Real Oviedo

Los contratiempos retrasan al Real Oviedo

Carlos Hernández se lamenta de una ocasión de gol desperdiciada en el encuentro de la primera jornada de Liga en Riazor./MANUEL ALEXANDER
Carlos Hernández se lamenta de una ocasión de gol desperdiciada en el encuentro de la primera jornada de Liga en Riazor. / MANUEL ALEXANDER

El primer once de Egea esta temporada estuvo condicionado por las muchas ausencias | Las lesiones, la falta de ritmo de los fichajes y los problemas administrativos limitaron las opciones del técnico para formar el equipo

RAMÓN JULIO GARCÍA DEPORTES.CO@ELCOMERCIO.ESOVIEDO.

El Real Oviedo se estrenó el domingo en Riazor. Y lo hizo en un partido en el que el juego del equipo de Sergio Egea estuvo marcado por la irregularidad, los muchos altibajos, algunos brotes verdes y también errores y deficiencias ya conocidos de temporadas anteriores.

En descarga del conjunto azul queda que se trata de un conjunto en formación, pese a que la pretemporada ya quedó atrás, que por distintos motivos no pudo contar con jugadores llamados a protagonizar un papel importante a lo largo de la temporada. En las próximas semanas, el técnico recuperará efectivos y el once irá pareciéndose cada vez más a lo que pretende el argentino, que en Riazor tuvo que dibujar un equipo de circunstancias, alejado de su idea principal de juego, que es el 4-4-2.

Además, la plantilla aún no está cerrada y hasta el día dos de septiembre se esperan movimientos de entrada y salida, lo que también se espera que afecte al comportamiento del equipo.

Las circunstancias obligaron, en esta ocasión, al técnico a formar una defensa de cuatro que ya jugó la pasada temporada, la misma que en su día Juan Antonio Anquela acabó transformando en una zaga de cinco por el mal rendimiento que daba. Sergio Egea puso este domingo a todos los defensas de la primera plantilla que tenía disponibles: Diegui Johannesson y Mossa, en los laterales, y Carlos Hernández y Christian Fernández, como centrales. Para completar la convocatoria incluyó a Juanjo Nieto, que se incorporó tarde a la pretemporada, no disputó ningún amistoso y no tiene el ritmo necesario para afrontar la competición. El otro defensor que estaba en el banquillo era el central del filial Josín.

La nómina de ausentes para la retaguardia también fue amplia. No estaban los centrales Javi Fernández y Arribas. Ambos aún no han sido inscritos y en el caso del primero apuntaba a la titularidad por lo visto en la pretemporada y en los ensayos de la semana previa al partido ante el Deportivo. En el caso de Arribas, pertenece al grupo de los jugadores que se incorporaron tarde y lleva tiempo sin competir, por lo que solo ha tenido unos minutos en el partido amistoso ante el Alavés y no estaba previsto que entrara en el once por el momento.

El central Arribas es una de las apuestas importantes del club para la zaga y se hizo un esfuerzo para poder contar con él. Se trata de un jugador con experiencia en Primera, llamado a liderar la retaguardia azul en cuanto se ponga a tono físico, lo que se espera que sea en breve.

En Riazor fue titular Diegui Johannesson, un jugador al que el club lleva tiempo buscando una salida y que lo más probable es que antes del cierre de mercado abandone la entidad. En esa plaza el técnico cuenta con otros dos jugadores, Juanjo Nieto, en fase de puesta a punto, aunque el próximo sábado ya podría estar disponible, y el canterano Lucas, al que una lesión en pretemporada lo tiene apartado del equipo.

Esas circunstancias hicieron que el técnico del Oviedo no pudiera contar con Christian Fernández como lateral izquierdo, un puesto que el cántabro está llamado a pelear con Mossa.

El centro del campo tampoco estaba al completo para el pasado domingo. Jimmy, que fue de los destacados en la recta final de la pasada temporada, no estaba disponible por la sanción que arrastraba de la pasada temporada.

Además, el resto de ausencias obligó al técnico a utilizar a Lolo, de inicio, en una posición adelantada que no es en la que mejores prestaciones ofrece. El canterano Edu Cortina tuvo la oportunidad de estrenarse como titular y ofreció un buen rendimiento formando pareja con Tejera.

En las bandas del centro del campo tampoco estaban todos los jugadores que están llamados a ser protagonistas. El panameño Bárcenas solo lleva dos semanas entrenándose con el equipo, después del periodo extra de vacaciones que tuvo por haber disputado la Copa de Oro con la selección de su país. A esa ausencia en la previa del encuentro se sumó la baja de Omar Ramos por unas molestias que ya habían hecho que el equipo viajara a La Coruña con 19 futbolistas. Cualquiera de estos dos podría haber ofrecido soluciones para la mediapunta.

Oportunidad para Obeng

En la delantera, el técnico hizo jugar a Ortuño, pese a llevar solo dos semanas en el conjunto, ante la ausencia de Joselu y que no cuenta con Ibrahima, al que el club también cuenta con poder dar una salida antes del cierre del mercado. El jugador no parece dispuesto a abandonar el equipo, salvo que le surja una oferta interesante. Por ello, Sergio Egea convocó e hizo debutar en la segunda mitad al delantero del filial Obeng, que respondió marcando el segundo gol.

La ausencia de Joselu, que parece no estará disponible hasta dentro de un mes aproximadamente tras la intervención de menisco a la que fue sometido, parece que hará que el técnico no utilice dos delanteros por el momento. La única opción para eso sería que contara con Obeng, ya que la opción de Ibrahima parece completamente descartada.

En definitiva, el conjunto azul, con la competición ya iniciada, está en fase de formación por las distintas circunstancias que afectan a la plantilla. Hasta dentro de un par de semanas y el cierre del mercado, con todas las situaciones resueltas, no parece que se vaya a ver la versión definitiva del conjunto azul. No obstante para el próximo sábado ante el Lugo ya se podrían producir algunas novedades en el once que presente Sergio Egea en el estreno del conjunto como local.