«Lo que le pasó a tu amigo Ardines no es nada comparado con lo que te va a pasar a ti»

La alcaldesa de Riosa, Ana Díaz, ayer delante del Ayuntamiento. / JESÚS MANUEL PARDO

IU denuncia las amenazas de muerte recibidas por la alcaldesa y un concejal de Riosa, al que le rayaron en el coche las siglas 'DEP' en la noche del viernes

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

«Crispación y tensión». Este es el ambiente en el que desarrollan su rutina los cinco miembros del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Riosa, todos ellos pertenecientes a IU, desde que accedieron al control del municipio en 2015. No solo era la primera vez que la coalición ocupaba la Alcaldía, sino que también era inédito que una mujer se hiciera cargo del bastón de mando de este pequeño concejo de la cuenca del Caudal, en el que viven poco más de 2.000 vecinos. Ella, Ana Isabel Díaz, ha sufrido en sus propias carnes este entorno tóxico, «tanto dentro como fuera del Ayuntamiento», que llegó a una situación crítica hace un mes cuando recibió una amenaza de muerte anónima.

Fue pocos días después del crimen de Javier Ardines, concejal de IU en Llanes a quien le unía una amistad. De hecho, lo más alarmante de la nota, confeccionada con recortes de letras pegadas con celo, es la alusión al edil llanisco que contenía. «Lo que le pasó a tu amigo Ardines no es nada comparado con lo que te va a pasar a ti», rezaba el documento, tal y como explicó ayer la propia alcaldesa de Riosa. «También decía que tuviera cuidado con lo que iba a hacer», añadió afectada y al mismo tiempo indignada por ser víctima de amenazas por el simple hecho de ser regidora.

Intimidaciones similares a las que sufrieron los miembros del cuatripartito de Llanes antes de la muerte violenta de Ardines. Incluso el concejal llanisco le había comentado que llegar a un sitio de repente es difícil de encajar, en alusión a otras fuerzas políticas. «'No nos lo van a poner fácil', me dijo un día Ardines, pero jamás llegamos a pensar que pudiera pasar lo que pasó», relató la alcaldesa. La nota anónima fue introducida por debajo de la puerta del garaje donde guarda su coche. «Salí a las nueve de la mañana y al volver a las 12 fue cuando la encontré, así que la dejaron a plena luz del día», apuntó. La gota que colmó el vaso fue el ataque vandálico perpetrado en el vehículo particular del concejal José Manuel Pello, quien se encarga de los asuntos de ganadería y medio ambiente en el Ayuntamiento desde hace poco más de un año, cuando entró a formar parte de la Corporación tras la dimisión de Javier Cabo. Ayer por la mañana, el concejal encontró su coche, que estaba aparcado junto a su casa, rayado por los cuatro costados y con la amenaza de un 'descanse en paz' (DEP) escrito en el techo y el capó. La Guardia Civil, que ya investigaba el asunto del anónimo recibido por la alcaldesa, trata de esclarecer también quién está detrás de este lamentable ataque. «Son los mismos agentes que se encargan del caso de Llanes. Seguí su consejo y ni siquiera mis padres lo sabían, pero lo de hoy (por ayer) lo colma todo», cuenta Díaz.

De modo que la primera edil, tras hablar con la Benemérita y la dirección de IU en Asturias, decidió dar a conocer los hechos. «Me comentaron que quizá era el momento de decir lo que estamos pasando», al tiempo que apuntó que Pello «está muy hundido». Sobre la posible autoría de las amenazas, la alcaldesa aseguró que desconocía quién o quiénes podrían haber llevado a cabo tales actos. «No se me pasa por la cabeza quién puede ser», indicó.

No obstante, tiene claro que estas amenazas están motivadas por la actividad política de IU en Riosa. «Queremos dejar claro que no culpamos a nadie, no sabemos quién puede ser. Pero la sensación de crispación es evidente e innegable desde que llegamos a un Ayuntamiento en el que siempre gobernó el PSOE», explicó. De hecho, la relación con los socialistas, que tienen otros cinco concejales -el restante pertenece a Foro-, es «complicada».

«Yo estoy muy acostumbrada a recibir descalificaciones y faltas de respeto. De hecho, más de una vez comenté que solo faltaba que me hicieran algo físico, pero cuando le sucede a un concejal duele más», aseguró Díaz. Un edil que continúa trabajando como ganadero y «no cobra nada, solo por ir a las comisiones y a los plenos y nunca tuvo problemas con nadie». Pero algunas personas no ven con buenos ojos su presencia en el equipo de gobierno. «Parece que hay gente que no soporta que estemos ahí», añadió. Aunque las mayores broncas políticas se producen durante los plenos y hace varios meses que no se celebran.

Más información

En varios concejos

Por su parte, el coordinador general de IU en Asturias, Ramón Argüelles, exigió la máxima atención y vigilancia ante los ataques que han recibido algunos de sus cargos públicos en las últimas semanas. Los daños al coche se suman a las amenazas anónimas y verbales a cargos de IU en varios concejos y al crimen de Ardines. Por ello, se dirigió a la delegada del Gobierno, Delia Losa, para que dedique los medios necesarios para terminar con esta situación.

«Estamos hartos de amenazas y queremos que se resuelva también cuanto antes lo de Javi. Nos estamos mordiendo la lengua para dejar trabajar en la investigación, tragando nosotros los sapos», lamentó, al tiempo que avanzó la posibilidad de convocar concentraciones de protesta. La alcaldesa también pidió que se investiguen los casos, ya que teme daños mayores. Pero dejó claro que van a seguir trabajando por Riosa «y aún con más fuerza y más ganas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos