«Ha sido un accidente, estamos aquí para apoyar a Borja durante la búsqueda»

Borja Ovies y Juan Salas se encontraron ayer en el puesto de mando avanzado de Salinas. / OMAR ANTUÑA
Borja Ovies y Juan Salas se encontraron ayer en el puesto de mando avanzado de Salinas. / OMAR ANTUÑA

Juan Salas, hermano de la desaparecida Dévora, espera que «el dispositivo acabe cuanto antes y aparezca el cuerpo lo más pronto posible»

S. GONZÁLEZSALINAS.

La búsqueda de Dévora Salas, que cayó el mar el pasado lunes cuando pescaba en Arnao, cumple su quinto días sin que el operativo haya encontrado el cuerpo de la joven o alguna de sus pertenencias. Parte de la familia, residente en Madrid, ya se encuentra en Asturias. «Ha sido un accidente, una mala suerte, nosotros estamos aquí para apoyar a Borja durante la búsqueda», decía ayer su hermano, Juan Salas.

El jefe de zona y coordinador del operativo, Francisco Barreñada, ampliaba ayer el dispositivo de búsqueda a los concejos de Valdés y Colunga con el objetivo de rastrear el oriente asturiano pero sin perder de vista la costa castrillonense, que ayer era batida por miembros de la Cruz Roja. «A partir de ahora disminuiremos los efectivos a pie porque no son operativos y nos centraremos en los rastreos marítimos y aéreos, sobre todo seguiremos aprovechando la bajamar porque nos facilita la búsqueda», explicaba Barreñada, que también fue el encargado de explicar a la familia el avance del operativo y de exponerles los plazos que se marcan. «Sabemos que está en alta mar al no aparecer en el fondo de los acantilados, tenemos que esperar. Probablemente pasen unos días hasta que pueda visibilizarse el cuerpo», recalcaba el coordinador.

Más información

El puesto de mando avanzado se mantendrá en La Peñona, en Salinas, aunque «nos han dicho que pueden en unos tres días se retiren», comentaba ayer Nuria Fernández, madre de Borja Ovies, pareja de Dévora. Ovies agradecía ayer el trabajo realizado «por todos los equipos que forman parte del dispositivo que hacen todo lo posible por encontrarla». Mientras se suceden las labores de rastreo de la costa, la familia espera que «el dispositivo acabe cuanto antes y aparezca el cuerpo lo más pronto posible para que todo termine», recalcaba Juan Salas.

El helicóptero de Bomberos y el Helimer siguen dándose relevos para cubrir la costa asturiana, fijando su atención en las zonas de pedreros. Mientras que la patrullera de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo se encargan de vigilar desde Valdés a Colunga por mar. «Es probable que los próximos días puedan ser infructuosos por experiencia en anteriores dispositivos de búsqueda. La temperatura y las corrientes son fundamentales en estos casos», repetía Barreñada.

Dévora Salas y Borja Ovies habían acudido a los acantilados de Arnao la noche del domingo para pescar. Un golpe de mar les sorprendió arrastrándolos contra la pared de piedra. Mientras él logró sujetarse, tal y como relató a la Guardia Civil, que se encarga de la investigación, ella volvió a ser arrastrada por la ola, que la metió mar adentro. «La vi intentar nadar pero de repente la perdí de vista», relataba en los primeros momentos Ovies.

Desde la madrugada del domingo al lunes un amplio dispositivo busca el cuerpo de la joven madrileña, pero afincada en Luanco desde hace años. Se han hecho batidas continuas por tierra, mar y aire. «Los primeros momentos son fundamentales porque pueden ser decisivos para encontrar el cuerpo. En este caso la mar no nos lo puso fácil los primeros días porque no nos daba buena visibilidad en el fondo para que trabajaran los buzos. Finalmente entraron el jueves pero sin éxito en la búsqueda», explicó Francisco Barreñada.