«Para planificar en Infraestructuras necesitamos los presupuestos en enero»

El ingeniero Ignacio Ruiz Latierro, en primer término, durante en la charla que ofreció ayer en la Cámara de Comercio de Oviedo. Agustín Iglesias Caunedo, José Luis Álvarez Almeida y Concha Masa, entre el público, en primera fila; Ignacio Cuesta, destrás. / JORGE PETEIRO
El ingeniero Ignacio Ruiz Latierro, en primer término, durante en la charla que ofreció ayer en la Cámara de Comercio de Oviedo. Agustín Iglesias Caunedo, José Luis Álvarez Almeida y Concha Masa, entre el público, en primera fila; Ignacio Cuesta, destrás. / JORGE PETEIRO

Ignacio Ruiz Latierro, jefe de Infraestructuras municipal, diserta acerca del espacio público en el Foro Cámara

J. C. A. OVIEDO.

Ante una nutrida representación política municipal con tres candidatos a la Alcaldía en el foro -Wenceslao López, Concha Masa e Ignacio Cuesta-, el exalcalde Agustín Iglesias Caunedo y Patricia García, número dos de Foro a las elecciones municipales, el jefe del servicio de Infraestructuras del Ayuntamiento de Oviedo, Ignacio Ruiz Latierro, ofreció ayer una provocadora conferencia en la Cámara de Comercio en la que desgranó varios de los desafíos que afronta su departamento en la gestión del espacio público.

Un espacio que «es de todos y no es de nadie», indicó, para solicitar ante tan indicada audiencia una suerte de 'ordenanzas a la carta' que comprendan casos particulares de utilización de las calles del municipio. Fue especialmente beligerante con el tratamiento de las terrazas de los locales de hostelería en cuanto a su carácter móvil -las llegó a comparar con una nave industrial según están descritas en la normativa municipal- y planteó serias dudas acerca de la eficacia del corpus regulador del Ayuntamiento o de decisiones como poner barracas sobre una estación de tren.

Latierro, no obstante, se dejó lo mejor para el final. A preguntas de Joel García, presidente de la patronal de la construcción, sostuvo que para que su departamento pueda ejecutar obras «necesita acuerdos y que los presupuestos estén aprobados en enero». Solicitó a los candidatos un plan plurianual a estrenar en el primer año del próximo mandato para «no planificar a golpe de presupuesto». «Un plan que no frene las infraestructuras por el ahogo interno de la administración» al albur de los remanentes de tesorería, recalcó.

«No digo lo que cuesta reponer una baldosa del Ayuntamiento por no alarmar a nadie»

Al detalle bajó al hablar de las obras a acometer en la red de saneamiento que, advirtió, «nos vendrán impuestas por Europa» o a los problemas de tener aparcamientos en el subsuelo bajo suelos públicos y la infinidad de pleitos a los que los usuarios han llevado al Ayuntamiento por las goteras, «como en la comunidad del Calatrava», añadió.

En cuanto a la accesibilidad de los espacios públicos ejemplificó las dificultades para dotar a la iglesia de San Isidoro de una rampa que salve los escalones. «¿Quién decide el uso de un lugar público?», se preguntó para explicar que una rampa accesible «perjudicaría la entrada de camiones al mercado de El Fontán todas las mañanas». En cuanto a cifras y como curiosidad, habló de los 10 millones de baldosas que pavimentan en el municipio, cuya conservación se lleva el 30% de la partida en reparaciones e ironizó sobre el corte a 30 grados de las losas de la plaza de la Constitución. «No digo lo que cuesta reponer una por no alarmar a la gente», se guardó.

El presidente de la Cámara, Carlos Paniceres, evidenció la necesidad de actividad comercial en la ciudad para no convertirla en «un decorado de cartón piedra». En este particular, Latierro se previno al exponer la legislación vigente. «La ley del suelo de 2015 ya prevé usos productivos de los espacios públicos como con el turismo», sostuvo al sacar a relucir Gascona. «El problema es jerarquizar los usos», añadió, invitando a que se arriesguen a hacerlo los redactores del Plan General con uno de ellos, Víctor García Oviedo, presente en la charla.