Parter pretende dar «garantía de futuro» a las plantas de Alcoa y ser un «accionista activo»

Los trabajadores de la 'Marcha del Aluminio' caminaron ayer 25 kilómetros entre La Robla y León. / PEIO GARCÍA
Los trabajadores de la 'Marcha del Aluminio' caminaron ayer 25 kilómetros entre La Robla y León. / PEIO GARCÍA

Espera mantener con la plantilla una relación de cooperación, pero esta volvió a mostrar sus reticencias ayer en una tensa asamblea

NOELIA A. ERAUSQUINGIJÓN.

Parter Capital Group es la única opción que da Alcoa a las plantillas de sus fábricas de Avilés y La Coruña para mantener la actividad. Tras casi nueve meses de incertidumbre, la multinacional solo negociará ya la venta de las dos plantas con este fondo suizo, que plantea quedarse con ambas, pero del que recelan los trabajadores, entre otros aspectos porque no les presentó el viernes ningún plan industrial y porque fía el futuro a contar con una tarifa energética estable y competitiva. El fondo suizo garantiza el mantenimiento del empleo durante dos años y, a partir de entonces, dependerá de que la factura de la luz ronde los 40 euros el megavatio, cuando ahora se sitúa en 52. Los recelos de la plantilla son normales, las electrointensivas llevan años reclamando una rebaja en el coste que asumen y siguen esperando.

La actividad de Parter se enfoca en invertir en compañías con un volumen de ventas de entre los 20 y los 300 millones que atraviesan problemas o escisiones de grupos de mayor tamaño. Su planteamiento no es el de ser un mero inversor, sino convertirse en «un accionista activo en el desarrollo de la compañía» e involucrarse en su dirección estratégica para «garantizar su futuro a largo plazo». Según asegura el grupo, sus apuestas nunca están determinadas por el rendimiento en el corto plazo, sino por un enfoque estratégico como si se tratara de un industrial tradicional. En los últimos años ha adquirido compañías de distintos sectores especializadas en la industria eléctrica y electrónica, la automotriz, la construcción, componentes, bienes de consumo, minoristas o textiles.

Advionics
Empresa de ingeniería eléctrica y electrónica del sector aeroespacial comprada a Airbus.
Ampegon
Especializada en aplicaciones de la ciencia y la industria. Fue adquirida a Technicolor.
BDW
Produce productos de aluminio fundido a presión para la industria automotriz. Se desprendió de ella Alcan Inc.
Brauckmann
Especialista en la fabricación de productos de cierre y sujeción de bricolaje. Se fusionó con Suki.International.
Suki
International. Compañía especialista en soluciones de bricolaje. Adquirida a Dyckerhoff AG.
BTS
Fabrica camiones de transmisión al aire libre y equipos de audio y video. Era de Grass Valley.
DIG
Planificación y ejecución de diseños de interiores en aeropuertos, hospitales, museos... La vendió Thyssen.
PPT GmbH
Integrada en el Grupo Ampegon, desarrolla amplificadores de alta frecuencia con aplicaciones científicas e industriales.
Prüm
Es un importante fabricante alemán de puertas vendido por Hochtief.
Streif GmbH
Fabricante de casas prefabricadas en Alemania. También procede de Hochtief.
DFT
Desarrollo, producción y distribución de soluciones de hardware y software para el cine y la televisión. Procede de Thomson.
Thomson Broadcast
Desarrollo de transmisores, sistemas y componentes de transmisión de TV basados en tubos y semiconductores. También fue vendida por Thomson.

En el caso de las plantas de Alcoa, Parter prevé diversificar su producción hacia aluminio destinado a la industria aeronáutica y de la automoción, en la que tiene cierta experiencia, ya que en cartera cuenta con empresas como Advionics, adquirida a Airbus, o BDW, que fabrica productos de aluminio fundido para la industria del automóvil. Su planteamiento pasa por invertir 10 millones en cada factoría de Alcoa para adaptarlas a esta nueva actividad, cantidad que se sumaría a la que prometió ya la aluminera en el acuerdo de enero, 20 millones por cada una de las plantas que ahora asegura que incrementará «significativamente».

Más información

Alcoa ha pedido la aprobación de la operación a los trabajadores, un sí que espera recibir el miércoles, en una nueva reunión de la comisión de seguimiento del ERE, y el jueves, en el encuentro que tendrá con el comité europeo. Sin embargo, en una masiva y tensa asamblea celebrada ayer en la factoría de San Balandrán, a la que acudieron dos centenares de empleados, estos volvieron a mostrar sus reticencias, sobre todo, ante la poca información sobre el proyecto industrial que ofrece Parter. «La gente quiere saber qué pasa aquí, pero no podemos explicar nada, porque no lo sabemos. Todo apunta a que en este proyecto no cabe toda la plantilla. El Gobierno no nos recibe y el del Principado no nos llama. Nos sentimos engañados», señaló el presidente del comité de empresa, José Manuel Gómez de la Uz, que advirtió de que los trabajadores no se van a callar.

Parter señala, sin embargo, que apuesta por la retención de los puestos de trabajo, así como por buscar la «cooperación y no la confrontación» con los representantes de la plantilla. «Los empleados son la clave del éxito de una reorganización», afirma.