«Solo hay una versión y se puede contar de dos maneras», afirma un socorrista de Valencia de Don Juan

Ainhoa, ayer, en la zona verde de las piscinas de Valencia de Don Juan. En el recuadro, el churro que portaba. /
Ainhoa, ayer, en la zona verde de las piscinas de Valencia de Don Juan. En el recuadro, el churro que portaba.

Malestar entre la plantilla por la repercusión del incidente por el que ayer se impidió el baño en las piscinas municipales a una niña avilesina con Síndrome de Rett que usaba un 'churro'

C. DEL RÍO

Niegan la mayor. Uno de los socorristas que ayer indicó a la madre de Ainhoa, una niña avilesina de seis años con Síndrome Rett, que su hija no podía bañarse con un 'churro' (flotador) en una de las piscinas del complejo municipal de Valencia de Don Juan, asegura que es «totalmente falsa» la versión difundida. «No fue expulsada, solo la advertimos y no fue echada del recinto. De hecho, me consta que siguió bañándose el resto de la jornada con manguitos en los brazos», ha explicado hoy a este periódico.

Este socorrista, que prefiere no facilitar su identidad, asegura que presenció toda la primera parte. Es decir, cuando vieron a Ainhoa con el 'churro' en el vaso olímpico y se le indicó que no podía bañarse con él porque podía molestar a otros bañistas. «No es un material apto para nuestras instalaciones. No está homologado y así se lo hicimos saber a sus responsables. Le ofrecimos otras alternativas, como el uso de un chaleco, y no las tomó», afirma. Ayer, Marta Vega Blanco explicó que su hija, que estudia en un colegio de educación especial, había aprendido a nadar con el citado 'churro' y no podía hacerlo de otra forma.

El socorrista continúa: «Tras esa indicación, su madre o responsable le quitó el 'churro' y la niña siguió bañándose. En las instalaciones hay, además, otras zonas aptas para el uso de este tipo de material». De lo que no puede opinar este profesional es de la reacción de su encargado porque no estaba presenta, aunque «nunca ha tenido una salida de todo». Al parecer, este habría invitado a la familia a utilizar el 'churro' en el río, a doscientos metros. La madre grabó al conversación. El socorrista, tras mostrar su indignación por la noticia, remarcó que «solo hay una versión de las cosas y se puede contar de dos maneras».

Paralelamente, la asociación Retando al Síndrome Rett emitió ayer a última hora un comunicado en el que denunció lo acontecido y confió en que «ninguna persona más tenga que pasar por este trago».

El comunicado íntegro es el siguiente: «Durante la mañana de hoy jueves 19 de julio,una niña de nuestra Asociación fue sacada de la piscina de Valencia de Don Juan, León, por el hecho de portar un churro que por su seguridad es necesario que lleve. Se da la paradoja que en esos momentos había más niños con flotadores que al parecer si que están permitidos. Al pedir explicaciones la madre, se le dice de muy malas maneras que allí no puede estar y que si quiere tiene el río a 200m, que allí sí puede utilizarlo, así como otras expresiones y frases que no merece la pena reproducir.

Ante todo esto, denunciamos la situación y desde el ayuntamiento nos piden disculpas diciendo que tomaran medidas ( No sabemos cuales), esperamos que ninguna persona más tenga que pasar por este trago. Bastante tienen ya las familias con su lucha diaria con las enfermedades como para que encima quieran pisotear los derechos que tienen. Como Asociación tomaremos las medidas oportunas y llegaremos hasta el final en esta y cualquier situación similar. Porque siempre seremos la voz que su enfermedad les ha robado..

En Oviedo, a 19 de Julio de 2018».

La madre de Ainhoa tenía previsto presentar hoy una queja formal en el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan, cuyo teniente alcald, José Jiménez, pidió disculpas por el incidente y se comprometió a que no volviera a ocurrir algo parecido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos