Undécima etapa

Froome enseña las uñas; Thomas gana y se viste de amarillo

Geraint Thomas celebra su victoria. /Marco Bertorello (Afp)
Geraint Thomas celebra su victoria. / Marco Bertorello (Afp)

El británico y Dumoulin sacan tiempo al resto de favoritos; Mikel Nieve se quedó a 300 metros del triunfo

PABLO SAN ROMÁN (COLPISA/AFP)LA ROSIÈRE

El equipo Sky dio un golpe de efecto en el Tour de Francia este miércoles en la undécima etapa, la segunda alpina, con llegada en el Col de la Rosière, ganando la etapa por medio de Geraint Thomas, nuevo líder, mientras que Chris Froome fue tercero y es segundo en la general.

Froome entró en la meta detrás del holandés Tom Dumoulin (Sumweb), ambos a 20 segundos, en esta etapa entre Albertville y el Col de La Rosière, de primera categoría, de 108,5 kilómetros, con otros dos puertos de categoría especial en el programa. El cuatro veces ganador del Tour de Francia sacó una ventaja de 39 segundos a otros favoritos como el francés Romain Bardet (AG2R), octavo, el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain), noveno, y el colombiano Nairo Quintana, décimo, que entraron a 59 segundos de Thomas. Ninguno de los rivales del Sky supieron resistir las aceleraciones de Thomas primero y de Froome después, que logró alcanzar a Dumoulin, ganador del Giro de Italia el año pasado, que había lanzado un ataque antes.

Thomas, de 32 años, había vestido el maillot amarillo durante cuatro jornadas al inicio del Tour del año pasado. Lugarteniente de Froome, ganó el mes pasado el Critérium del Dauphiné, el ensayo alpino para el Tour de Francia. «Parece algo irreal», afirmó Thomas, doble campeón olímpico en pista en Pekín 2008 y en Londres 2012 con el equipo británico de persecución. «No me esperaba ganar. Me sentí muy bien hoy y pude atacar», añadió el galés. La felicidad era completa en el director deportivo del Sky, Nicolas Portal. «Han jugado muy bien sus cartas, han trabajado juntos. El tándem ha funcionado bien», señaló.

Más información

Si el gran ganador de la jornada fue el Sky, el equipo Movistar no puede salir muy satisfecho, ya que sólo Quintana pudo salvarse de un mal día. Mikel Landa, uno de los tres jefes de filas del Movistar, entró a 1 minuto y 27 segundos de Froome.

Pendientes de Alpe D'Huez

Antes de la duodécima etapa, con llegada el jueves en el mítico Alpe D'Huez, Thomas tiene en la general una ventaja de 1 minutos y 25 segundos sobre Froome, 1:44 respecto a Dumoulin y 2:14 sobre Nibali. Landa es séptimo a 2:56, Bardet octavo a 2:58 y Quintana noveno a 3:16.

Quintana mostraba toda la frustración del equipo Movistar al entrar en meta. «No nos encontramos como esperábamos. Fue un ritmo muy duro todo el día y hemos perdido unos segundos que espero que no sean demasiados para seguir optando a la victoria final», reconoció el colombiano.

El otro líder del Movistar, el también español Alejandro Valverde, lanzó un ataque en el Col du Pre, a 5 kilómetros de la cima, más o menos a mitad de carrera, pero fue alcanzado a 8 kilómetros de la meta, para terminar en el puesto 23 de la etapa, a 3:30 de Thomas. Valverde iba en busca de un grupo de escapados, en el que acabó sobreviviendo Mikel Nieve (Mitchelton), que fue alcanzado por Thomas a unos 350 metros de la llegada, terminando en quinta posición en la etapa.

El Sky sonríe mientras los demás lloran

Al menos, con el ataque de Valverde, el Movistar mostró sus ambiciones, pero el Sky se encontró con la colaboración del Bahrain, el equipo de Nibali, que hizo relevos al equipo británico, sobre todo en el descenso del puerto de Cormet de Roselend, de segunda categoría, que precedía a la ascensión de La Rosière.

Otro colombiano, Rigoberto Urán (EF Education), segundo el año pasado, que ya había perdido tiempo el martes en la primera jornada alpina, se despidió definitivamente de cualquier opción de victoria, al quedarse descolgado en el Col du Pre. Urán cruzó la meta en el puesto 111, a 26:07 de Thomas, y es trigésimo en la general, a 31:03 del galés.

Peor le fue al británico Mark Cavendish (Dimension Data), ganador de 30 etapas del Tour de Francia, descalificado al entrar fuera del tiempo permitido. El Sky sonrió en una jornada con muchas lágrimas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos