Rechazo frontal del Principado y la FSA a unos presupuestos «que no cumplen con Asturias»

Rechazo frontal del Principado y la FSA a unos presupuestos «que no cumplen con Asturias»
El portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez, acompañado por la consejera de Servicios Sociales, Pilar Varela, ayer, en Oviedo. / P. LORENZANA

El Ejecutivo lamenta que la región esté entre los territorios donde menos crece la inversión; Barbón habla de «fraude»

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

El proyecto de presupuestos estatales para 2018 elaborado por el Gobierno de Mariano Rajoy no encuentra la más mínima simpatía en el seno del socialismo del Principado. No gusta ni en el Gobierno de Javier Fernández ni en la FSA que lidera Adrián Barbón. Y aunque el segundo utilizó términos más duros que el primero para descalificar el documento, ambos coincidieron en criticar el fondo, unas cuentas que, resumió el portavoz del gabinete regional, Guillermo Martínez, «no cumplen con las expectativas» de Asturias. Son directamente «un fraude», en palabras del propio Barbón.

A los socialistas asturianos no les gustan las grandes líneas del presupuesto ni tampoco su traslación a los números. «No son los presupuestos que requiere Asturias», dijo Martínez en su comparecencia posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno. «No son satisfactorios», apostilló, atacando el principal eje del discurso que esgrime el PP, el crecimiento de la inversión. El portavoz admitió que esa partida crece algo, pero puntualizó que ese esfuerzo es cinco puntos inferior a la media nacional y que, en consecuencia, hasta once comunidades están mejor posicionadas que el Principado en este listado.

El Principado ve pocos motivos para el optimismo en el proyecto. Martínez lamentó la falta de compromiso con los territorios mineros por presupuestar 30 millones para este año con destino a nuevas actuaciones cuando en el periodo 2013-2018 estaba prevista una partida global de 250 millones que no ha existido. Criticó que el Gobierno central solo movilice 80 de los 200 millones prometidos para la lucha contra la violencia de género. Señaló que el gasto en infraestructuras, caso del AVE, se queda «muy lejos» de lo esperado. Aludió a los incumplimientos en política de saneamiento y previsión de inundaciones y alertó del impacto sobre Asturias de la «pérdida clara» de poder adquisitivo de las pensiones. Las cuentas, remarcó una vez más, «no cumplen las expectativas».

El secretario general de la FSA utilizó un lenguaje más contundente. Barbón tildó el proyecto presupuestario de «fraude» y aseveró que es «inaceptable» para Asturias. Y llevó el análisis al terreno ideológico, sobre la base de que se trata de unas cuentas pactadas por PP y Ciudadanos, para afirmar que están «volcadas hacia la derecha».

En los argumentos de fondo hubo bastante similitud con los mensajes trasladados por el Gobierno regional: objeciones a la «subida ridícula» de las pensiones, al según su criterio escaso esfuerzo inversor en una comunidad que necesita esos recursos para rematar sus infraestructuras, y también una mención al temor a que la ejecución real de los fondos sea escasa.

La negativa del PSOE a respaldar los presupuestos, pues, es firme, y aquí no asoman diferencias entre partido y Gobierno.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos