Jon Bilbao se hace con el Tigre Juan

El fallo del jurado destaca la «calidad literaria» de las narraciones y la juventud de «un autor con una producción literaria notable» Los relatos del escritor asturiano, reunidos en 'Bajo el influjo del cometa', se imponen a otros ocho títulos

ALBERTO PIQUEROMERES.
Álvaro Díaz Huici, Lola Lucio, Juan Benito Argüelles y Laína Cores, propietaria del palacio. Tras ellos, Jorge Fernández León, Alfonso Toribio, Jorge Ordaz, Ricardo Menéndez Salmón y Rafa Gutiérrez. ::
                             FERNANDO CASTRO/
Álvaro Díaz Huici, Lola Lucio, Juan Benito Argüelles y Laína Cores, propietaria del palacio. Tras ellos, Jorge Fernández León, Alfonso Toribio, Jorge Ordaz, Ricardo Menéndez Salmón y Rafa Gutiérrez. :: FERNANDO CASTRO

'Bajo el influjo del cometa', de Jon Bilbao, acabó siendo la obra merecedora de los laureles del Tigre Juan, premio recuperado por la asociación Tribuna Ciudadana después de un año, el pasado, en el que se suspendió su convocatoria por distintos motivos, entre ellos, económicos. 'Bajo el influjo del cometa' es un conjunto de relatos publicados en la editorial Salto de Página, que mereció la unanimidad de los miembros del jurado, cuyo portavoz fue el escritor gijonés Ricardo Menéndez Salmón.

El fallo destacó de la obra «la calidad literaria» de las narraciones, en las que se da «una unidad temática y estilística», considerando asimismo la juventud de un autor con «una producción literaria notable», que podría encontrar en este reconocimiento el espaldarazo definitivo para su carrera profesional, una cuestión muy presente en el nuevo espíritu del PremioTigre Juan, la exploración de las orillas literarias insuficientemente atendidas.

El jurado de este premio sin dotación económica también destacó, anoche, en el Palacio Meres, donde tuvo lugar la lectura del fallo, que cualquiera de las obras concurrentes en la final habrían sido dignas vencedoras, situando 'Bajo el influjo del cometa' un peldaño por encima.

Es la del Tigre Juan una historia formidable. Caminaba por la plaza de El Fontán, allá por los años veinte del pasado siglo, cuando Ramón Pérez de Ayala le inmortalizó. Y, claro está, no hay mayores dificultades -salvo las que oponen los de siempre- para traer de nuevo a la vida a quien está previamente inmortalizado. Así lo hizo Belarmino Álvarez Otero, el propietario del pub que en su rótulo llevó el nombre del personaje novelístico, cuando fundó en 1978 el Premio Tigre Juan de Novela, arropado por Lola Lucio, Juan Benito Argüelles y muchos otros parroquianos de aquel mítico mostrador. En 2009, la fecunda trayectoria del certamen se interrumpiría; pero se ve que el muerto, en efecto, gozaba de muy buena salud.

Así que ya estamos celebrando su resurrección, que ayer se produjo en una velada que congregó una nutrida presencia de personalidades de la cultura y otros sectores de la sociedad asturiana. Entre los asistentes, los propios Lola Lucio y Juan Benito Argüelles, el presidente de Tribuna Ciudadana y uno de los fundadores del galardón, Alfonso Toribio, así como Jorge Fernández de León y el primer ganador del Tigre Juan, en 1978, el psiquiatra y escritor José Luis Mediavilla, entre otros.

El jurado estuvo compuesto por Jorge Ordaz, Ricardo Menéndez Salmón, Álvaro Díaz Huici, Magdalena Cueto y Rafael Gutiérrez, siendo las obras finalistas , además de la premiada, 'El mes más cruel', de Pilar Adón; 'Los acasos' de Javier Pascual; 'Historias de Roma', de Enric González; 'En la ciudad sumergida', de José Carlos Llop; 'Por cuenta propia. Leer y escribir', de Rafa Chirbes; 'Mujeres que dicen adiós con la mano', de Diego Doncel; 'Historias del pelo', de Alan Pauls, y 'El ladrón de morfina', de Mario Cuenca Sandoval. A todas ellas se impuso Jon Bilbao un riosellano nacido en 1972, que, aunque haciéndose un camino en las letras, se licenció en Ingeniería de Minas por la Universidad de Oviedo. En la actualidad, reside en Bilbao, donde trabaja como guionista de televisión y traductor. Su primer incursión literaria fue en 2005, en el libro 'Ficciones', de firma colectiva. El reconocimiento a su quehacer narrativo le vino de la mano del Premio Asturias Joven, en 2005, por '3 relatos'. Y también contó con el beneplácito del Premio Ojo Crítico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos