Moriyón promete licitar «ya» las obras en las pistas de Cimavilla y La Algodonera

Moriyón promete licitar «ya» las obras en las pistas de Cimavilla y La Algodonera
ARNALDO GARCÍA

El Pleno aprobó esta mañana la modificación presupuestaria necesaria para financiar los trabajos

IVÁN VILLAR

El Pleno municipal aprobó esta mañana ocho modificaciones presupuestarias por valor de 5,5 millones de euros, principalmente para inversiones, planes de empleo y gasto social. Entre ellas se encuentra la correspondiente a la reserva de fondos para financiar la construcción de una cubierta para la pista polideportiva del colegio Honesto Batalón, en Cimavilla, y para acometer mejoras en la de La Algodonera. Los afectados por el retraso en el inicio de estas obras, que llevan años sobre la mesa, tomaron la palabra durante la sesión plenaria, antes de que se votaran las modificaciones, para trasladar sus quejas a los miembros de la Corporación.

César Álvarez habló en representación del Hostelcur, equipo de hockey que utiliza la pista de La Algodonera para los entrenamientos y competiciones de sus categorías inferiores, con más de cien niños. Calificó el estado actual de estas instalaciones de «infrahumanas» y relató cómo en la temporada que acaba de terminar llegaron a aplazarse hasta diecisiete partidos como consecuencia del mal tiempo, a pesar de que la pista está parcialmente cubierta. «Un equipo rival tuvo que venir hasta tres veces hasta que se pudo disputar el encuentro y en la última jornada se suspendieron tres partidos, que se nos dieron por perdidos. La consecuencia, jóvenes que se van a su casa con una derrota, sin ni siquiera la oportunidad de haber competido». Añadió a las malas condiciones de la pista la «precaria» situación de las instalaciones complementarias, «donde tenemos a niños duchándose en pleno invierno con agua fría por las continuas averías de los calentadores, agujeros en el techo y calderos por los pasillos para recoger el agua de las goteras». Aseguró que, con estos problemas, «hay padres que a veces dudan de si sus hijos deben seguir entrenando en el club».

Más allá del tema referente a las infraestructuras, Álvarez aprovechó su intervención para criticar la «incertidumbre» económica con la que inician cada temporada. Explicó que el 40% de su presupuesto depende de las subvenciones públicas, y tres cuartas partes de esas ayudas proceden del Ayuntamiento, que de los 100.000 euros previstos para esta temporada solo ha aprobado en firme 60.000. «Hemos tenido que romper compromisos ya adquiridos y recurrir a micropréstamos para tener liquidez».

Añadió al problema de las cuantías el hecho de que los pagos que reciben de las arcas municipales lo hacen cada vez con más retraso. «No se puede planificar una temporada sin conocer lo que vas a recibir y cuándo. Y esta temporada hubo dos momentos en los que se corrió verdadero peligro de tener que renunciar a las competiciones», señaló el portavoz del club de hockey, que mañana recibirá la Medalla de Oro de la ciudad.

La segunda intervención previa a la votación de las modificaciones fue la de Elisa de la Casa, en nombre de la asociación de padres y madres de alumnos del Honesto Batalón y de la plataforma Cimavilla a Cubierto, que aglutina a varias asociaciones del barrio. Recordó que el Barrio Alto «es el único donde el colegio carece de cubierta» y pidió «que los vecinos no paguen las consecuencias de las disputas políticas».

La modificación para inversiones, con cargo al remanente de tesorería, salió adelante con el apoyo de Foro, PP y Ciudadanos y la abstención de los tres grupos de la izquierda municipal. En total suma 1,4 millones, pues además de las mencionadas pistas de Cimavilla (664.000 euros) y la Algodonera (401.000) incluye obras de mejora de los aseos de varios colegios (300.000) y de renovación de las instalaciones técnicas y eléctricas del albergue juvenil de Contrueces (100.000). Los grupos de la oposición reprocharon al gobierno que las inversiones en los mencionados equipamientos deportivos ya aparecían en los presupuestos de los últimos años, sin que llegaran a iniciarse. «Estos tres años se ha creado una ficción, que es hacer pensar a la ciudadanía que porque aquí aprobemos las cosas ya tienen garantía de ejecución. En el Pleno lo que hacemos es facilitar crédito para que estas obras salgan adelante. El responsable del día a día es el equipo de gobierno», reprochó la concejala Ana Castaño, de IU.

