Premios Princesa de Asturias | La Semana de los Premios bate todos los récords de participación

Lindsay Vonn, Premio Princesa de Asturias de los Deportes./
Lindsay Vonn, Premio Princesa de Asturias de los Deportes.

El ciclo cultural de la Fundación, que se celebrará entre los días 10 y 17 de octubre, recibió más de 9.000 inscripciones en apenas siete horas

ALBERTO ARCE

Una hora, con algún que otro minuto arriba. Ese el tiempo que hizo falta para completar ayer los cupos de inscripción de algunas de las más de medio centenar de actividades culturales de la Semana de los Premios, el programa de actos elaborado por la Fundación Princesa con motivo de la trigésima novena edición de los Premios Princesa de Asturias que se celebrará entre los días 10 y 17 de octubre y que incluye, entre otras sorpresas, la participación de los galardonados. Poco más de sesenta minutos. Y es que, ante la alta demanda y lo reducido de los grupos que podrán participar en cada velada, hubo a quien la premura le fue debidamente recompensada. Las inscripciones se abrieron a las 12 del mediodía. Para las 12.56 ya había diez actos con el aforo completo, y para las 17.12, ya eran diecisiete las actividades cerradas. En total, más de 9.000 inscritos solo el primer día marcan el inicio de la que, según las primeras impresiones (8.789 a las cinco de la tarde), será una de las ediciones más concurridas de los últimos años, gracias, en parte, al debut de la Princesa de Asturias, Leonor de Borbón y Ortiz, en la agenda institucional.

Así, del ciclo de talleres, visitas, visionados, exposiciones y actividades variadas del catálogo, que cuenta con la colaboración institucional del Ministerio de Defensa, la Consejería de Educación y Cultura del Principado de Asturias, la Junta General del Principado, los ayuntamientos de Oviedo, Gijón y Avilés y la Universidad de Oviedo, la más demandada durante los primeros minutos fue 'El jardín de Jerónimo. Un paseo por la obra de El Bosco', que cerró su cupo en tan solo 19 minutos. La iniciativa, un taller pictórico en el que el artista y profesor de arte ovetense Pablo de Lillo mostrará a escolares algunas de las características compositivas y técnicas empleadas en las obras maestras del catálogo del Museo Nacional del Prado. Lo hará, eso sí, en el apartado de la Escuela de Artes y Oficios de la vieja Fábrica de Armas de La Vega de Oviedo, que estará debidamente engalanada para la ocasión y que se posicionará como uno de los escenarios fundamentales de la Semana de los Premios.

Con De Lillo, los más pequeños deberán echar mano a la paleta de colores para pintar con sus propias manos una de las obras más famosas de Jheronimus Bosch (el Bosco), 'El jardín de las delicias'. Lo harán, matizó el artista en declaraciones a este diario, «sobre un fondo de dos metros» en el que el mismo será el encargado de pintar el fondo y ellos «de rellenarlo con el resto de elementos que lo completan». Un homenaje, «desde la creatividad», al mítico tríptico al óleo del holandés.

A escasos cuatro minutos de diferencia, a las 12.23 horas, quedó completo el cupo de visitantes de la 'masterclass' de interpretación teatral con el actor Antonio Gil para alumnos de arte dramático que se celebrará el próximo día 14 en la antigua factoría de armamento.

Más información

Mientras tanto, en la capital asturiana el tiempo apremia. Tanto así, que las calles y algunos de los escenarios que serán protagonistas del emblemático certamen ya han comenzado a vestirse de gala para recibir, el próximo 18 de octubre, a Sus Majestades los Reyes y a la Princesa Leonor.

Hasta ayer mismo, la fábrica de armas, apodada como la 'FPAabrica. Fábrica en Premios', lucía entre un trasiego de máquinas y operarios que luchaban contra el reloj para ponerla a punto de cara al jueves, cuando se produzca la inauguración de las instalaciones y de las apuestas 'Tríptiko' y 'Jardín sensorial', actividades que también vieron su aforo completo ayer para las 13.17 horas.

Por su parte, el Hotel de La Reconquista, otro de las principales localizaciones de las celebraciones, también se encontraba en medio de una serie de apuradas reparaciones de última hora. El pintado del hall y el cambio de algunas de las cristaleras interiores fueron algunos de los remates que hicieron falta para que todo estuviese perfecto de cara al gran día. Pronto llegarán los invitados.

Sin embargo, y en ese sentido, el que será la sede de la gala de entrega de premios, el Teatro Campoamor, aún no ha empezado a prepararse. Será a partir del sábado, cuando termine el ciclo de representaciones de la ópera Rinaldo, cuando el icónico edificio comience a cambiarse las vestiduras con el clásico decorado y la instalación del sistema de retransmisión televisiva.