Los puestos de la Semana Negra donde se requisaron imitaciones siguen cerrados

LUCÍA R. LORENZOGIJÓN.

La Policía Nacional mantiene cerrados los puestos de venta de la Semana Negra en los requisó el pasado miércoles decenas de productos supuestamente falsificados. Los vendedores a los que se les intervino el material fueron citados ayer en la Comisaría de Policía, donde se lleva a cabo la investigación.

En la tarde de ayer, los comerciantes fueron informados de que «por el momento» no podían reabrir sus puestos. El operativo contra el presunto pirateo, que se llevó a cabo sin previo aviso, se desarrolló en la tarde del miércoles y afectó a varios de los puestos ubicados detrás de la atracción de Mario Bros. El mismo tenía por objetivo «defender la propiedad intelectual de falsificaciones de productos», según pudo saber este periódico. Los agentes se personaron en el recinto del festival y requisaron, entre otros artículos, «bolsos, carteras y ropa» según indicó uno de los vendedores. Horas después, los policías guardaron estos productos en bolsas precintadas, que se llevaron más tarde.

La misión estuvo coordinada por la Unidad de delitos económicos de la Comisaría de Gijón, con apoyo de la Unidad de prevención y de reacción (Upr) de la Policía Nacional y la colaboración de agentes de Extranjería que iban vestidos de civiles, comprobando también la presencia de inmigrantes sin documentación.