Los buzos que atendieron al chófer ratifican ante la Guardia Civil que estaba consciente

Los buzos que atendieron al chófer ratifican ante la Guardia Civil que estaba consciente

Su testimonio es uno de los más importantes dentro de la investigación que mantiene abierta la Benemérita para clarificar las causas del accidente

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

Apenas una semana ha tardado la Guardia Civil en llamar a declarar al grupo de buzos que protagonizaron el improvisado rescate y auxilio de los heridos en el accidente de Avilés, y cuyo testimonio es uno de los más relevantes en la investigación, al haber sido los primeros en socorrer al conductor del vehículo, sobre el cual se centran las pesquisas. Los jóvenes han aportado en la mañana de ayer ante la Benemérita el mismo testimonio que publicaba EL COMERCIO y en el que se evidencia que su intervención resultó crucial para que no hubiese que lamentar más fallecidos.

El interés de los agentes se habría centrado, presumiblemente, en ese primer momento en el que consiguen sacar al conductor del vehículo para, acto seguido, realizarle un rápido torniquete en la pierna amputada con el fin de detener la fuerte hemorragia que presentaba. «Lo hicimos con un cinturón y un cuchillo», contaron en su día a este periódico. Sin embargo, el dato más sorprendente aportado por este equipo de buceadores profesionales con base en El Musel fue el hecho de que el chófer se encontraba perfectamente consciente y no se atisbaba en él signos de algún tipo de indisposición previa. «Nos dijo su nombre y no paraba de repetir que se iba a morir. Nosotros le decíamos que esa noche iba a cenar en casa y que todo estaba bien, que no había sido para tanto. Evidentemente lo que buscábamos era tranquilizarle», relataron.

Más información

Además de encontrarse consciente, algo que también sorprendió a los buzos fue la fuerza que el conductor ejerció para conseguir escapar del amasijo de hierros que lo atrapaban de cintura para abajo. «Lo que hicimos fue alzarle. Me sorprendió que se agarró a mis hombros con bastante fuerza y cogió impulso para salir de lo que quedaba del autobús», explicó quien atendió en un primer momento al chófer.

Además de este tipo de datos, los buzos también han aportado a la Guardia Civil un relato general de lo que se encontraron cuando llegaron al lugar del siniestro. Estos se reafirmaron en que la imagen fue «aterradora» con varios cuerpos tirados en la carretera después de haber salido disparados tras el impacto. «Lo que hicimos no fue constatar su muerte, eso es trabajo de profesionales. Nosotros simplemente miramos el pulso y vimos que esas personas ya habían fallecido», corrigieron esta mañana.

La Guardia Civil continuará ahora con las pesquisas, en las que pueden ser determinantes las declaraciones del propio chófer, cuyo estado continúa siendo reservado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos