Los accionistas minoritarios de EdP esperan que el consorcio chino eleve su oferta

Edificio central de EdP en la plaza del Fresno -la antigua plaza de la Gesta- en Oviedo. / DAMIÁN ARIENZA

China Three Gorges quiere acabar con la norma que limita al 25% los derechos de voto de cada inversor

SUSANA BAQUEDANO / DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

Los accionistas minoritarios de la eléctrica lusa EdP -principal operador en Asturias- ven insuficiente la oferta lanzada por el grupo China Three Gorges (CTG) para asegurarse el control de la firma, y aguardan por una mejora de la opa. Como se sabe, el viernes por la noche, CTG (que entró en el capital de EdP en 2012) lanzó una OPA sobre el capital de EdP que no tiene, ofreciendo 3,26 euros por cada título (un 4,82% más frente al cierre del mercado el viernes, de 3,11 euros), evaluando la empresa en unos 11.900 millones de euros.

Según el grupo chino, el precio ofrecido representa una prima de alrededor del 10,8% en relación al precio medio ponderado de las acciones en los últimos seis meses (2,94 euros) y alrededor del 17,9% en relación al precio medio ponderado ajustado de las acciones en los mismos seis meses (2,77 euros). Sin embargo, los accionistas minoritarios consideran que el precio justo debería ser de 3,42 euros por acción, frente a los 3,26 que ofrecen CTG.

Los inversores, por su parte, apuestan bien por una mejora de la oferta del consorcio chino o bien por el lanzamiento de ofertas rivales. A la hora de valorar posibles contraopas, los analistas recuerdan los rumores recientes del presunto de interés mostrado por empresas europeas como Enel, Engie y Gas Natural. Las acciones de EdP brillaron ayer en la Bolsa de Lisboa con una subida del 9,32%, hasta los 3,4 euros.

Por otra parte, China Three Gorges quiere acabar con la norma que impide que cada accionista de EdP tenga más del 25% de los derechos de voto, siendo una de las condiciones de la OPA sobre la eléctrica, según el anuncio preliminar de la operación.

Cambio en los estatutos

En el documento divulgado el viernes por la noche, entre las condiciones que el grupo chino pone para avanzar en la OPA figura la alteración de los estatutos de EdP para «eliminar cualquier límite al conteo de votos emitidos por un solo accionista».

Actualmente, los estatutos de la eléctrica dicen que «no serán considerados los votos emitidos por un accionista, en nombre propio o como representante de otro, que excedan el 25% de la totalidad de los votos correspondientes al capital social». Es decir, a la luz de las reglas actuales, aunque un accionista tuviera más del 25% del capital social (lo que no sucede porque el mayor accionista es precisamente la CTG con el 23,27%), sólo podría votar en asamblea general con el «un máximo del 25%», limitando su poder.

Como el grupo chino quiere quedar en el marco de la opa con al menos el 50% del capital de EdP, quiere modificar esta regla. CTG tiene que conseguir al menos el 26,73% del capital de EdP que no tiene para conseguir el 50% de la eléctrica. Sin embargo, se espera que la empresa china CNIC (que tiene el 4,98%) vote favorablemente.

Los otros accionistas de EdP son la consultora de inversiones norteamericana Capital Research and Management Company (12%), la española Oppidum Capital (7,19%), el fondo de inversión estadounidense BlackRock (5%), la Senfora SARL, por el Gobierno de Abu Dhabi (4,06%), el fondo de pensiones del BCP y la Fundación Millennium BCP (2,44%) y la petrolera argelina Sonatrach (2,38%).

El banco central de Noruega (Norges Bank), con el 2,75%, y la propia EDP, con el 0,7% (a través de acciones propias). Un tercio del capital de EdP (33,06%) está en manos de los demás accionistas, en particular de pequeños accionistas.

La prensa lusa ha avanzado que esta opa podría ser una reacción preventiva de la CTG a los movimientos del sector eléctrico y a la voluntad de otras empresas de hacer propuestas sobre EdP, por lo que no se descartan contraopas.

En cuanto a los objetivos de la CTG para EdP, en el anuncio preliminar se dice que tanto la eléctrica «encabezará las operaciones y la expansión del grupo en Europa, en las Américas y en los países lusófonos».

El grupo chino dice que quiere reducir «el endeudamiento de EdP, un «ahorro de costes» y aportar «activos relevantes» a la empresa para «fortalecer» su posición en el mercado.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos