Oposición y sindicatos critican la falta de plazos y medidas del Gobierno en la descarbonización

PP, IU, Foro, Ciudadanos, UGT y CC OO reclaman que se pacten alternativas para el empleo y Barbón señala que el debate de las térmicas está en la UE

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

Las declaraciones realizadas por el secretario de Estado de Medio Ambiente, el asturiano Hugo Alfonso Morán, sobre la transición energética han generado aún mayor intranquilidad entre los partidos y sindicatos de la región, que lamentan la falta de información que hay en torno a este proceso. Critican que el dirigente socialista no ofrezca plazos ni medidas concretas acerca de cómo se va a materializar la descarbonización. Además, PP, IU y Foro critican la posición «liquidacionista» de Morán acerca de las centrales térmicas, las cuales, aseguró en la entrevista concedida a EL COMERCIO, el Gobierno no puede que impedir que cierren, aunque sí imponer condiciones para que su desmantelamiento se produzca de manera poco traumática.

Precisamente, Susana López Ares, diputada nacional del PP por Asturias, aseguró ayer que esta afirmación no se ajusta a la realidad. «No es cierto porque, a día de hoy, existe un supuesto para limitar el cierre de las térmicas en caso de que esté en riesgo el suministro», apuntó. Asimismo, recordó que el PP presentó una proposición de ley para ampliar el número de supuestos. «El secretario de Estado está faltando a la verdad. Hablamos de un sector estratégico y un país no puede dejar en manos privadas decisiones que tienen que ver con garantizar el suministro y con subidas de precio que pongan en riesgo la economía del país», añadió.

En la misma dirección se pronunció el presidente de Foro, Pedro Leal, quien recordó que la proposición de ley presentada por el PP fue fruto del acuerdo alcanzado con su partido para aprobar los Presupuestos Generales del Estado. «En defensa del interés general, el Gobierno no se puede quedar cruzado de brazos a expensas de las decisiones de operadores privados», indicó. Además, criticó que «el gran problema del Ejecutivo de Pedro Sánchez es que sus 'socios', Podemos y los independentistas, son los primeros fans de la política que trata de imponer la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera».

Leal también lamentó la falta de concreción de medidas y plazos por parte de Morán, a quien acusó de ofrecer un discurso «vago» e impreciso. «Cuando hace referencia a la biomasa igual pretende quemar Muniellos para generar energía porque no dice cómo se va a sustituir el carbón», ironizó. Por su parte, el portavoz de IU en la Junta General, Gaspar Llamazares, rechazó la postura de Morán al considerar que se alinea con posiciones «liquidacionistas», tanto del carbón como de las térmicas. Denunció que el secretario de Estado «se refugia cínicamente en el libre mercado, olvidándose de que el sector energético es estratégico» y criticó la falta total de compromiso del socialista respecto al futuro de la energía y la industria asturiana. «Lejos de comprometerse en una transición justa, deja esa transición como ruptura, en manos de la industria eléctrica, con las previsibles consecuencias en Asturias, en sus centrales térmicas y también en el conjunto de la industria», subrayó. En este sentido, Llamazares apostó por dar continuidad «al espíritu unitario» del pleno extraordinario sobre el carbón y la transición energética.

Posiciones dispares

El portavoz de Ciudadanos en el Parlamento asturiano, Nicanor García, le reconoció a Morán una posición «más equilibrada» que la exhibida por Ribera y le respaldó en la tesis de que el Gobierno no puede impedir el cierre de las térmicas. Pero instó al Ejecutivo central «a crear puestos de trabajo alternativos para que Asturias no vuelva a perder el tren». García también acusó a los socialistas de mantener posiciones dispares: ¿A quién hacemos caso, al PSOE que habla de descarbonización exprés o al que habla de hacer las cosas con más sensatez?». Las palabras de Morán también generaron inquietud entre los sindicatos. «Habla de un tema que nos preocupa, de afirmaciones e intenciones, pero sin decir cómo van a ser las cosas», afeó el secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero. Según el líder sindical, el secretario de Estado de Medio Ambiente «no dice cuáles van a ser las energías de respaldo» ni acredita documentos que reflejen que no van a subir los precios, como sostiene. «No dice nada más que estemos tranquilos, que todo está perfecto, pero no vemos ninguna realidad más que buenas palabras», señaló.

Por su parte, el secretario general de Industria de CC OO, Damián Manzano, lamentó que Morán se limite a «repetir de manera machacona que debemos ir paso a paso, pero no da ningún mecanismo para ello ni dice de qué forma se van a crear cuatro puestos de trabajo en renovables por cada uno que se pierda ahora». Además, criticó al socialista por «no escuchar nada de lo que se dijo en la Junta» durante el pleno sobre la descarbonización y situar el interés fuera de Asturias. «Es un discurso radical, sin atenerse a las consecuencias que puede tener en la región», dijo.

Carbón autóctono

Para el secretario general de la FSA-PSOE, Adrián Barbón, «el debate sobre la continuidad de las centrales térmicas no se va a abordar aquí, sino en Europa» e incidió en que todavía hay un debate abierto entre el Parlamento Europeo y la Comisión Europea. «La transición tiene que hacerse en el terreno de lo posible y lo realizable, teniendo en cuenta la realidad económica en la que nos encontramos», añadió. Aunque hay posiciones contrapuestas, «lo importante es la síntesis». Asimismo, volvió a defender la importancia del carbón autóctono, un elemento esencial para lograr que la transición se justa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos