Las últimas excentricidades de Pilar Rubio y Sergio Ramos en su boda

Pilar Rubio y Sergio Ramos, en 'capilla'. /Antena 3
Pilar Rubio y Sergio Ramos, en 'capilla'. / Antena 3

La pareja contraerá matrimonio el próximo fin de semana en Sevilla

Carla Coalla
CARLA COALLA

Con la Catedral de Sevilla y la finca 'La Alegría', propiedad de Sergio Ramos, como telón de fondo, apenas quedan cinco días para ver a Pilar Rubio avanzar hacia el altar. Pero, ¿irá vestida de blanco? Muchas son las incógnitas que rodean a una boda en la que las excentricidades de los novios necesitan ya más dedos que los de una mano para contarse. El ansia de privacidad, exclusividad y originalidad ha provocado que la presentadora y el futbolista hayan blindado la celebración hasta el extremo.

Sergio Ramos se ha bautizado en los últimos días, y ambos llegarán a Sevilla unos días antes del enlace para acabar de ultimar los preparativos.

El sábado 15 de junio, las visitas a la catedral y a la Giralda se suspenderán a las 15:30, antes de lo habitual. En otras bodas se compaginan, pero en esta ocasión, dada la relevancia de los novios e invitados, no podrán visitarse esos monumentos durante la ceremonia. De hecho, según publica ABC, la empresa de seguridad que ha contratado la pareja, habría solicitado que el personal habitual que trabaja allí, abandone también las instalaciones horas antes de la boda.

Una de las medidas más sobrecogedoras que ya han trascendido sobre el enlace de Rubio y Ramos tiene que ver con el acceso, tanto primero a la Catedral de Sevilla, en la que tendrá lugar la ceremonia, como posteriormente a la finca en la que se celebrará la fiesta. Según ha trascendido, los invitados tendrán que llevar una especie de calcomanía en el antebrazo con forma de unicornio, que sería personal e instransferible, evitando así que acceda al recinto nadie que no forme parte del evento, bien de los invitados, bien de la organización.

Esta peculiar y polémica medida se une a la denegación del acceso a los menores de 18 años, la prohibición de vestir de blanco, rojo, rosa, verde y naranja, además de que no se permite el acceso con teléfonos móviles. Unas medidas que, de cumplirse, permitirán a los invitados a la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos disfrutar, entre otras cosas, de la voz de Niña Pastori durante la ceremonia, y de un concierto privado de ACDC en la celebración.

Noticias relacionadas