En una línea similar se manifestó Marina Pineda, del PSOE, que acusó a la concejala de Hacienda, Ana Braña, de «dedicarse únicamente a 'pintar' actuaciones en el presupuesto y pasearse por los barrios anunciando, parques, polideportivos y escuelas infantiles que nunca ven la luz». Destacó que «ante la falta de negociación por su parte de las modificaciones que querían traer a Pleno, hemos tenido que ser los grupos de la izquierda los que nos sentemos a hablar para facilitarles crédito para llevar a cabo estas inversiones. Si pretenden seguir así, sin gobernar, lo mejor que pueden hacer es irse a su casa».

La alcaldesa, Carmen Moriyón, lamentó que en sus críticas la oposición «obvie la compleja tramitación que tenía la pista de Cimavilla desde el punto de vista urbanístico, porque no basta con firmar un papel. Para ustedes parece que no existe todo lo que hubo que negociar con la Demarcación de Costas, que cuando se planteó esta obra nadie sabía que iba a ser tan larga». Señaló que, pese a la tardanza en iniciarla, «que hubiera dinero para ella en todos los presupuestos era el reflejo de la voluntad de este equipo de gobierno de sacarla adelante. Año tras año sabíamos que seguía pendiente y confiábamos en la agilidad de los trámites de otras instituciones». La actual situación de prórroga hizo que, como el resto de proyectos de inversión, se quedara fuera del presupuesto de 2018, siendo necesario recurrir a la modificación aprobada esta mañana. Moriyón aseguró que una vez que la dotación presupuestaria sea firme, previsiblemente en un mes, tanto la cubierta de Cimavilla como las mejoras en La Algodonera «saldrán ya a licitación, porque los proyectos están finalizados».

Tres de las modificaciones presupuestarias aprobadas esta mañana, por un importe de 2,3 millones de euros, permitirán atender los gastos de personal de la Fundación Municipal de Servicios Sociales que no estaban cubiertos por la prórroga, dedicar medio millón de euros a ayudas energéticas como una línea específica dentro de la nueva convocatoria de la renta social municipal e incrementar en un millón de euros la dotación para las ayudas municipales de emergencia. Esta última contó con el voto favorable de Foro y PP, la abstención de la izquierda y el voto en contra de Ciudadanos, lo que valió a su concejal, José Carlos Fernández Sarasola, duras críticas del resto de partidos. «¿Es que acaso usted no sabe todas las familias de esta ciudad han visto solventadas situaciones de emergencia con estas ayudas? Que sepa la ciudadanía que si ustedes algún día tienen la oportunidad tocar poder en esta ciudad en el Ayuntamiento van a hacer políticas no de derecha, sino de ultraderecha», le reprochó la concejala Nuria Rodríguez, de Xixón Sí Puede.

El resto de modificaciones aprobadas corresponden a la dotación de fondos para planes de empleo (1,4 millones de euros para adecuar el gasto de la subvención del Principado al tiempo de ejecución del programa), el pago de expropiaciones (400.000) y al trasvase de 30.000 euros del convenio del Patronato Deportivo con el Gijón Jovellanos (que descendió de categoría) a uno con el Basket Mar GIjón. Al inicio del Pleno la alcaldesa retiró del orden del día la votación de una novena modificación, por 960.000 euros, que tenía como finalidad la amortización anticipada de deuda con los bancos. Era la única que no tenía garantizada su aprobación, al estar en contra de ella los tres grupos de la izquierda. El PP, partidario de «ir limpiando deuda para tener luego más margen para atender cuestiones imprevistas» reprochó a Moriyón que no permitiera igualmente que se votara. «Deberían ser más valientes. Y si no sale, que se sepa por qué y cuál es la postura de cada grupo».