La Semana Grande llena Gijón y los concejos próximos

Dos turistas, una de ellas con un plano de Gijón en la mano, hacen fotos desde el Muelle de Pelayo y la plaza del Marqués. / DANIEL MORA
Dos turistas, una de ellas con un plano de Gijón en la mano, hacen fotos desde el Muelle de Pelayo y la plaza del Marqués. / DANIEL MORA

Cuelga el cartel de completo, por lo que las plataformas de reservas ofrecen plazas en Carreño, Oviedo y Avilés | La hotelería reconoce un incremento de tarifas de hasta el 10%, mientras que la hostelería vuelve a tener lista de espera para cenar en los Fuegos

CHELO TUYA GIJÓN.

«En agosto, si tuviéramos dos edificios más de apartamentos, también los llenaríamos». La frase, de Cristina Cueto, propietaria de Apartamentos Capua, resume el sentir del sector turístico gijonés. Sobre todo esta Semana Grande, en la que los empresarios han colgado el cartel de completo.

Las principales plataformas de reservas por internet -Booking, para alojamientos hoteleros, y Airbnb, para pisos turísticos- advierten al turista de que, para visitar Gijón, deberá alojarse en otro concejo. Carreño, Oviedo, Avilés y Siero son los principales beneficiarios de un lleno que viene acompañado de aumento de rentabilidad. Las tarifas están, de media, un 10% más altas.

Tanto es así que las pocas habitaciones que quedan libres están a precios previos a la crisis. Una pensión tenía 250 euros como tarifa para su única habitación sin reservas este fin de semana. Un hotel de cuatro estrellas con vistas al mar, dejaba la suya en 220, mientras que un tres estrellas céntrico ofrecía alojarse por 160. Para un recién llegado que quiera permanecer en la ciudad hasta el día 15, cuando el Restallón cierra las fiestas de Begoña, las opciones de alojamiento llegan hasta los 809 euros de precio por cuatro noches. En una pensión.

Más información

189 euros por una noche

Intentar reservar con vistas a San Lorenzo, para poder disfrutar de la noche de los Fuegos, implica pagar 189 euros por una de las escasas habitaciones que quedan libres ese día. En la noche más multitudinaria del verano gijonés, los hoteles están al 90% y los pisos turísticos, llenos.

«Los precios han subido, de media, un diez por ciento», reconoce Cristina Cueto, mientras que Beatriz Cimadevilla precisa que «las tarifas son, más o menos, las del año pasado. Lo que sí vemos es que el cliente no pide ofertas, porque sabe que estamos en temporada alta». Desde luego, ambas «tenemos completo en Semana Grande», como también el mayor camping de la región, el Municipal de Deva.

Fuentes del campamento confirmaron que los bungalós «están casi al cien por cien», mientras que la ocupación de las parcelas «llega al 65%». A diferencia del resto de alojamientos, desde el camping se asegura que los precios «no han variado. Ni bajamos durante la crisis ni hemos subido ahora, que todo parece que mejora. Sobre todo en temporada alta».

Una temporada alta que, según Javier Martínez, «permitirá mejorar el mes de julio», el más lluvioso desde 1996. Una apreciación en la que coincide con Beatriz Cimadevilla: «Se nota que está haciendo mucho más calor en otras comunidades», explicó la hotelera. «Agosto ha empezado bien y, aunque en Semana Grande no tiene mérito llenar, sí tenemos buenas previsiones», señaló el empresario hostelero, vicepresidente de Otea, la patronal que aglutina a las asociaciones de hotelería y hostelería de la región.

Unas buenas previsiones que llegan a comedores llenos para la noche de los Fuegos, «como el del Ambigú. Y medio lleno ya Bellavista», explica. Desde otra de las asociaciones hosteleras de la ciudad, la que preside Óscar Gavino, se presenta un panorama más contenido «en los barrios». Aunque él también tiene reservas para la noche de los Fuegos, «el nivel está más bajo que el año pasado». Desde su experiencia, el consumo es más reducido que en el centro. Tenemos turistas que vienen todos los años y gastan menos que en 2017», aseguró.

Son visitantes que repiten también en los alojamientos. «En nuestro caso, casi un 40% de los clientes de agosto ya vinieron en años anteriores», constata Cristina Cueto, hasta el punto de que dejan la reserva hecha de un año para otro. Lo mismo ocurre en el hotel más cinematográfico, el Asturias, donde se rodó la oscarizada 'Volver a empezar', o en el San Miguel. «Afortunadamente tenemos clientes que repiten cada año», apunta Cimadevilla.

Conciertos como atractivo

La sensación del sector contrasta con los informes que maneja el Consistorio. El concejal de Festejos, Turismo y Deportes, Jesús Martínez Salvador, tiene claro que «la rentabilidad ha subido. Estamos creciendo entre un 5 y un 10% todos los meses en turistas y la rentabilidad lleva un ritmo similar».

Para el edil, los resultados de Gijón «contrastan con lo que está ocurriendo en otras ciudades del Norte». No las cita, pero lo cierto es que el Instituto Nacional de Estadística (INE) constata el descenso en turistas y reservas de capitales como Oviedo y Santander.

«Estamos a la espera de los datos de julio, que no llegarán hasta final de mes», apunta Martínez Salvador, pero augura «que no serán muy malos», pese a las lluvia que empañaron muchas de las actividades. «Sí es cierto que el tiempo no acompañó, pero la programación festiva sí lo hizo. Hemos tenido muchos conciertos que han tenido una media de 2.000 espectadores. Eso se notará», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos