Premios Oscar 2019: la caída de Malek y otros momentos inolvidables de la gala

Rami Malek, al caerse tras recoger el premio./AFP
Rami Malek, al caerse tras recoger el premio. / AFP

La última edición de la gran fiesta del cine deja vestuarios sorprendentes, actuaciones estelares y discursos para el recuerdo, como el del asturiano José Andrés

AGENCIAS

Fue una gala plana, sin sorpresas y con pocas emociones, pero la 91 edición de los premios Oscar, como no podía ser de otra manera, deja imágenes y momentos para el recuerdo. Tanto la alfombra roja como la entrega de galardones han dejado secuencias que pasarán a la historia de la gran fiesta del cine.

El análisis

¿Cómo iba a pasar desapercibido un vestido de 19 kilos? Imposible. Y Glenn Close lo sabía, por eso eligió un deslumbrante dorado de Carolina Herrera que recordaba a la afamada estatuilla. Pero si hubo un estilismo que destacó sobre los demás fue el elegido por el actor y cantante Billy Porter, que asistió a la gala con un vestido de esmoquin de terciopelo negro de ancha falda diseñado por Christian Siriano. Francamente inolvidable.

Glenn Close y Billy Porter deslumbraron en la alfombra roja. / Reuters / EFE

La gala, que por primera vez en treinta años no ha tenido presentador, comenzó con uno de los grandes momentos de los Oscar 2019, la actuación de la banda británica Queen, protagonista de 'Bohemian Rhapsody', un título que sonó varias veces durante la noche. Con Adam Lambert como vocalista en el lugar de Freddie Mercury, el grupo abrió una fiesta con fragmentos de canciones como 'We Will Rock You' o 'We Are the Champions' y el grito «¡Bienvenidos a los Óscar!».

Pero si hubo un momento musical que destacó por encima de todos fue el que protagonizaron Lady Gaga y Bradley Cooper, que interpretaron a dúo sobre el escenario del teatro Dolby de Los Ángeles el tema 'Shallow' de la película 'Ha nacido una estrella', que se llevó el Oscar a la mejor canción. La pareja volvió a dar muestras de su gran complicidad, cantando junots, sentados al piano mejilla contra mejilla, con los ojos cerrados y una expresión de dulzura y pura emoción que suscitó un sonado aplauso del público y más de una lágrima.

También fue recibido con una gran ovación el homaneje del cineasta estadounidense Spike Lee, ganador del Oscar al Mejor guion adaptado por 'Infiltrado en el KKKlan', dedicó al desaparecido Prince y la película 'Haz lo que debas'. Vestido con un conjunto de tono púrpura, color preferido del cantante, publicó en Instagram: «My hermano Prince está mirando esta noche y cantando 'va a ser una noche hermosa'». Además, subió a recoger la estatuilla con dos anillos con las palabras «hate» (odio) y «love» (amor) como hacía el personaje del actor Bill Nunn de la cinta.

Pero si por algo se recordarán los Oscar de este año es porque se habló español. Y mucho. Lo hizo Javier Bardem, que salió al escenario a los sones del 'Cinema Paradiso' de Morricone, y lo hizo el chef asturiano José Andrés, que debutó en la gala con un alegato a favor de los inmigrantes y las mujeres: «Quién me iba a decir que iba a estar aquí. Pero bueno, así es la vida«, ironizó el restaurador antes de comenzar la gala, que aprovechó para hacer otra reivindicación: »El jamón ibérico no deja de ser en estas fiestas el artista del que nadie se da cuenta pero que ahí está presente«, dijo, en referencia a la inclusión de jamón ibérico de la empresa española Cinco Jotas en el menú de la fiesta oficial.

También habló español Alfonso Cuarón, que subió tres veces al escenario, pero no para recoger el premio a la mejor película a la que optaba 'Roma'. Con todo, cientos de vecinos del barrio que inspiró la celebrada producción saltaron de los asientos que ocupaban en la emblemática plaza Río de Janeiro desde los que seguían la gala en pantallas gigantes y aplaudieron y gritaron cada uno de los galardones conseguidos, incluido el de mejor director.

Los festejos por 'Roma' comenzaron horas antes de la ceremonia del Oscar con un festival musical realizado en el céntrico Monumento a la Revolución, donde grupos de rock y cumbia hicieron bailar a cientos de jóvenes ahí reunidos. Bajo el nombre de 'RomaFest', el evento estuvo dedicado a organizaciones que velan por los derechos de las trabajadoras domésticas, quienes celebraron que el filme de Cuarón haya visibilizado su lucha. «El triunfo de 'Roma' es muy importante y muy significativo para nosotras, no solo por el tema del que habla, sino por el rescate del (idioma) mixteco, sobre todo para muchas mujeres que venimos de Oaxaca (sur)», expresó Sofía Pablo, una extrabajadora doméstica.

Cuarón, con sus tres estatuillas y la celebración de los vecinos del barrio que inspiró 'Roma'. / AFP / Reuters

Pero no todo fueron reivindicaciones sociales y políticas, que también las hubo. También hubo momentos muy divertidos, como la salida al escenario de Melissa McCarthy y Brian Tyree Henri, que entregaron el premio al mejor vestuario ataviados de manera especial. Lucían modelos inspirados en la reina de 'La favorita' y la actriz estaba rodeada, como el personaje de la película, de conejos de peluche. Uno de ellos era una marioneta y no paró de moverse durante el discurso, convirtiéndolo en uno de los más divertidos de la gala.

Melissa McCarthy y Brian Tyree Henri durante la gala.
Melissa McCarthy y Brian Tyree Henri durante la gala. / AFP

Otro momento que se recordará de esta edición de los Oscar es la caída que sufrió Rami Malek después de recoger su premio a Mejor Actor por su interpretación de Freddie Mercury en 'Bohemian Rhapsody'. Al bajar las escaleras del escenario tras su discurso, sufrió una aparatosa caída recogida por las cámaras de los fotógrafos. Se ve cómo Malek apoya el Oscar en el suelo para intentar mantener el equilibrio. Se levantó, sonrió y saludó, pero tuvo que ser atendido por los sanitarios.