«Nos engañaron», asegura el exmilitar asturiano encarcelado en Santo Tomé

Fotografía de Marco Martínez Méndez, que el exmilitar asturiano publicó en sus redes sociales./E. C.
Fotografía de Marco Martínez Méndez, que el exmilitar asturiano publicó en sus redes sociales. / E. C.

Marco Martínez Méndez habla por primera vez con su familia desde que fue detenido en el país africano y les transmite un «mensaje de tranquilidad»

LAURA CASTRO

«Estoy bien, aguanto mucho más que esto». Estas fueron algunas de las primeras palabras que Marco Martínez Méndez, el exmilitar asturiano encarcelado en Santo Tomé acusado de intentar un golpe de Estado junto a otros dos exsoldados españoles, pudo decirle a su familia desde que fue detenido el pasado 4 de agosto –el día 3, según la versión oficial del Gobierno del país– en el archipiélago africano. A través de una llamada telefónica que duró apenas «diez minutos», Martínez transmitió a sus allegados «un mensaje de tranquilidad». También aprovechó para decir lo que su padre ya sospechaba: «Nos engañaron».

Martínez viajó al archipiélago africano, ubicado en el golfo de Guinea, el pasado 29 de julio junto a otros dos exmilitares españoles, Orlando Pérez (La Rioja) y José Manuel López (Cádiz), para prestar un servicio de escolta al exministro del país, Albertino Francisco, quien también fue detenido. Sin embargo, «sospechaban desde el principio que algo no iba bien, porque tras varios días no habían logrado reunirse con quien les contrató», relata el padre del asturiano. Y nunca llegaron a hacerlo, pues fueron detenidos en su hotel antes siquiera de conocer en persona al exministro. «Habían decidido regresar a casa, pero no les dio tiempo», lamenta el padre de Martínez.

Su hijo ha intentado calmar los ánimos de la familia asegurándoles que «físicamente está bien y mentalmente se encuentra fuerte». Los tres exmilitares permanecen encarcelados en celdas individuales y reciben visitas de la cónsul honoraria, María Teresa Mendizábal, quien les «compra lo que le piden» con el dinero que le envían las familias. «No queremos que le falte nada, hacemos todo lo que podemos para que esté lo mejor posible allí», comentaba a este diario la hermana pequeña del exmilitar el pasado lunes.

«La llamada ha sido muy emotiva e importante para nosotros», confesaba el padre de Martínez, quien alberga esperanza de que el contacto se repita en los próximos días. «Nos dijeron que a lo mejor el sábado podía volver a llamarnos», puntualizaba. El padre del exmilitar asturiano está convencido de que «saldrá de esta, pues ha pasado por cosas peores» y así se lo trasladó también su propio hijo. «Aguanto mucho más que esto», le dijo. «Ha estado en misiones muy complicadas con la Armada española y en los boinas verdes», añadió su padre. Aunque para Martínez «aguantar esto no es un problema», sí reconoció a sus allegados que «está injustamente apresado».

Según la versión oficial del Gobierno de Santo Tomé, en su detención se hallaron diversas armas de guerra como fusiles de asalto AK-47, granadas, bayonetas y machetes... Todo un arsenal que no se explica cómo pudieron transportar en el avión de la TAP, línea aérea portuguesa, sin ser detectado en el propio aeropuerto a su llegada. «Ellos no saben nada de todas esas armas. Se las colocaron», afirmó convencido el padre de Martínez.

Reunión con Exteriores

«Nos dijeron que el subsecretario de Asuntos Exteriores ha estado hablando con la cónsul honoraria y espera reunirse con las autoridades» del país africano, comentó también el padre del exmilitar asturiano. No saben, sin embargo, cuándo está previsto ese encuentro ni si se producirá de manera física o a través de una llamada telefónica.

Todo es incertidumbre para los tres encarcelados y sus familias, que todavía esperan una confirmación oficial de la fecha del juicio, pues les dijeron que tendría lugar en quince días. «No sabemos cómo va el proceso ni cuánto tiempo más tendremos que esperar para que le saquen de allí», lamentó el padre del asturiano. La hermana pequeña de Martínez ya denunció el pasado lunes que la información les llega «a gotas» y reclamó al Gobierno de Pedro Sánchez que agilizase los trámites para que los tres sean puestos en libertad. «No es normal que les tengan tanto tiempo encarcelados sin una acusación firme», incidía la hermana del exmilitar asturiano.

Más información