Las tutorías entre alumnos para luchar contra el acoso escolar reducen las agresiones un 52%

Los alumnos de Secundaria llenan el Teatro Jovellanos en la jornada de convivencia contra el acoso escolar. / FOTOGRAFÍAS DE CAROLINA SANTOS

Casi 20.000 estudiantes han participado desde 2016 en este programa, que ha ayudado a rebajar las situaciones de ansiedad y depresión

OLGA ESTEBAN GIJÓN.

El programa Tutoría entre Iguales, la iniciativa de prevención del acoso escolar que se aplica en los colegios e institutos de Gijón desde hace varios cursos, empieza a dar sus frutos. Según una evaluación externa realizada con datos generales de todo el país, el TEI reduce las agresiones físicas un 52,1% y el acoso verbal en un 28,8% en los grupos que aplican el programa, en comparación con otros que no lo hacen. También ha rebajado la percepción de situaciones de ciberbullyng en un 28%. El TEI ha ayudado además a disminuir las percepciones de ansiedad y depresión entre el alumnado. En contraposición, ha aumentado la autoestima de los chicos y chicas, así como la integración social, la cooperación entre estudiantes y la comunicación entre familias y su entorno.

Son algunos de los datos primeros datos que se han conocido de la evaluación externa que ha realizado la Universidad de Alicante sobre este programa, una idea original de Andrés Bellido, que arrancó en centros educativos en el curso 2002-2003. En Gijón llegó en 2016-2017 y la ciudad se ha convertido en un referente, por la implicación del Ayuntamiento, por el número de centros adheridos y porque gracias a ambas cosas se han puesto en marcha ampliaciones del TEI y cuestiones experimentales. La formación ha llegado a alumnos y profesores, y también a monitores de comedor y a las familias. Además, las tutorías se han adaptado para Infantil y el Sanatorio Marítimo se ha convertido en centro pionero en todo el país en la aplicación del programa para alumnos de Educación Especial.

Para todos quienes están implicados en el TEI en Gijón ayer fue un día de fiesta. Se celebró la primera jornada de convivencia contra el acoso escolar, en el Teatro Jovellanos. 1.700 alumnos representaron a los 20.000 sobre los que se calcula que el programa ha tenido impacto en estos últimos cursos. El TEI se sustenta en la «tutorización emocional entre iguales». De este modo, alumnos mayores son tutores de otros más pequeños. Una especie de 'hermano mayor' con el que poder contar en caso de problemas. En la jornada participaron los alumnos tutores.

Rap, Sabina y bailes

Primero llenaron el Jovellanos los grupos de Primaria de los colegios Montiana, Noega, Santo Ángel, Patronato San José, Jovellanos, San Miguel, San Vicente, Inmaculada, Cervantes, Dominicas, Ramón de Campoamor y Jacinto Benavente. Después, los de Secundaria del Sanatorio Marítimo, los IES Montevil, Padre Feijoo y Rosario Acuña y los colegios La Corolla, Santo Ángel, Patronato, Dominicas, San Vicente, San Miguel e Inmaculada. En ambas sesiones estuvieron representantes del Grupo de participación infantil y juvenil del Ayuntamiento y la concejalas de Educación y Servicios Sociales, Montserrat López y Eva Illán.

Con toneladas de imaginación, cada centro expuso su experiencia con el TEI. Hubo cuentos, bailes, raps, vídeos, fotos... Y, sobre todo ello, mensajes repetidos: diálogo, respeto, empatía, igualdad, tolerancia cero ante la violencia... Defendieron los alumnos de Primaria una escuela inclusiva y tolerante. «Sembrando igualdad por todas partes crecerán las ganas de abrazarse, las risas y los sueños. Cuántas cosas grandes nacen de algo tan pequeño», cantaron los del Jovellanos. En el San Miguel le 'robaron' la música a Sabina para decir que «yo no quiero que mires para otro lado si necesito ayuda; yo no quiero matones en mi cole; yo sí quiero una clase que me mole». El rap del Jacinto Benavente resumió de una forma más que original todo lo que allí se había expuesto: «Por el patio van los matones, que son unos cobardes, que no tienen valores. Somos millones. No dejaremos que se crean los mejores. El TEI lo peta con esta meta».

Más