«Hay viabilidad económica para una de las plantas», dice Maroto en el Congreso

Diputados de Unidos Podemos, En Comú y En Marea exhiben las camisetas de rechazo al cierre de Alcoa como muestra de apoyo a los trabajadores presentes en la sesión de ayer del Congreso. / EFE
Diputados de Unidos Podemos, En Comú y En Marea exhiben las camisetas de rechazo al cierre de Alcoa como muestra de apoyo a los trabajadores presentes en la sesión de ayer del Congreso. / EFE

La ministra de Industria asegura a Foro que «es consciente» del peso «vital» de la industria en Asturias y se compromete a contribuir a sustentarla

LAURA CASTRO GIJÓN.

La lucha de los trabajadores por evitar el cierre de Alcoa en La Coruña y Avilés se coló ayer en la sesión de control del Congreso. Fueron múltiples las manifestaciones: representantes del comité de empresa asistieron a la sesión desde la tribuna de invitados, los partidos interpelaron a la ministra de Industria, Reyes Maroto, para conocer la última hora del proceso y los diputados del grupo confederado de Unidos Podemos, En Comú y En Marea exhibieron las camisetas de rechazo al cierre de las plantas.

El conflicto comenzó a exponerse con un intercambio de reproches entre Maroto y la diputada popular Tristana María Moraleja, quien responsabilizó a la titular de Industria y a su Gobierno de estar «desmantelando» el sector. Maroto, por su parte, acusó al Ejecutivo de Mariano Rajoy de provocar la crisis que ahora tiene por cabeza visible a Alcoa con unos recortes de entorno a los mil millones de euros y una congelación de todos los programas de industria.

Tras el breve rifirrafe, llegó un nuevo anuncio por parte del Gobierno central. «Alcoa no tiene por qué cerrarse, pues hay viabilidad económica para una de sus plantas», mencionó Maroto sin desvelar de cuál de las dos se trataba. La afirmación levantó ampollas entre los representantes del comité de empresa que le pidieron a la ministra que tuviera «más sensibilidad» a la hora de adelantar el futuro de las factorías. «Sé que están haciendo esfuerzos y buscando alternativas, pero me gustaría que tuvieran más cuidado con las declaraciones que hacen porque pueden hacer mucho daño», lamentó José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité de empresa. «Causan incertidumbre en la plantilla y no es el momento de añadir nuevas preocupaciones», insistió.

Más información

La ministra quiso matizar su mensaje destacando el «compromiso» adquirido por el Ejecutivo central para garantizar el mantenimiento de todos los puestos de trabajo y garantizar el mantenimiento de la actividad en las dos factorías, pero ya está tanteando a diferentes inversores con la idea de animar a la multinacional a vender sus instalaciones de La Coruña y Avilés. Algo en lo que, por el momento, los sindicatos no quieren hacer demasiado hincapié, pues prefieren concentrarse en la retirada del ERE.

La diputada Yolanda Díaz Pérez, del grupo confederado Unidos Podemos, En Comú Podem y En Marea, también interpeló a Maroto y le pidió que adopte medidas cuanto antes. Entre otras y tal y como pide el comité de empresa, «levantar el ERE de la mesa mientras se negocia». Asimismo, instó a la ministra a «actuar con todas las armas para hacer frente a las multinacionales», por ejemplo, bloqueando la entrada del aluminio procedente de Arabia Saudí en los puertos españoles, además de «redefinir la política industrial en materia energética», pues de no hacerlo, advirtió Díaz, «no solo caerá Alcoa, sino que el resto irá detrás». Con el lema de «Alcoa no se cierra», Díaz finalizaba su intervención mientras los diputados de su grupo levantaban las camisetas de rechazo al ERE de las plantas de Avilés y La Coruña.

Un negocio de 2.600 millones

Foro quiso trasladar la «preocupación» de los asturianos por el futuro de la industria electrointensiva en la región y el diputado Isidro Martínez Oblanca le preguntó a Maroto si conocía el peso que tiene el sector en el Principado. La ministra aseguró que «el Gobierno es consciente de ello» y añadió: «La industria del metal es vital en Asturias y por eso el Ejecutivo lleva a cabo distintas políticas para contribuir a su sostenimiento». Entre ellas, citó las ayudas compensatorias por costes de emisiones indirectas de CO2 y varios programas de apoyo a la inversión e innovación industrial.

Detalló, además, que en Asturias la industria del metal -incluye el aluminio, el acero y el zinc- supone una cifra de negocios de 2.600 millones de euros. Esto es un 30% del total de la industria manufacturera de la región y emplea, asimismo, a 7.900 trabajadores, lo que se traduce en un 19% del total de este sector.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos