El humo retrasa el amanecer en una Asturias asolada por los incendios

Las densas nubes, sobre la Universidad Laboral en Gijón./Luis Manso
Las densas nubes, sobre la Universidad Laboral en Gijón. / Luis Manso

Gijón, Oviedo y Avilés se despiertan en penumbra y con un fuerte olor a humo, pese a no registrar fuegos en sus municipios | El Hospital Carmen y Severo Ochoa suspende las intervenciones quirúrgicas programadas para este lunes

B. G. HIDALGO / C. PÉREZ / Y. DE LUIS / E. C.

Las consecuencias de los 35 incendios que asolan el Principado de Asturias han llegado hasta el centro de la región. Pasadas las 9.30 de la mañana aún no había amanecido en buena parte de ella. El cielo presenta un curioso color rojizo y está cubierto por una especie de niebla, proveniente del humo. Además, la red de alumbrado público de las principales localidades también se ha visto afectada. La explicación hay que buscarla en que el sistema eléctrico está regulado en función de la salida del sol, por lo tanto es normal que no haya luz de alumbrado público a estas horas.

Sin embargo, la oscuridad generada por el humo ha dimensionado la falta de luminosidad de las farolas que ha provocado la sorpresa de los vecinos que salían de sus casas para ir al trabajo o a llevar a los niños al colegio. Los servicios de emergencias de toda la región están recibiendo numerosas llamadas de vecinos alertados por esta situación.

Los efectos de los incendios también se han notado en la comarca de Avilés. El 112 y la Policía Local han recibido numerosas llamadas de ciudadanos asustados ante la oscuridad que reina todavía a las diez y cuarto de la mañana, después que las farolas se apagasen sobre las ocho y media, como tienen programado. Desde el 112 se recuerda que no hay incendios cerca de Avilés, los más cercanos se sitúan en Pravia, Cornellana o Belmonte de Miranda. Y a la vez indica que en la medida de lo posible se evite salir a la calle y salvo que se tenga una emergencia no llamar por la oscuridad reinante a los servicios de emergencia.

El Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) ha recomendado a la ciudadanía no salir a la calle en las zonas afectadas por el humo procedente de los incendios forestales, que se ha extendido en buena parte de la región. En un comunicado, el SEPA ha explicado que la intensa humareda y concentración de humo que se registra a en diferentes puntos de la región procede de los incendios forestales que se registran en Asturias y comunidades limítrofes.

El viento del sur, de dirección variable, está trasladando el humo y la ceniza a zonas de la región, como la costa, o zona centro, donde no se registran incendios forestales. Ante esta situación, el SEPA recomienda en la medida de lo posible evitar salir a la calle y, salvo que se tenga una emergencia, llamar por este motivo al 112.

En estos momentos se contabilizan en Asturias 35 incendios forestales repartidos en 19 concejos de la región: Allande (3), Aller (1), Belmonte de Miranda (2), Cabrales (1), Cangas del Narcea (8), Castropol (2), Coaña (1), Degaña (1), Grado (1), Ibias(1), Langreo (1), Lena (2), Piloña (2), Pravia (1), Quiros (1), Siero (1), Somiedo (1), Teverga (2), Tineo (3).

Las llamas también han obligado a cortar la carretera AS-15 (Cornellana-Puerto de Cerredo), entre los puntos kilométricos 81 y 90, y la AS-29 entre las localidades de San Antolín de Ibias y Monasterio del Coto, en Cangas del Narcea, entre los puntos kilómetros 0 y 25.

Se trata de incendios «intencionados». Así lo ha manifestdo el consejero de presidencia, Guillermo Martínez, en declaraciones a los medios de comunicación. «No parece que los incendios sean por causas naturales. Habrá que buscar en la intencionalidad que se provoquen estos incendios», ha dicho Martínez, quien ha expresado la «la rotunda condena social para quien pone en riesgo a las personas, al patrimonio...»

Una decena de voluntarios procedentes de Cerredo han llegado a Tablao (Degaña) para luchar contra la columna de fuego que amenaza el pueblo. Armados de coraje, enfundaron guantes, funda y botas salieron hacia el monte. «Hay que echar una mano a esta gente», han afirmado. Neveras llenas de refrescos, agua y algo de comer cargaban las mujeres del pueblo para hacerles llegar a los voluntarios algo que llevarse al cuerpo. «No volvieron desde ayer a las 7 de la tarde», ha explicado María Henar Peña.

Los incendios forestales registrados en Asturias han obligado a desalojar por precaución durante la pasada noche a los vecinos de las localidades de Gillón, La Viliella y Larón, en el concejo de Cangas del Narcea, y a cortar dos carreteras del suroccindente asturiano.

