La banca está dispuesta a dar el 100% de los avales si Del Valle sale del Consejo

El consejero de Empleo e Industria, Isaac Pola, y el presidente de Duro, Ángel Antonio del Valle, coincidieron ayer en el Hotel de la Reconquista por los actos de los Premios Princesa. / ÁLEX PIÑA
El consejero de Empleo e Industria, Isaac Pola, y el presidente de Duro, Ángel Antonio del Valle, coincidieron ayer en el Hotel de la Reconquista por los actos de los Premios Princesa. / ÁLEX PIÑA

El Consejo de Administración, que se reunirá el lunes, analizará la oferta de las entidades financieras para reactivar la empresa

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

La banca acreedora de Duro Felguera está dispuesta a dar el 100% de los avales necesarios para el mantenimiento de la actividad de la empresa a corto plazo si el presidente del grupo asturiano abandona el Consejo de Administración. En caso contrario, mantendrán su anterior oferta, esto es que los consejeros aporten garantías personales por la mitad, lo que se traduce en 15 millones de euros. Así se lo han hecho saber los representantes del 'pool' bancario a los tres consejeros con los que ayer mantuvieron una reunión en Madrid.

Los bancos han calculado que el grupo necesita 30 millones de euros para hacer frente a los impagos y poner de nuevo en marcha la maquinaria con vistas a la obtención de nuevos contratos y así reactivarse y sobrevivir al menos cinco meses. Un tiempo en el que la firma podría negociar la entrada de socios inversores y dar con una solución de futuro.

Según pudo conocer este periódico, en el encuentro mantenido ayer con los tres consejeros -los dosvocales independientes Elena Cabal Noriega y Francisco Javier González Canga y el consejero externo Acacio Rodríguez García- los representantes del 'pool' bancario, al que el grupo asturiano adeuda más de 240 millones de euros, manifestaron su «total apoyo» a la compañía. Consideran que Duro Felguera tiene un gran futuro, pero sin su presidente, a quien responsabilizan de la grave crisis financiera en que se encuentra. Una situación a la que se suma la querella por corrupción internacional y blanqueo de capitales que pesa sobre Ángel Antonio del Valle, investigado por el juez de la Audiencia Nacional, y que dificultaría enormemente la capacidad de la empresa para optar a contratos de envergadura, tanto por la ley de Estados Unidos como por las normas de 'compliance' de grandes empresas para trabajar en países de América Latina.

La vicepresidenta de la compañía, Teresa Arias, también tuvo ayer una reunión en Madrid con los abogados de la banca acreedora. La que es también la segunda accionista de referencia de Duro quiso conocer el alcance de su responsabilidad patrimonial en esta crisis. La intención de los bancos era participar en una reunión con todos los consejeros para exponer su plan con vistas a reactivar la empresa, pero, al parecer, Ángel Antonio del Valle no respondió a tal requerimiento.

Más información

Consecuencias

El hecho de que sí hayan acudido tres consejeros a la llamada de la banca y que Teresa Arias se haya reunido con los abogados de la misma podría tener consecuencias en la reunión del próximo Consejo de Administración, previsto para este mismo lunes.

Las entidades financieras expusieron a los consejeros su plan, que pasa por conceder un nuevo periodo de moratoria -pendiente ahora solo de la adhesión de Liberbank y Banco Cooperativo Español antes el día 26 de este mes- mientras se diseña la solución definitiva, que incluye una ampliación de capital, capitalización de la deuda y entrada de nuevos inversores. Para la liberación de avales, como se menciona al inicio de la información, la banca está dispuesta a poner sobre la mesa los 30 millones que necesita el grupo con la condición de que Del Valle renuncie a la presidencia.

Ángel Antonio del Valle ha manifestado en diversas ocasiones su disposición a dejar el cargo una que se encarrile el futuro de la compañía. Pero la banca considera que Duro no tendrá futuro mientras su presidente siga al frente.

Fotos

Vídeos