Los dos sicarios rociaron con gas pimienta a Javier Ardines para dejarlo aturdido en el ataque sorpresivo

La Guardia Civil localiza en casa de uno de los argelinos un bote de la sustancia que también se halló en la valla del camino de Pría donde fue asesinado el concejal de Llanes

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

A Javier Ardines mientras uno de los sicarios le golpeaba por detrás sorpresivamente cuando se disponía a retirar la valla que le cortaba el paso del camino, el otro le rociaba con gas pimienta para dejarlo aturdido. Aún con todo, el concejal de Llanes consiguió echar a correr en un intento desesperado por zafarse de sus asesinos. Lo consiguió, pero a unos 70 metros fue alcanzado. Le asfixiaron hasta la muerte. Según ha podido saber EL COMERCIO, la Guardia Civil ha afianzado su tesis con la incautación de un bote de gas pimienta en el piso de Bilbao en el que fue detenido uno de los dos ciudadanos argelinos, los presuntos sicarios a los que habría contratado Pedro Nieva para que matasen a su primo político por los celos que sentía.

La minuciosidad de la inspección en el vehículo Citroen de los argelinos, que los investigadores han conseguido situar en Llanes el día del crimen, atiende a la sospecha de que podría revelar también trazos de ese gas pimienta que emplearon en el crimen. Será ahora en el laboratorio donde se analicen esos restos recogidos ayer en dicho turismo y donde se esclarezca si también ahí existe rastro de la sustancia que provoca un aturdimiento.

Las evidencias de que los restos recogidos en las vallas eran trazas de gas pimienta, llegaron en octubre, cuando los laboratorios de Criminalística pudieron determinar cuál era la sustancia que impregnaba el cierre. En un principio llegó a confundirse con óxido. Fue la precisión de los análisis la que acabó por concretar los componentes.

Con estas pruebas, la Unidad Central Operativa (UCO) y la Policía Judicial de la Comandancia de Gijón tendría los pilares para sustentar los arrestos de los dos sicarios, a lo que se suman las pruebas de cargo que también tendrían contra Pedro Nieva y contra Jesús, el amigo que le puso en contacto con las personas que ejecutarían el plan urdido por el inductor.

Más información