Los focos activos en el suroccidente asturiano también están afectando al normal funcionamiento de los centros hospitalarios en el suroccidente asturiano. La Gerencia del Hospital Carmen y Severo Ochoa, a indicación de cirujanos y anestesistas, ha decidido suspender las intervenciones quirúrgicas programadas para este lunes "a causa del humo y las partículas en suspensión". El gerente del área sanitaria, Carlos Pintado, asegura que la situación está controlada. Pide a los vecinos prudencia: no salir a la calle en la medida de lo posible y si es así, hacerlo protegido con mascarillas sería lo recomendable. También insiste en mantener las ventanas cerradas.

Asímismo, se han suspendido las clases en el suroccidente asturiano. Según ha informado la Consejería de Educación, la suspensión de las clases se mantendrá durante toda la jornada en colegios e institutos de Degaña, Ibias, Cangas del Narcea, Tineo y Pola de Allande como medida preventiva "para proteger la salud y el bienestar de los alumnos".

Las llamas acechan Muniellos

El suroccidente asturiano amanecía este domingo cubierto de una densa capa de humo. El anunciado viento seco de componente sur que amenazaba con azuzar las llamas, repartía por la comarca las cenizas de las centenas de hectáreas arrasadas por las llamas desde mediados de semana. El zumbido de los helicópteros ya formaba parte de la banda sonora de los lugareños, conscientes de que solo con su ayuda podrán poner fin a esta pesadilla de la que llevan casi una semana intentando despertar.

Al fuego iniciado en Degaña, que obligó a activar el INFOPA en su nivel más bajo, se añadía otro de especial virulencia que ponía en jaque a la localidad de Seroiro, en el concejo de Ibias, donde sus vecinos pasaron la noche en vela temiendo que las llamas alcanzasen sus viviendas. Durante la tarde, los ganaderos subían al Pozo de las Mujeres Muertas para rescatar sus vacas. Mientras, Folgueiras de Aviouga pedía al viento una tregua que apaiguese el fuego que acabó devorando una casa ante la impotencia de los vecinos. En Uría y Morentán, tampoco reinaba la calma. «Se aproximará más», vaticinaba José Luis Méndez, vecino de Morentán (Ibias), deseando equivocarse en su predicción.

Más información

Donde sí llegaron las llamas fue a la carretera, a la AS-29, que permaneció cortada en las proximidades del Alto del Pozo de las Mujeres Muertas desde el mediodía. A última hora de la tarde tampoco se podía acceder al concejo de Degaña por la AS-15, cortada poco antes del Mirador del Oso y convertida en una aunténtica escombrera ante la cantidad de piedras que el fuego arrancó a la tierra. Apenas unas horas tardarían en cortar el tráfico en el pueblo cangués de Rengos en esta misma dirección. La situación, cayendo la noche, se tornaba aún más compleja.

A última hora de la tarde de este domingo, el último pueblo al que se podía llegar antes de atisbar Degaña era Larón, en Cangas del Narcea. Siguiendo la carretera, se llega al desvío de La Viliella, en plena Reserva Natural de Muniellos. A media tarde, pocos querían creer que las llamas pudiesen ensañarse con el tesoro más preciado de la comarca: el mayor robledal de España. Se trata de una zona protegida de unos 57 kilómetros cuadrados de extensión que alberga robles centenarios de distintas especies, de hasta seis metros de diámetro; así como hayedos, abedules y acebos que forman parte del hábitat de dos de los emblemas de sus bosques: el oso pardo y el urogallo, especies en peligro de extinción.

Refuerzos del Ejército

Para tratar de sofocar las llamas que asedian el suroccidente asturiano tarbajaron a lo largo del día cuatro helicópteros y decenas de bomberos, agentes forestales y miembros de la brigada de refuerzo (BriF) que el Ministerio tiene en Tineo. Sin embargo, el viento soplando con especial fuerza y cambiando cada poco de dirección, complicó las labores de extinción, haciendo necesaria la ayuda del Ejército, que ha trasladado 50 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y 20 vehículos. Además está previsto que hoy se incorporen a las labores de extición la BRIF de Lubia, Soria.

A mediados de octubre y con el mercurio rondando los treinta grados, muy por encima de la media en esta época del año y ante la escasez de precipitaciones que castiga la comarca desde hace meses han llevado al Principado a recomendar a la población a que extreme las precauciones y ha prohibido cualquier tipo de quema en toda la comunidad autónoma.

 

Fotos

Vídeos