El carbón enlaza dos meses consecutivos en mínimos históricos en el mix eléctrico

La central térmica de Aboño, de EdP, es la que tiene mayor capacidad de la región. / JORGE PETEIRO
La central térmica de Aboño, de EdP, es la que tiene mayor capacidad de la región. / JORGE PETEIRO

Las centrales térmicas son adelantadas por las de ciclos combinados en una época en la que el precio del gas natural está en niveles bajos

DANI BUSTO GIJÓN.

El carbón se queda rezagado. La producción de electricidad mediante el uso de este combustible fósil se encuentra en mínimos históricos, según se extrae de los datos estadísticos de Red Eléctrica correspondientes a los meses de marzo y abril de este año. Concretamente, en el tercer mes de 2019 el porcentaje de producción de energía eléctrica con carbón se quedó en un 4,2%, y el mes pasado tan solo llegó al 3,9%.

Se trata de cifras alejadas ya de las de 2015, cuando en estos mismos meses el porcentaje era del 11,6% y el 15% del total de electricidad producida. El mercado eléctrico español se apoya desde hace años en otros pilares como la energía nuclear y la eólica, pero en los últimos meses ha vivido un importante sustento a base de ciclos combinados (gas natural), que incluso han llegado a adelantar al carbón, tradicionalmente en el 'podio' de materias primas para la generación de electricidad.

Poco a poco, estos ciclos combinados de gas natural le han arañado terreno a las centrales térmicas. Cada vez generan más electricidad, y eso se consigue, en parte, gracias a que lo hacen a un precio menor que las térmicas de carbón convencionales. Concretamente, el pasado marzo, el porcentaje de ciclo combinado ascendió a 10,8% y en abril, subió hasta el 14,6%.

En pleno debate sobre la descarbonización, varias son las causas que han llevado a este cambio de tendencia, sobre todo desde el pasado mes de diciembre, cuando el gas superó al carbón, posición que no ha abandonado. Entre estas razones se encuentra la influencia del precio desbocado de los derechos de emisión de CO2, que provoca un mayor coste en la generación de electricidad con carbón, debido a su mayor nivel de emisiones en relación con los ciclos combinados de gas.

En segundo lugar, la importación de electricidad procedente de Marruecos. El país africano puso en marcha en los últimos meses dos centrales térmicas de carbón, y desde entonces España también compra electricidad a Marruecos, donde estas instalaciones no pagan el precio del CO2 al no pertenecer al sistema de derechos de emisiones de la Unión Europea.

Energía nuclear francesa

En el cambio han influido también la elevada disponibilidad de la energía nuclear francesa, el coste del gas -que se encuentra en niveles bajos para esta época del año- y la meteorología, en líneas generales con temperaturas suaves y moderadas tanto en España como en Europa, que ha propiciado que la demanda de electricidad se haya reducido en las últimas semanas.

Con las cifras sobre la mesa, el mes pasado el carbón se situó en sexto lugar como fuente productora de electricidad. En primera posición se aupó la energía eólica (24,8%), seguida por la nuclear (24,7%), y el ciclo combinado (14,6%). En cuarto lugar se encuentra la congeneración (13,3%),y en quinto, la hidráulica (9,9%). Mientras que en el séptimo puesto se quedó la energía solar fotovoltaica, que se acerca al carbón, con un porcentaje del 3,4%.

Contrasta, sin embargo, el uso del combustible fósil en otros ejercicios. En 2015 produjo un 15% del total de energía eléctrica y solo cayó a cifras relativamente similares a las de ahora en años en los que la meteorología fue propicia para las renovables, como en 2016, cuando supuso un 4,3%, pero con la hidráulica superando el 25,4%, debido a las abundantes lluvias.

Temas

Carbón