El Gobierno niega el espionaje a las 'embajadas' catalanas

Isabel Celaá, ministra y portavoz del Gobierno/Archivo
Isabel Celaá, ministra y portavoz del Gobierno / Archivo

El Govern envía una carta a las cancillerías europeas para denunciar la vigilancia de Exteriores a sus delegaciones

CRISTIAN REINOBarcelona

Después de que la Generalitat de Cataluña acusara días atrás al Ejecutivo central de haber espiado a las delegaciones que tiene en el exterior, el Gobierno central trató hoy de zanjar la polémica con contundencia. «No hay ningún espionaje», afirmó la ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, por la sencilla razón de que Cataluña no tiene embajadas. Unas manifestaciones similares a las que hizo el ministro de Exteriores, el jueves: «Ni Cataluña tiene embajadas, porque las embajadas las tienen los Estados, ni el Ministerio de Exteriores tiene espías».

La Generalitat envió el jueves una carta a los principales gobiernos europeos y a los eurodiputados, en la que cargan contra Josep Borrell, en el ojo del huracán del secesionismo desde que participó en las manifestaciones de Sociedad Civil Catalana. La misiva explica que han trascendido las actividades que ha hecho el Gobierno para cerrar las delegaciones de la Generalitat en Berlín, Ginebra y Londres. Según el Govern, el Gobierno ha llevado a cabo «seguimiento y vigilancia en suelo extranjero en el trabajo del día a día de los representantes» de la Generalitat.

El presidente de la Generalitat pidió la dimisión o el cese inmediato del ministro de Exteriores. En el recurso presentado por el Ejecutivo central en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para que suspenda las actividades de las delegaciones de Londres, Ginebra y Berlín, la Abogacía del Estado aporta un informe del Ministerio de Exteriores que describe cómo el Gobierno catalán usa sus delegaciones para promocionar el secesionismo y para desprestigiar a España.

Torra calificó el espionaje de 'Borrell-gate'. A su juicio es un «escándalo de dimensión europea» en el que el Gobierno «se ha pasado de frenada». No ha habido «absolutamente nada realizado por el Gobierno que sea censurable», replicó la portavoz gubernamental.

Más información