILA VACALlanes

Cuatro meses fue el tiempo previsto por el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, para volver a abrir al tráfico la carretera nacional 634, que permanece cortada desde que se produjo el gran argayo en la localidad parraguesa de Arobes, concretamente en el punto kilométrico 347. Para poder cumplir con los plazos desde el equipo de la obra se está trabajando de una manera muy intensa, desde la mañana hasta la noche, en tres turnos. Pero las labores de reforzar la ladera son laboriosas y ante todo, prima la seguridad. Los operarios se encuentran en estos momentos haciendo las debidas perforaciones en el talud rocoso donde se luego se colocarán los bulones que fijarán una malla de cable de acero. Para ello han incrementado el número de maquinaria y cuentan con dos grúas de gran dimensiones que permiten el trabajo simultáneo de más profesionales.

Serán un total de 130 bulones los que sostengan esa medida de contención. Y lo más probable es que las perforaciones continúen por lo menos hasta Semana Santa, si todo marcha bien y el tiempo acompaña. En el caso de que no sea así podrían prolongarse más tiempo, según indican desde la obra. Y es que, esa segunda malla más rígida y fuerte y que servirá para complementar a la de triple torsión ya asentada, cubrirá más terreno del que principalmente se desprendió del talud parragués.

Es por eso que, por el momento aún no han ninguna fecha prevista para abrir un paso circulatorio provisional en la nacional regulado por semáforos portátiles, ya que la prioridad es la seguridad. El tráfico continuará desviado, hasta que no se especifique lo contrario, tanto en dirección Oviedo como Santander. Desde hace algo más de un mes, el grueso del tránsito se desplaza a través de las localidades de Llames de Parres, Cuadroveña y Prunales, según la dirección en la que se circule.

Varias fases

En el plan de mejora, lo primero de todo fue sanear la ladera para retirar todo el material sobrante y conocer de qué estaba compuesta para poder actuar en ella. Tras ello se colocó un malla de triple torsión que recubre de arriba a abajo el talud. Una vez fijada esta medida de contención se está emplazando una segunda malla cableada con forma de nido de abeja. Se consigue así que, en el caso de que parte de la arenisca que conforma el talud se desprenda, se encuentre con el primer filtro que sería la malla más fina y después con otro más consistente que sería la cableada y anclada por bulones.

Una vez superadas esas fases se construirá un falso túnel de 70 metros con forma de galería antidesprendimientos y se volverá a colocar la una nueva pantalla de contención como la que había antes de producirse el derrumbe, que con la fuerza y el arrastre del terreno quedó completamente destrozada.