El Principado sigue adelante con el área central pese a que Oviedo se descuelga del proyecto

El Principado sigue adelante con el área central pese a que Oviedo se descuelga del proyecto
Integrantes de las Juventudes Socialistas siguieron el Pleno de Oviedo con carteles críticos con PP y Somos. / MARIO ROJAS

Lastra justifica que sin el ente la región queda fuera de un fondo de la UE con 90.000 millones: «El aviso lleva bastante tiempo sobre la mesa»

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

No pudo ser. El Principado constituirá en las próximas semanas el área metropolitana, ente que reunirá a todas las administraciones con competencias en el área central... salvo el concejo que acoge la capital de la región. Somos y el PP cumplieron ayer su advertencia y unieron votos para rechazar que Oviedo se adhiera a ese convenio. Los plenos municipales de Gijón, Avilés y Siero, ayer, y los de Langreo y Mieres en los próximos días, dan en cambio el 'sí quiero' al convenio fundacional.

El área central, recogida como posibilidad en el estatuto de autonomía de 1981 y desde entonces en permanente debate, nacerá así sin centro. Pese a ello el Principado se niega a volver a meter el proyecto en el cajón porque, aduce, hay mucho dinero en juego. «Entramos en un nuevo periodo financiero en la UE y tendremos que ver cómo nos relacionamos; Europa te atiende si antes resuelves algunas preguntas: ¿cuántos son ustedes y qué proyectos tienen?», expuso el consejero de Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Fernando Lastra.

Según explicó, «hoy las áreas metropolitanas son el motor de actividad económica; esa pregunta la UE ya la ha hecho y ese mensaje también lo ha emitido: 'júntense, únanse, cooperen'». El consejero subrayó que «esta es la realidad europea, el nuevo escenario financiero, especialmente con los fondos Feder, con los que estaremos hablando de cómo abordamos la participación en los aproximadamente 90.000 millones que se pondrán a disposición de los proyectos que tengan que ver con el escenario urbano metropolitano».

La lectura del Principado es clara. Sin área central constituida, las opciones de presentar proyectos que puedan captar subvenciones de ese fondo son remotas. «La advertencia lleva bastante tiempo sobre la mesa», insistió Lastra.

El proyecto sigue así, sin Oviedo, repitiendo la historia del Consorcio de Transportes de Asturias (CTA). Creado por el Principado mediante una ley de 2002, el entonces alcalde de la capital, Gabino de Lorenzo, se opuso al entender que perjudicaba a su ciudad. Ello privó a los usuarios del transporte municipal de los descuentos de los que disfrutaban en el resto de concejos los usuarios del billete único. Entonces como ahora, el consejero del Principado encargado de lidiar con ese 'hecho diferencial' de Oviedo, Juan Ramón García Secades, insistía en que «el área metropolitana ya es una realidad» y conformarla «nos permitirá entrar en el club de las grandes urbes europeas». Aseguraba Secades que saldría adelante «en cuanto algún alcalde abandone ese tic caciquil que le sale a veces».

Más

Si los beneficios son tan evidentes, ¿qué ha impedido de nuevo a los políticos unirse para lograrlos? Para entenderlo hay que bajar a la arena de los cuatro plenos municipales que ayer debatieron el asunto, con alta tensión en todos y resultados múltiples. El PP se opuso al texto en Oviedo, pero sus colegas de Gijón, Avilés y Siero optaron por la abstención. IU es a nivel regional uno de los valedores del área central, pero sus concejales avilesinos prefirieron rechazar el paso. Lo mismo cabe decir de Podemos y sus marcas locales; Xixón Sí Puede se abstuvo, Somos y Podemos en Avilés votaron que no.

No faltaron matices y extraños compañeros de viaje. El viernes se cumple un año desde que Lastra convocara la primera mesa de trabajo con los alcaldes de los seis ayuntamientos más poblados, foro que luego fue abriendo a los ediles de esas corporaciones y la Administración central. Todos acordaron que una comisión técnica de la Universidad de Oviedo y el Colegio de Arquitectos hicieran una propuesta de organización. El borrador se conoció en septiembre y cada parte tuvo tiempo de alegar.

Pese a ello, Lastra estuvo en contacto hasta última hora con IU, «también Foro y Ciudadanos», y fruto de ello enmendó a última hora del martes el borrador, incluyendo cambios que fueron remitidos a cada Pleno en la mañana de ayer. Hubo protestas y reuniones a marchas forzadas para que al final los cuatro municipios pudieran analizar el mismo texto.

El esfuerzo fue inútil en Oviedo. Con los 17 votos negativos del PP y Somos y los diez a favor de PSOE, IU y Ciudadanos, el Pleno del Ayuntamiento de Oviedo rechazó ayer su adhesión al acta fundacional. El debate fue tenso, en clara clave electoral. Fue la primera vez que PSOE y Somos votaban en direcciones opuestas en todo el mandato y el alcalde, Wenceslao López, dijo estar «frustrado» por las falsedades que a su juicio habrían contaminado el debate de los últimos días para finalmente «condenar a Oviedo a no subirse al tren». El regidor acusó a sus compañeros en el equipo de gobierno de devolver a la ciudad a «los tiempos más duros del 'gabinismo». Somos votó en contra porque el área metropolitana «está planteada mal en fondo y forma», dijo el edil Ignacio Fernández del Páramo. «Es un invento», añadió, para reclamar mayor concreción en el texto: «Me da miedo pensar que los estatutos de cualquier comunidad de vecinos estén más trabajados que los del señor Lastra».

«Creíamos que las propuestas del 15-M, porque ellos no vienen de la política ni nada parecido, tendrían poco que ver con las políticas chovinistas», afeó su compañera de gobierno Cristina Pontón, de IU. «Los vecinos de Oviedo no quieren esta área metropolitana», mantuvo la vicealcaldesa y líder de Somos, Ana Taboada, para quien «Oviedo no se queda fuera del área metropolitana, sin Oviedo no existe».

«Así y ahora, no», respaldó Agustín Iglesias Caunedo, portavoz popular, para quien la votación «a cien días de las elecciones» responde a la urgencia de la cita electoral. El exalcalde aseguró que el convenio propuesto «institucionaliza el cerco a Oviedo» y podría servir para diluir la deuda de Sogepsa entre los consistorios.

En Gijón el portavoz del equipo de gobierno, Fernando Couto, se negó a rechazar «iniciativas que puedan mejorar la calidad de vida de los asturianos». «Si aquí no avanzamos, retrocedemos como región», advirtió la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín. Su colega de Siero, Ángel García, se manifestó en la misma línea pero recriminando unos cambios de última hora que, además, no lograron su fin.

Síguenos en: