El comité de empresa de La Coruña reclama al Gobierno que «avale» el preacuerdo

Trabajadores de la factoría de Alcoa en A Coruña permanecen encerrados en la delegación del Gobierno./EFE
Trabajadores de la factoría de Alcoa en A Coruña permanecen encerrados en la delegación del Gobierno. / EFE

Según ha informado la multinacional, el principio de acuerdo entre la empresa y Parter supondría la suspensión del ERE dirigido a casi 700 personas, al menos durante los dos próximos años

EUROPA PRESS

El presidente del comité de empresa de la fábrica de Alcoa en A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, ha reclamado al Gobierno que «avale» el principio de acuerdo alcanzado entre la multinacional y el fondo suizo Parter Capital para la venta de la planta coruñesa y la de Avilés.

Según ha informado Alcoa, el acuerdo alcanzado entrará en vigor una vez se hayan obtenido las correspondientes aprobaciones internas de ambas partes y haya sido ratificado por las distintas comisiones de los representantes de los trabajadores. Además, supondría la suspensión del ERE dirigido a casi 700 personas, al menos durante los dos próximos años.

Del mismo modo, precisa también que, de obtenerse estas aprobaciones y ratificaciones por parte de todos los agentes involucrados, la ejecución efectiva de la venta se llevará a cabo una vez que se hayan resuelto todos los posibles asuntos regulatorios.

En declaraciones a Europa Press, Corbacho --que permanece encerrado en la Delegación del Gobierno en Galicia junto a otros trabajadores para exigir «garantías» al Ministerio de Industria en relación a un proyecto industrial para la planta -- ha manifestado que su postura pasa porque el Ejecutivo «lo avale».

«Estamos esperando un pronunciamiento del Ministerio», ha insistido al ser preguntado, además, si tienen previsto desalojar la Delegación del Gobierno en Galicia en las próximas horas.

Por otra parte, ha insistido en que los trabajadores quieren «garantías de futuro» para el mantenimiento del empleo. A ello, ha sumado compromisos de inversiones y la aprobación del estatuto electrointensivo.

Mientras, ha vinculado con la existencia de «presiones» el hecho de que no fuesen convocados a la reunión de este martes entre el Ministerio de Industria, el fondo suizo y las administraciones autonómicas. Por ello, ha vuelto a reclamar una mesa estatal «con todas las partes», incluida también la representación sindical.