Javi Rodríguez cumple un sueño

Javi Rodríguez cumple un sueño
Javi Rodríguez estrecha la mano de Héctor Galán durante el acto de presentación. / HUGO ÁLVAREZ

«Quiere formar un equipo inteligente», asegura el nuevo técnico del Oviedo Baloncesto

MARÍA SUÁREZ OVIEDO.

El que hasta ahora era el segundo técnico del Oviedo Baloncesto, Javi Rodríguez, fue presentado ayer como piedra angular del nuevo proyecto del club ovetense. El gallego, que sustituye en el banquillo a Carles Marco, agradece la confianza a la entidad azul por «hacer realidad mi sueño» y apuesta por aportar como entrenador las mismas virtudes que le caracterizaron como jugador en su día.

«Cuando uno es jugador y luego quiere ser entrenador es para trasladar los valores que tenía sobre la pista. Quiero formar un equipo inteligente, que use la cabeza, pero que tenga mucho corazón y carácter. Un equipo al margen de las individualidades del que la gente se sienta orgullosa», explicó en su primera comparecencia oficial como técnico del club el que fuera, entre otros, jugador del Gijón Baloncesto o el Manresa.

Rodríguez, que conoce bien el club tras ser el segundo de Carles Marco durante los últimos tres años, quiso agradecer también al catalán la confianza que depositó en él y «la labor formidable que ha hecho al poner al OCB en un nivel muy alto, siempre entre los primeros».

El nuevo preparador reconoció que está cumpliendo un sueño y que lo hace «en el mejor lugar posible». «Tengo el mejor trabajo del mundo y la suerte de llevarlo a cabo rodeado de gente que me aprecia, a la que tengo cariño, y espero aprovecharlo», abundó Rodríguez en presencia del director general de la entidad, Héctor Galán, y uno de los grandes valedores de su fichaje.

El propio Galán explicó que la entidad ha mirado para casa a la hora de tomar una decisión tras la acordada inicialmente de no renovar a Marco. Señaló que Rodríguez, aunque lleve tres años en el club, llega al cargo como primer entrenador para imprimir su propio sello. «Como todo segundo habrá cogido cosas, pero cada uno es diferente. Tendrá su propia manera de trabajar, y el cambio es para seguir mejorando y creciendo con nuevos puntos de vista que nos lleven a evolucionar», analizó el director general del Oviedo Baloncesto.

Galán apostilló además que la principal ventaja de tener cerrado el tema del entrenador es que los ovetenses tienen ahora más tiempo para configurar la plantilla de cara a la nueva temporada. «No hay tanta incertidumbre sobre qué equipos salen a competir, y hay equipos que están ya con altas y bajas. Nosotros lo haremos en consenso con el entrenador, a excepción de las renovaciones de Víctor Pérez y Óliver Arteaga, cuya importancia teníamos clara como club fuese cual fuese el técnico», comentó el responsable del OCB.

El club ya ha puesto sobre la mesa más ofertas, como las que tienen Fabio Santana o Davis Geks, jugador cedido por Estudiantes. «Nuestro interés está ahí, dependerá de los tiempos que manejen. Lo de Romaric se va a alargar un poco más hasta que el Málaga configure su primera plantilla, tal y cómo me ha explicado Cárlos Jiménez», aclaró Galán.

La dirección deportiva se ha puesto como objetivo inicial configurar una plantilla de doce jugadores, formada por diez fichas sénior de primer equipo y dos o tres jóvenes promesas.

 

Fotos

Vídeos