«Mentiría si no reconociera que de niño soñaba con ser presidente de Asturias»

«Yo no llego a la política por casualidad, como dicen algunos, yo llego por vocación», afirma el líder socialista

A. M.GIJÓN.

Adrián Barbón cumplirá hoy su sueño de la infancia. «Mentiría si no reconociera que de niño soñaba con ser presidente de Asturias», confesó ayer el secretario general de la Federación Socialista Asturiana (FSA), que esta mañana será proclamado nuevo jefe del Ejecutivo regional y que ayer participó en un coloquio organizado en la Semana Negra de Gijón. Allí, rodeado de caras conocidas, relató que cuando tenía 13 o 14 años su colegio organizó una visita a la Junta General y ya entonces sabía perfectamente dónde se sentaba cada formación política y qué sitio ocupaba el presidente. «Yo no llego a la política por casualidad, como dicen algunos, llego por vocación», admitió. También comentó que ha sido un año complicado y duro para él por la crisis interna que ha sufrido su partido y por los diferentes procesos electorales que se han sucedido en los últimos meses, pero «lo que cuesta conseguir sabe mejor». Ahora, dijo, se ha propuesto gobernar «con su propio estilo, porque no sé hacerlo de otra manera», por lo que garantizó «cercanía, proximidad, apuesta por el municipalismo» y, en definitiva, «estar pegado al terreno». Promete recorrer Asturias de arriba a abajo, pero también viajar mucho a Madrid para mantener un contacto directo con el Gobierno central.