El hombre que halló al bebé muerto en Gijón aportó la descripción de un sospechoso

Dos vecinas de Nuevo Roces contemplan el improvisado altar con velas, flores y peluches en recuerdo del bebé, junto a la zona de contenedores donde fue hallado el cadáver la madrugada del viernes. / J. C. TUERO

La Policía Nacional trabaja con una importante pista de un individuo que merodeó por Nuevo Roces la madrugada del hallazgo

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) trabaja sin descanso para resolver el asesinato del recién nacido cuyo cadáver fue encontrado en el interior de un contenedor de basura de Nuevo Roces. Mantiene aún abiertas todas las hipótesis a la espera de que avancen los trabajos, si bien cuenta con una pista importante aportada por el mismo hombre que halló el cuerpo del bebé.

Se trata de una persona que el testigo habría visto merodeando por la zona de madrugada, poco antes de que luego él mismo hallase la mochila con los restos mortales. Según el relato de Paulino Otero, cuando salió de su casa en la calle Alicia Álvarez Concepción y se disponía a inspeccionar los primeros contenedores en su habitual ruta nocturna -sale a diario a buscar, dice él, «objetos de coleccionismo»- observó a un individuo, con un bulto que podría ser la mochila en cuestión, caminando por las calles desiertas. Llamó su atención porque a esa hora, en el barrio de Nuevo Roces no suele ser habitual ver a gente andando. Como mucho, vecinos paseando al perro o que llegan en taxi o en sus propios vehículos a casa.

Nuevo Roces
Un vecino halló la madrugada del viernes el cadáver de un bebé en un contenedor de basura.
Autopsia
Reveló que lo asesinaron nada más nacer y lo hicieron con ensañamiento, provocándole cortes en el cuerpo. Presentaba lesiones internas.
Investigación
Una persona ha aportado a la Policía la descripción de un posible sospechoso.

La declaración de Otero, gran conocer de los hábitos nocturnos del vecindario, puede resultar ahora crucial en las investigaciones. A ella se suma los datos revelados por la autopsia practicada al cadáver. Según adelantó ayer EL COMERCIO, el niño fue asesinado nada más nacer. Presentaba numerosos cortes por el cuerpo, así como lesiones internas. Lo mataron con ensañamiento y luego, una vez que se cercioraron de que estaba muerto, lo metieron en una mochila con los restos del cordón umbilical y la placenta y lo arrojaron en un contenedor en un intento de deshacerse del cadáver sin que los servicios de Emulsa se percatasen de que en el interior de la bolsa había un pequeño cuerpo humano.

Más noticias

Alertas hospitalarias

La Policía Nacional mantiene las alertas en los hospitales y centros sanitarios de la región y otras provincias de España por si alguna mujer acudiese a los servicios de urgencia con complicaciones de un parto para el que no recibió atención médica ordinaria.

A ello se suma el visionado de las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de negocios del barrio la horas anteriores al hallazgo y de otras cámaras instaladas en las entradas y salidas de Nuevo Roces. Podrían arrojar luz a un macabro asesinato que ha conmocionado no solo a los vecinos del barrio, también a toda una ciudad que ha enmudecido por lo espeluznante del caso en cuya resolución se ha volcado la Comisaría de Gijón desde el momento en el que apareció el bebé.