El precio al alza del oro despierta el interés del sector minero por Asturias

Mina de oro en Boinás, en Belmonte de Miranda. / E. C.
Mina de oro en Boinás, en Belmonte de Miranda. / E. C.

La región es la única con explotaciones activas en el sur de Europa y acumula 27 permisos para realizar sondeos, siete de ellos centrados en este metal

ÓSCAR PANDIELLOGIJÓN.

Explotado ya de forma intensiva desde la época del Imperio Romano, el oro acumula siglos como uno de los metales más preciados por las distintas culturas. Su valor estable como inversión y su notable versatilidad en procesos industriales y aplicaciones tecnológicas hacen que el metal siga con una constante cotización al alza. Una onza -equivalente a 31,1 gramos-, de hecho, ya se sitúa por encima de los 1.240 euros. O lo que es lo mismo, el máximo valor de los últimos seis años.

Para Asturias, este creciente interés por la producción mundial de oro no resulta indiferente. No en vano, la región cuenta con las dos únicas minas activas en el sur de Europa y, además, sus características geológicas la convierten en una de las principales zonas de interés a la hora de buscar más yacimientos. Y las empresas, en este sentido, ya acumulan años de búsqueda en el subsuelo asturiano.

Quintana
Concedido a Orovalle en Belmonte de Miranda y Tineo. Busca oro y cobre. En prórroga.
Sallave
Concedido a Explotaciones Mineras del Cantábrico. En Castropol, El Franco y Tapia de Casariego. Oro. En prórroga.
Lidia
Concedido a Orovalle. En Allande, Cangas del Narcea y Tineo. Oro y cobre. Licencia prorrogada.
Penedela
Concedido a Asminarq. En Ibias. Busca oro, plata, plomo y zinc. En prórroga.
Penouta
Concedido a Sondeos y Perforaciones Industriales del Bierzo. En Boal. En busca de oro, plata, cobre, estaño y wolframio. Prorrogado.
Azucena
Concedido a Sondeos y Estudios Mineros. En Boal y El Franco. En busca de oro, plata, cobre, estaño y wolframio. Permiso en prórroga
Montefurado
Concedido a Emerita Resources España. En Allande y Tineo. En busca de oro, plata y cobre. Proyecto en su segundo año.

Según los datos de la consejería de Industria, actualmente hay 27 permisos de investigación concedidos para trabajar en el territorio. Siete de ellos están enfocados a la búsqueda de oro. «La zona de la Cordillera Cantábrica es muy peculiar debido a la concentración de granitos, que entran en contacto con las calizas propias de la zona y generan yacimientos de oro muy interesantes», destaca Agustín Martín Izard, catedrático de Minerología y Recursos Minerales de la Universidad de Oviedo y coordinador del grupo investigador de Recursos y Yacimientos Minerales. «Y muestra de ello es que los únicos yacimientos activos en el entorno europeo son los de Boinás y Carlés, situados en Belmonte y Salas», asevera.

Estas dos explotaciones las gestiona Orovalle, la filial española de la compañía canadiense Orvana. El Valle-Boinás opera ininterrumpidamente desde hace más de dos décadas. De este yacimiento sale la mayor parte de las 58.259 onzas producidas por la empresa en la región. Aunque la extracción varía sensiblemente de año a año en función del tramo explotado y de la concentración del metal, Orovalle espera mejorar resultados en 2019 y situar la producción entre las 62.000 y las 68.000 onzas. Carlés, por su parte, también se dedica en la actualidad a la extracción, aunque no lo hace de forma ininterrumpida. Así, alterna los trabajos mineros -en los que no solo se encuentra oro, sino también plata y concentrado de cobre- con los sondeos y la investigación del entorno geológico.

Atendiendo a las buenas condiciones del subsuelo asturiano, las empresas acumulan años de estudios y análisis enfocados a descubrir nuevos yacimientos. Cangas del Narcea, Tineo, Ibias, Boal o Tapia de Casariego son algunos de los concejos más socorridos para solicitar estos permisos. Salvo el sondeo de Montefurado, solicitado por Emerita Resources España en Allande y Tineo, que se encuentra en su segundo año, el resto ya están en fase de prórroga. Esto es, el cuarto año de estudios destinado a aquellos trabajos que, por sus características, se consideran como los «más prometedores».

Salave, en tramitación

También cuenta con especial interés comercial el yacimiento aurífero de Salave, en Tapia de Casariego. La zona, considerada como uno de «los mayores yacimientos sin explotar» de toda Europa, cuenta con un largo historial de intentos para dar comienzo a su aprovechamiento industrial. Se calcula que, bajo tierra, puede haber en torno a dos millones de onzas de oro. El permiso de explotación corre a cargo de Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC) y, actualmente, la gestión se encuentra en una «tramitación previa».

Más información

Así, según confirma la empresa, estos días se procederá a enviar al Principado un documento previo a la confección del estudio de impacto ambiental. Una fase «muy preliminar» y que todavía no plantea plazos para comenzar la explotación. La intención de la empresa, eso sí, pasa por abrir la tercera mina de oro de la región lo antes posible, aunque primero debe concretar la sostenibilidad y los plazos del proyecto. Todo ello, siguiendo la estricta regulación que ya puso en pausa el inicio de la explotación en varias ocasiones.