Fiesta del Asturcón: 'Indomable' busca pelea

'Indomable', el asturcón que nunca ha sido doblegado, en una finca de Vallobal, donde espera para subir al Sueve. / Xuan Cueto

'Indomable', que aún no ha podido ser montado, se presenta este sábado en la fiesta del Sueve para demostrar por qué esta se ha ganado el título de Interés Turístico Nacional

Miguel Rojo
MIGUEL ROJOGijón

Es heredero por derecho propio de un linaje indomable, el de los Asturcones. Hasta su nombre lo certifica. 'Indomable' lo bautizaron antes incluso de que demostrase que lo era. Es el último de los del monte, el que aún nadie ha podido montar, así que, por noveno año consecutivo, será el rey de la fiesta que mañana se celebra en la majada de Espineres, en Piloña, en plena sierra del Sueve. A saber: subida bien temprano en romería hacia la majada. Si no se tiene concertado un transporte en todoterreno, desde el Altu de la Llama el paseo es de hora y media, bien cuesta arriba: algo más de cuatro kilómetros. El lugar merece la pena, con vistas impresionantes, un pequeño núcleo de cabañas, fuentes, verde y gran ambiente. El sol suele pelearse con la bruma en la majada, casi a 900 metros de altitud, donde alguno pasa ya la noche anterior en tienda de campaña. Esta noche, como la de mañana, habrá servicio de bar. Gorras y cremas para el sol, bienvenidas si está despejado. Chaquetina gorda si las nubes abrazan la majada. Mañana sábado, a partir de las once, ya habrá actividades. Dibujo infantil y paseos a lomos de asturcones domesticados para abrir boca. Después, los actos institucionales: pregón de Juanito Oiarzabal y entrega de premios: uno de ellos será al diario EL COMERCIO, por su apoyo a la fiesta y dos más para Enrique Carballeira y Nel Acebal, corresponsal en Piloña y fotógrafo decano de la comarca, cuyas historias sobre El Sueve siguen ilustrando hoy en día estas páginas. Por la tarde, tras la comida, habrá canción asturiana y, a eso de las cinco y cuarto, el marcaje, la monta y la doma de los asturcones. Este año, en vez de fuego, se utilizará por primera vez tinta para marcar los ejemplares, por eso del daño a los animales. Y después llegará el momento más espectacular, el de la lucha del hombre contra la furia de 'Indomable' y 'Escurridizo', que no le queda a la zaga. Ambos reinan en el Sueve, y solo durante esta fiesta nos atrevemos a desafiarles.

Allí, en libertad, suelen pasar el año de junio a noviembre los caballos de la ACAS, la Asociación de Criadores de Asturcones del Sueve, organizadores de la fiesta. Salvo 'Indomable' y 'Escurridizu', que están siempre sueltos por el monte salvo los días previos a la fiesta, el resto suelen pasar el invierno en fincas particulares o de la asociación, donde tienen más relación con los humanos.

Nuestros dos protagonistas, sin embargo, son mucho menos sociables. Nos cuenta quien mejor les conoce, Saúl Diez, que tienen heredero, porque hay algún asturcón joven que ya apunta maneras. ¿Su nombre? 'Trueno XV'. «Es un asturcón de dos años y pico, que quizás tenga su oportunidad, puede que este mismo año». Depende de cómo vayan evolucionando 'Indomable' y 'Escurridizo'. «A esos vale más no acercarse, yo les llamo y vienen, porque les doy algo de comida de vez en cuando», apunta Diez, que ayer subió al monte en busca de 'Escurridizo' para 'invitarle' a la fiesta.

El resto de asturcones de las manadas del Sueve son más sociables. «Me siento en el campo y me rodean todos cuando les llamo, me tiran de la camiseta, me tiran del pelo... Eso sí, la mayoría, de mano, no se dejan montar ni poner la cabezada, salvo excepciones», aclara.

ACAS, ahora mismo, tiene 29 asturcones en propiedad, y este año se marcarán cinco o seis ejemplares. Le decimos a su cuidador que nos describa a 'Escurridizo' e 'Indomable'. Y son muy distintos. «El primero se va a la gente, lleva en sus genes atacar a quien venga hacia a él. Es más fácil de montar, pero el problema es atreverse. Es el más peligroso de todos, se defiende con furia si te acercas, y puedes salir mal parado». Aún así, ya hubo quien se atrevió y quien logró subirse a su grupa. «Pero sigue teniendo mala leche», advierte Diez. Quizás quiera vengarse este año...

Por su parte, 'Indomable' es mucho más sociable, sobre todo con su cuidador, pero no le gustan las multitudes. Y para él, más de dos personas son multitud. «Si los ves en la finca son nobles y tranquilos, pero no quieren que la gente se acerque», describe. Y aunque menos violento, no soporta que lo toquen y enloquece cuando alguien intenta subirse sobre él. «'Indomable' lleva nueve años sin ser montado en el Sueve, ni tampoco en una exhibición que hubo en el Parador de Cangas de Onís ni en el Centro Asturiano de Oviedo, sigue victorioso», destaca Diez. Algún día terminará su reinado, quizás mañana, quizás el año que viene.

Más allá de estos dos pesos pesados, que van por libre, el jefe de la manada principal es hoy en día 'Macalpi II'. Como fue su padre, 'Macalpi I', es el macho dominante del Sueve.

Aunque hay otra pequeña manada en la que manda el mencionado 'Trueno XV', el futuro del Sueve. Nació en 2016 y es «estilo a 'Indomable'», advierte el cuidador. Habrá que seguirle los pasos, porque para reinar en el Sueve no vale cualquiera. «Los asturcones están siempre a la gresca. Los machos se pelean entre sí por dominar la manada, así que alguno a veces sale mal parado.

Son nueve o diez en cada manada y, si metes una yegua nueva, ellas se acaban peleando. Si metes un macho, el jefe defiende su predominancia y trata de echarle. En cuanto pasan del año, los potros intentan arrimarse a las yeguas y el jefe les echa fuera también. Y, si entre las yeguas jóvenes hay alguna con las que no tiene buen rollo, también la echa de la manada. Pelea continua, vamos. ¿Algún valiente se atreve a retarlos?

Más información