El San Agustín empieza a aplicar tratamiento de quimioterapia a tumores gástricos y de ovario

La consulta de oncología médica se ubica en el hospital de día, con entrada separada del resto de servicios del San Agustín. / MARIETA
La consulta de oncología médica se ubica en el hospital de día, con entrada separada del resto de servicios del San Agustín. / MARIETA

El centro sanitario amplía su oferta, que hasta ahora se restringía a los pacientes de cáncer colorrectal y de mama

RUTH ARIAS AVILÉS.

El Hospital Universitario San Agustín comenzará en unas semanas a ampliar su servicio de oncología aplicando tratamientos de quimioterapia e inmunoterapia a pacientes con tumores tanto gástricos como de ovario. Hasta ahora, solo se abordaban en Avilés los cánceres de mama y colorrectales, mientras que el resto de personas que necesitaban un tratamiento de este tipo para su enfermedad se veían obligados a desplazarse hasta el HUCA, en Oviedo.

«En los tumores gástricos estamos apunto de iniciar el servicio y, de hecho, ya se ha creado un comité multidisciplinar para abordarlo», apunta la oncóloga médica Paula García Teijido, una de las dos profesionales que aborda estos casos en el hospital de día del San Agustín. «Hay algunos fármacos que son comunes con los que se utilizan para los cánceres colorrectales», explica. Los tumores de ovario aún tardarán un poco más en entrar en la rueda, pero se espera que puedan hacerlo antes de fin de año.

Con esta ampliación del servicio serán cuatro los tipos de carcinomas que se tratarán en Avilés y para los que los pacientes del Área Sanitaria III no tendrán que desplazarse fuera de la comarca. Se sumarán así a los colorrectales y los de mama, que se llevan abordando en el San Agustín desde que se abrió el hospital de día hace ahora catorce años.

El servicio nació en el año 2003, aunque realmente los primeros pacientes comenzaron a tratarse en 2004. Se contrató entonces a dos facultativos y se proyectó una ampliación que no llegó a llevar a cabo, por lo que hasta ahora no se había crecido en los servicios ofrecidos en el San Agustín. Se escogieron en su día esos dos tipos de tumores, el colorrectal y el de mama por su alta incidencia entre la población local, y se excluye ahora el del pulmón por este mismo motivo. El número de casos anuales es demasiado elevado como para abordarlo en las instalaciones avilesinas y con el volumen de personal actual.

Diariamente pasan por cada una de las dos consultas del servicio de Oncología médica alrededor de una docena de pacientes, que acuden bien para una sesión de quimioterapia, bien a una revisión o una primera visita. Es habitual que acudan también pacientes fuera de cita, con algún problema de urgencia, y hay habilitado además un servicio de consulta telefónica, que se atiende de una y media a dos y media de la tarde, en el que los pacientes pueden consultar dudas sobre su estado. «Si es urgente les derivamos a Urgencias, y si no lo resolvemos aquí por teléfono o en una cita, y en muchos casos evitamos una visita a Urgencias», explican.

Cada día se reciben por esta vía alrededor de veinte o veinticinco llamadas. Son muchas, pero es que en el San Agustín se diagnostican cada año un centenar de tumores de mama y otros 140 colorrectales. No todos, no obstante, necesitan quimioterapia. «Algunos de los que se detectan en fase temprana no requieren este tipo de tratamientos», afirma la oncóloga.

La estimación es que los nuevos servicios supongan alrededor de 25 nuevos pacientes anuales, quince en el caso de los tumores gástricos y otra decena en los de ovario. El registro de tumores del Principado apunta a unos 150 nuevos casos de tumores del primer tipo diagnosticados cada año en el San Agustín, alrededor del 13% del total regional, y otro centenar de cánceres del aparato genital femenino, aunque no todos de ovario.

Más información

Comité multidisciplinar

Una vez detectada la enfermedad, un comité decide el tratamiento que se le aplicará al paciente. El grupo lo componen cirujanos de cada patología, patólogos, radiólogos, oncólogos médicos y, en el caso de los tumores del aparato digestivo, también facultativos de esta especialidad. El comité se reúne semanalmente y contacta a través de viodeoconferencia con los oncólogos de radioterapia del hospital gijonés de Jove, donde se trata a los pacientes que necesitan esta terapia. Entre todos abordan cada caso y deciden los tratamientos que se le aplicarán a cada paciente: cirugía, quimioterapia, inmunoterapia, radioterapia...

Alrededor del 60% de los tumores colorrectales y el 50% de los de mama acaban pasando por el hospital de día para recibir, en la mayoría de los casos, quimioterapia. Allí son atendidos por una oncóloga que seguirá su caso en todo momento. «La gente agradece mucho tener un profesional de referencia», cuenta García Teijido. El servicio lo componen además una enfermera en las consultas y otras dos que se encargan de administrar los tratamientos, y una psico-oncóloga.

«Aquí no se hace tratamiento psicológico, porque si detectamos que hay un problema derivamos a salud mental, pero sí es un apoyo necesario a la hora de afrontar el diagnóstico y la enfermedad y de dar unas pautas de apoyo», indica la oncóloga. Incluso es necesario para los propios profesionales porque reconoce que «es muy importante cómo das las noticias al paciente».

Su trabajo es clave en una sociedad en la que, a pesar de que los pacientes están cada vez mejor informados, «aún hay mucho desconocimiento» sobre los procesos oncológicos. «Hay una cultura muy paternalista en la que hasta hace muy poco no se hablaba del cáncer, y faltan recursos para saber cómo afrontarlo, y la labor de un profesional de la psicología es muy importante», valora García Teijido.

 

Fotos

Vídeos