Burger King reclamará una indemnización de 1,7 millones por el cierre de su local en Modoo

Un cartel anuncia una de las zonas clausuradas por Estabona este mes. / PIÑA
Un cartel anuncia una de las zonas clausuradas por Estabona este mes. / PIÑA

El Calatrava cerrará sus puertas a finales de marzo por decisión de los gestores Estabona Management | La propiedad notifica a los comercios que la galería cerrará el próximo 31 de marzo, pero no avanza los planes para reflotar el espacio

JUAN CARLOS ABAD

Estaba anunciado pero ayer se hizo real. La nueva gerencia del centro comercial Modoo notificó a los comercios que todavía quedan abiertos que cerrará sus puertas el próximo 31 de marzo. La reacción por parte de una de las empresas, Burger King, que según explicó a este diario, «conserva un volumen de negocio aceptable» no se hizo esperar y avanzó que la matriz española pedirá 1,7 millones de indemnización a los propietarios de la galería, Espacio Oviedo S.L., en concepto de lucro cesante cuando aún le quedan 18 años de alquiler y tiene en plantilla a 47 trabajadores que pueden perder su empleo por una decisión ajena a la empresa.

Las primeras noticias acerca de los planes de Estabona, la inmobiliaria que asumió parte de la propiedad del inmueble, para desalojar el edificio llegaron en otoño. La primera empresa que saldrá de las tripas del centollo será Stradivarius, hoy. Le seguirán a lo largo de este mes y el siguiente todas las demás: Primark, Benetton, Telepizza, La Casa del Libro, Café y Té, Game...

Más información

Pero el éxodo de tiendas comenzó el pasado julio cuando el Corte Inglés, que todavía posee el 20% de sus activos inmobiliarios en el complejo, cerró. Estabona, la cara visible de la nueva gerencia, comenzó entonces a pergeñar su estrategia para volver a llenar de contenido los 40.000 metros cuadrados de superficie. Para eso, en teoría, los necesita vacíos.

La galería comercial abrió en marzo de 2008 con 40.000 metros de locales

En su portfolio Estabona sostiene que pretende «ejecutar un plan de negocios enfocado a las necesidades del mercado». Pasarían sus planes por instalar unos cines y «desarrollar sinergias con otros usos en el edificio» como la actividad congresual, hotelera o la administrativa con las oficinas de las consejerías del Principado alojadas en las alas.

Sin embargo, empresarios preguntados acerca de estos planes afirman desconocerlos. En lo peor, se temen que toda la operación quede en nada salvo en un enjuague inmobiliario entre fondos de capital riesgo y todo ello supeditado a que los alquileres, de por sí desorbitados, suban.

Del porvenir del centro, cuyo día a día sigue estando a cargo de JLL pero que gestiona ya, en nombre de los nuevos dueños, ha trascendido que se va a «hacer una adaptación a un centro de ocio». Desde el centro comercial hay quien apunta a que las primeras reformas llegarán en abril. Lo cierto es que desde navidad la empresa comenzó a cerrar pasillos desiertos mediante la colocación de pladures. La clausura de ciertas zonas o que durante 2017 no se haya invertido un euro en marketig, para los propietarios de los negocios significa que «lo han dejado morir».

Cierres en cadena

La galería comercial abrió en marzo de 2008 bajo el nombre de Espacio Buenavista y gestión de la holandesa, Multi Development, que la había adquirido por cerca de 130 millones de euros a Jovellanos XXI. Los gestores anunciaron entonces que esperaban seis millones de visitantes al año, pero incluso para la fecha inaugural había locales vacíos. Cinco años más tarde, los espacios comerciales sin inquilino pasaban de 40 y pronto se sumó una ríada más de cierres ante la subida de los alquileres acordada por los propietarios. Incluso grandes atractores, que no pagaban renta, como Zara abandonaron la nave sin explicación oficial, pero dejando caer que era la tienda de Inditex con menor facturación por metro cuadrado del país.

Un año más tarde, los locales vacíos pasaban de 60, más de la mitad de la superficie bruta alquilable. La nueva gestión de las empresas JLL y Alpha Real Capital no logró reflotar entonces la galería. Tampoco lo lograron antes Multi Development, CRBE Investors o Auxideico. Ahora, Estabona anuncia inversiones millonarias para devolverle vida, mientras las grandes cadenas abandonan también sus tiendas de calle en Oviedo. Difícil.