Cortada la AS-233 hacia Avilés desde Trubia

Cortada la AS-233 hacia Avilés desde Trubia
Hugo Álvarez

La crecida del río y las incesantes lluvias continúan azotando la localidad | El pueblo de Godos, anegado

ALBERTO ARCEOviedo

No deja de llover y Trubia lo está sufriendo en sus propias vestiduras. Ahora, tras una mañana frenética de cortes de tráfico y miradas preocupadas al cielo, el río continúa creciendo para desgracia de los vecinos.

La última actuación de la Policía Local y los Bomberos, el corte de la carretera comarcal AS-233 en dirección a Avilés desde Trubia. Allí, el restaurante Casa Puyo se ha llevado un duro golpe. «El agua ha entrado hasta la cocina», aseguraban. Sirven de testigo los más de tres palmos de agua en el aparcamiento de la famosa casa de comidas que han obligado a desalojar a todos los vehículos y comensales; no obstante, los propietarios continúan dentro y el agua sigue subiendo. En 2009, en una situación similar, los bomberos ya tuvieron que rescatarlos de su interior.

Godos, anegado

En el pueblo de Godos, a escasos diez minutos, cuadras, paneras y hasta una vivienda continúan a expensas de las inclemencias del río. Así lo relataba Manuel Sigfrido Arnaldo, que vió cómo su cuadra fue severamente golpeada por un argayo. «Tuve que mover rápido a las vacas», afirmaba. «Hace cinco años ocurrió algo parecido, pero nunca de esta manera», sentenciaba. Allí, la carretera también está cortada.

En Olloniego, mientras tanto, en el pequeño pueblo de Armatilla de Abajo los vecinos retiraban dos argayos que impedían el paso y habían dejado incomunicados a ocho vecinos durante varias horas.

Más información

Las autoridades confían en que mañana a primera hora el problema esté resuelto. Así lo confirmaba el inspector Quesada de la Policía Local, en declaraciones a este diario.

Incidencias en Grado

Grado también está sufriendo los estragos de las lluvias. La carretera de acceso al pueblo de Sorribas se encuentra en este momento cortada a causa de dos argayos. En la zona se mantienen las actuaciones de los servicios municipales. En el barrio de los Niserinos, además, se han indundado varios garajes a causa del desbordamiento de un reguero que pasa por la zona. El puente del Rosal también se encuentra cortado por el agua, que lo ha sobrepasado.

 

Fotos

Vídeos