Alcoa pacta con Parter la venta de las factorías con el apoyo del Gobierno, pero no de la plantilla

Los integrantes de la marcha tuvieron que realizaron un rodeo sobre el recorrido previsto. ::/RODRIGO JIMÉNEZ
Los integrantes de la marcha tuvieron que realizaron un rodeo sobre el recorrido previsto. :: / RODRIGO JIMÉNEZ

El Principado pide «consenso»; mientras el comité avilesino insiste en que se retome la oferta de Quantum

N. A. ERAUSQUIN / E. PANEQUE / S. S. FERRERÍAGIJÓN.

Era la única opción que barajaba Alcoa desde el pasado viernes y se sabía que apenas quedaban unos flecos para cerrar el acuerdo, detalles que se concretaron en este inicio de semana y, ayer, la multinacional aluminera anunció que había llegado a un principio de acuerdo con el fondo suizo Parter para la venta de las plantas de Avilés y La Coruña. La operación contó de forma inmediata con el beneplácito del Ministerio de Industria, que la «valora positivamente» y que considera que con ella «se cumple el compromiso suscrito» en enero, pero lejos de apaciguar la incertidumbre en la que viven los trabajadores de las factorías desde que se anunció el cierre hace nueve meses o sus críticas por el desarrollo del proceso, ha encendido sus ánimos.

La plantilla avilesina nunca ha escondido su preferencia por la oferta del grupo alemán Quantum, sobre todo, en los últimos días, y condena «que dicho ministerio sea cómplice de las pretensiones de Alcoa por encima de los intereses de los trabajadores afectados». El comité de empresa asturiano, con una parte en la 'Marcha del Aluminio', otra en la factoría de San Balandrán y otra en Italia visitando las plantas de Quantum, sigue exigiendo que se retome la propuesta de este fondo germano, propietario de Vauste, la antigua fábrica gijonesa de Tenneco. En un comunicado, «lamenta profundamente» que el gabinete de la ministra Reyes Maroto «esté actuando de forma unilateral anunciando y bendiciendo acuerdos que son totalmente desconocidos para los trabajadores de Avilés», sobre todo, tras recabar la opinión de la plantilla asturiana. En este sentido, insiste en exigir que se retome la propuesta de Quantum, sobre todo, después de que una delegación del comité visitara las plantas que tiene en Alemania e Italia y haya podido conocer mejor su propuesta para Avilés, que pasa por crear la mayor factoría para refundir aluminio de Europa. La factoría no recuperaría las cubas de electrólisis, pero permitiría también mantener la actividad sin la espada de Damocles que supone el precio de la energía, ya que sería menos electrointensiva. Ante esta situación y con gran malestar, los trabajadores han decidido continuar con la 'Marcha del Aluminio' y anuncian que aumentarán la intensidad de las protestas hasta que sus reclamaciones se vean satisfechas.

Encierro en La Coruña

Industria considera que el proyecto del fondo suizo es el «más lógico»

En La Coruña, los ánimos también están caldeados. En su caso prefieren a Parter, porque Quantum solo había presentado una oferta por la fábrica avilesina, pero no las tienen todas consigo y su comité de empresa pide al Ejecutivo central que dé «garantías» sobre el proyecto. Como muestra de presión, un grupo de doce empleados se ha encerrado en la Delegación del Gobierno en Galicia. Además, el presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho, ha hablado de la existencia de «presiones» para impedir su presencia y la de los representantes asturianos en la reunión con responsables de Parter a la que el Ministerio de Industria convocó ayer al Principado y a la Xunta. En este encuentro se detallaron aspectos relativos al mantenimiento del empleo, las inversiones previstas o el calendario que se plantea.

Raül Blanco, secretario general de Industria y de la Pyme y alto cargo del gabinete de Maroto, defendió durante el encuentro que la oferta de Parter es la única opción negociada entre todos los agentes involucrados en el proceso para el mantenimiento del 100% del empleo, al menos para los próximos dos añosy consideró que el preacuerdo es el más «lógico».

Por parte del Gobierno asturiano acudió el director general de Industria, Manuel Monterrey, que, una vez terminada la reunión, aseguró que era «positivo» disponer de más información, aunque recordó que el órgano de decisión es la mesa técnica que se celebrará mañana y, en todo momento, habló en plural para referirse a que había que analizar las «ofertas» presentadas.

Por la mañana, antes de conocerse el preacuerdo, el consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado, Isaac Pola, se había mostrado esperanzado en que Quantum hiciera una «oferta mejorada». Según fuentes conocedoras del proceso, el fondo alemán espera presentar hoy mismo una propuesta que incluye las dos factorías, ya que uno de los mayores inconvenientes de su proyecto era que su planteamiento solo contaba con la planta de Avilés. Además, la falta de garantías financieras que argumentó Alcoa para excluirlo de esta fase final están también subsanadas.

Ya de tarde, Pola insistió en que el Principado defiende que «las ofertas que puedan enriquecer la solución final sean reconsideradas». Sí reconoció que, de momento, el único proyecto presentado globalmente es el de Parter, aunque también aseguró que «la solución debe venir presidida por un consenso entre todas las partes», algo que ahora no existe.

No obstante, no está todo hecho. El acuerdo con Parter no entra en vigor de forma automática, sino que previamente deben obtenerse las aprobaciones internas de ambas partes y ser ratificado por las diversas comisiones de los representantes de los trabajadores. Su proyecto garantiza el empleo y la actividad dos años, pero condiciona el arranque de las cubas de electrólisis a una reducción considerable de la tarifa eléctrica. Esta condición suscita grandes recelos en la plantilla asturiana, que no ve creíble que esto pueda pasar y teme que en 24 meses, en vez del despido parcial con condiciones mejoradas que ahora ofrece Alcoa, se produzca una extinción total de los contratos con las indemnizaciones mínimas que recoge la ley.

Contratada una consultora

Y mientras Alcoa anunciaba el acuerdo con Parter, una delegación del comité de empresa de Avilés visitaba ayer una factoría de Quantum en Venecia y hoy harán lo propio con otra cerca de Roma, tras estar el lunes en una de Hanóver. Este viaje está reafirmando su impresión inicial de que el proyecto del grupo germano es mejor. «Nos parece incomprensible que se esté dejando fuera la oferta del grupo Quantum», insistió ayer el comité, que considera que su planteamiento es el único con una base «creíble» y un plan industrial. De hecho, ya está contratada la consultora independiente que el fondo alemán prometió para analizar su propuesta, otra garantía que valoran los representantes de la plantilla avilesina, que insisten en asegurar que Parter no les ha detallado nada.

Noticias relacionadas