La Feria bate su récord histórico de visitantes en una edición «con más peso institucional»

Público que acudió a la última jornada de la Feria. / ARNALDO GARCÍA
Público que acudió a la última jornada de la Feria. / ARNALDO GARCÍA

La cita baja el telón con el servicio de lanzaderas consolidado y el compromiso de encajar a Oviedo de forma plena

PABLO SUÁREZGIJÓN.

Récord histórico. La edición número 63 de la Feria Internacional de Muestras ostenta los mejores datos hasta la fecha en lo que a afluencia de visitantes se refiere. Lo hace después de que, a lo largo de las dos últimas semanas, visitasen el recinto 724.314 personas, una cifra ligeramente superior a las 721.337 registradas en 2017 y que hasta el día de ayer se presumían difíciles de superar. «Son datos muy buenos que vienen a consolidar el alto nivel de aceptación que tiene la Feria entre los ciudadanos», afirmó su director Álvaro Alonso Ordás, horas después de que se conociese el dato, que completa su debut soñado al frente del transatlántico empresarial en el que se ha convertido la Fidma. «Somos la feria más visitada de España», destacó con satisfacción, al tiempo que llamaba la atención sobre el alto número de visitantes de fuera de Asturias que asisten cada año al ferial. «El objetivo de esta cita es dinamizar la economía asturiana y poner Asturias en el mapa nacional e internacional», abundó, «por lo que nos alegra que los datos reflejen que estamos en el camino correcto».

Al margen de los atractivos habituales, si por algo se ha caracterizado esta edición ha sido por el especial mimo que desde la Cámara se ha dedicado a la parte más institucional de la Fidma. «Hemos intentado que la agenda de actos arropase en buena medida a la parte institucional. Dar espacio a lo económico, lo social y lo político. Al final, la Feria la organiza la Cámara, que por encima de todo es una organización empresarial, por lo que es importante que cuidemos esos ámbitos», explicó Alonso, quien a raíz del nuevo cargo ha visto incrementada su presencia en los diferentes actos que se organizan en torno al ferial.

«Este año hemos estado en alrededor de un centenar de eventos institucionales entre empresa, deporte, economía y ciencia. Sin duda este es otro de los grandes atractivos de la Feria», insistió, a la vez que agradecía el alto grado de implicación mostrado por parte del Principado, el Ayuntamiento de Gijón y la Universidad de Oviedo, así como el personal de la Cámara. «Muchos han detraído tiempo a su descanso y familia para atender las visitas», agradeció, destacando especialmente la figura del presidente de la Cámara, Félix Baragaño. «Le estoy muy agradecido por haber confiado en mí», reconoció Alonso.

«Verdaderos protagonistas»

Pese a la vocación por cuidar al máximo la faceta institucional, Alonso no olvida de quién depende en buena medida que la maquinaria de la Feria continúe engrasada año tras año. «Los expositores son los verdaderos protagonistas. Este año el grado de satisfacción es altísimo, al menos en vista a lo que nos ha llegado», afirma quien, pese a la prudencia de sus palabras, no puede ocultar la enorme satisfacción por cerrar de esta forma su primera edición. «Hemos intentado que esta Feria fuese la mejor de la historia. Espero que lo hayamos conseguido», confió, parafraseando a su antecesor en el cargo, Álvaro Muñiz.

En este sentido y aunque todavía es demasiado pronto para hablar de cifras concretas, Alonso prevé que en torno a un 95% de expositores renovarán el año que viene su compromiso con la Fidma. «Hasta principios de año no se comienza a realizar esa gestión, pero el sentir general hace pensar que rozaremos esa cifra», anticipó.

Transporte público

Otro de los aspectos por los que destacó esta edición de la Fidma fue la firme apuesta que se realizó por el transporte público compartido, una cuestión que ya se venía trabajando desde la Cámara en anteriores ediciones. «La estimación es que el uso de las lanzaderas se duplicó con respecto a la edición anterior. También la apuesta por las líneas de EMTUSA», reveló Alonso, quien garantizó la continuidad de estos servicios. «Queremos que cada vez esté más en la cabeza de los visitantes hacer uso de estos medios», afirmó.

De esta manera la Feria concluía su 63 edición. Desde la Cámara ya ha comenzado la planificación de la próxima, que contará con un nuevo pasajero a bordo. «El año que viene la cita está llamada a crecer todavía más con la presencia de Oviedo. Haremos el esfuerzo técnico necesario para encontrarle un espacio a la altura de las expectativas», adelantó su director.

Más información