https://static.elcomercio.es/www/menu/img/asturias-carnaval-desktop.jpg

Carnaval de Gijón | El feminismo asalta el pregón de Antroxu: «Ye l'añu de les muyeres»

Dora y Flora, los dos personajes encargados de dar el pregón del Antroxu de Gijón.
Dora y Flora, los dos personajes encargados de dar el pregón del Antroxu de Gijón. / Paloma Ucha

«Ye hora de que garremos el timón, hay que abrir puertes y romper techos, que ya tuvo bien. ¡Igualdá nos sueldos!», pidieron

EUGENIA GARCÍA

«Les muyeres ya se sabe, siempre dando'l callu». Dora y Flora, dos mujeres de fregonas tomar hartas de vivir trabayando, «fregando y cocinando, llimpiando y planchando, cuidando a los guajes siempre organizando», asaltaron ayer el balcón del Ayuntamiento de Gijón en el pregón de Antroxu más feminista que ha visto la ciudad.

En pleno movimiento Me Too, y «no como en los Goya, que mucho les muyeres, les muyeres, y taben dos paisanos presentando», las pregoneras del antroxu trajeron su propia revolución y aseguraron que este «ye el añu de les muyeres». Porque como afirmaron las limpiadoras de la casa consistorial, «ya tuvo bien, home, ya ye hora de que los despachos seyan nuestros». Tímidamente, las gijonesas que asistían como público se iban sumando al grito de Dora y Flora: «A les muyeres nos tendrán que oír».

Porque «tamos preparaes, y de sobra», hay que abrir puertas y romper techos. «Si me dexen a mí organizar, póngolos firmes nun santiamén», decía una. «Tola vida pensaron los paisanos que somos fates y qu'ellos son los únicos que pueden tar nos despachos y arregler les coses importantes. Y nun ye asina, porque onde manden les muyeres les coses van meyor», asentía la otra. Cuando haya mujeres «de verdá» en los despachos, gobernando el mundo, «ta claro que va a haber menos guerres, menos violencia y menos pobreza», opinaban. «Y más solidaridá, más cultura, más amor e... ¡igualdá nos sueldos». Ambas -y en este punto del discurso, desde debajo del «balcón de Moriyón» se notaba la aprobación del auditorio- aseveraban que «ronca'l peldañu qu'a estes altures del sieglu veintiún tovía haya eses diferencies».

El discurso feminista se entremezcló también, como no podía ser de otra manera, con el tema catalán: «A ver cuando tenemos una presidenta del Principáu y una presidenta del Gobierno, que los paisanos en política yá ficieron bastante'l zoquete. Mira en Cataluña la que están armando». N'asturianu, «que esto nun ye un palcu del Campoamor y a ver si quitamos esi mieu a la oficialidá», lanzaron un órdago: «¿Sabes lo que necesita'l Sporting ? ¡Una entrenadora!». Altanera, preciosa y orgullosa como la Bikina de Operación Triunfo que versionaron, pidieron «una muyer reina del Molinón que derechinos nos ponga en Primer División».

Pelayo, de Chiquito

Después de la estopa feminista, una vez más salió Jerónimo Granda a dar caña a todo lo demás: la sopa de los borbones, Cataluña, las banderas y el 155, 'Javierín' («muy asustao») y el resto de políticos: «Felipe, Sánchez, Rajoy; todos ellos defraudaron y siguen cobrando hoy». «La culpa ye toda nuestra, que nosotros los votamos, votamos y azorronamos». Tras disfrazar a Pelayo de Chiquito, los gijoneses se fueron a antroxear, que el carnaval «ye un suspiru en plena cuesta de febrero»... y hay que disfrutar.

Más Antroxu

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos