La alcaldesa reunirá la próxima semana a la oposición para explicar los planes de obra

El viaje oficial a San Agustín de La Florida impidió a la regidora dar información esta semana

Y. DE LUISAVILÉS.

Los grupos de la oposición habían criticado en estos días la gestión del equipo de gobierno socialista del cierre de baterías de cok y la posterior demolición de las instalaciones y urbanización de los terrenos por carecer de información sobre los proyectos que manejan Sepides, el Principado y el Ayuntamiento. Ayer la alcaldesa, Mariví Monteserín, de viaje oficial en la ciudad estadounidense de San Agustín de la Florida, anunciaba que la próxima semana reunirá a los portavoces de la oposición para explicarles esos planes.

Según explicó, fue precisamente ese viaje oficial, programado con antelación, el que impidió que mantuviera ya esa reunión esta misma semana, tras el encuentro del pasado martes con el presidente de Sepides y su equipo de trabajo y la viceconsejera de Medio Ambiente del Principado para «planificar el desarrollo de los próximos trabajos a impulsar en los terrenos liberados por baterías de cok».

La alcaldesa hizo llegar a los cuatro grupos de la oposición ayer un escrito en el que daba esta explicación sobre la causa de que, tres días después de esa reunión en Madrid, el resto de la Corporación no tenga información sobre el contenido.

El último partido en mostrar su malestar había sido ayer Cambia Avilés, que había pedido expresamente que se celebrara esta reunión a la vez que expresaba su preocupación «por la falta de solución al empleo que se pierde, especialmente en las empresas auxiliares, sin que exista una alternativa para estos trabajadores».

Todos los grupos han coincidido en criticar que se «ha perdido mucho tiempo». Por su parte la alcaldesa ha recordado que las tres administraciones llevan más de un año trabajando en el plan para los suelos de baterías de cok, y con más intensidad desde este 2019. Tras la reunión del pasado martes Monteserín también dio por primera vez un plazo: se pretende que los nuevos suelos urbanizados del denominado PEPA 2 estén ya a disposición de las empresas en cuatro años. El Principado se ha comprometido a agilizar los plazos de las autorizaciones medioambientales para no demorar la ejecución de un plan que está ya cerrando Sepides.