Javier Fernández pedirá a Sánchez que fije un calendario para el cierre de las centrales de carbón «a medio y largo plazo»

El presidente del Principado, Javier Fernández, durante su intervención en la Junta/Pablo Lorenzana
El presidente del Principado, Javier Fernández, durante su intervención en la Junta / Pablo Lorenzana

El presidente del Principado insiste en que es el Estado el que debe regular el cese de la actividades de las térmicas | Critica el efecto «disuasorio» que las declaraciones de la ministra Ribera puede tener ante posibles inversiones | Pedirá al presidente del Gobierno que negocie ante la Comisión Europea una prórroga para el cierre de las minas

Daniel Fernández
DANIEL FERNÁNDEZGijón

Javier Fernández acudirá a la reunión del próximo 25 de julio en la Moncloa con Pedro Sánchez con un mensaje claro: descarbonización sí, pero no exprés, sino progresiva y adaptada a los territorios. Y así lo trasladó el presidente del Principado al resto de grupos al término de su intervención en el pleno sobre carbón y transición energética celebrado esta mañana en la Junta General, una sesión extraordinaria convocada a petición de PP, IU y Foro y que sirvió al Ejecutivo asturiano para fijar su posición ante proceso que debe afrontar el país.

Fue un debate el de esta mañana en la Junta que sirvió para comprobar que en materia de energía la coincidencia de los grupos, salvo matices, es plena. Todos apuestan por una transición justa, adaptada a los territorios. La diferencia está en cómo y, sobre todo, cuando, debe afrontarse ese proceso de descarbonización. Y ahí, incluso, hay posiciones ambiguas.

Javier Fernández fue quien abrió el debate, haciendo una radiografía del sector energético asturiano y los efectos que tendrá en la economía una descarbonización exprés, como plantea la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. En especial advirtió de los efectos negativos que para la economía tendrá un adelanto del cierre de las centrales térmicas de carbón –Iberdrola ha anunciado el cierre de Lada para 2020--, puesto que afectaría de lleno al precio de la energía, encareciéndola.

Esta previsible subida de precios afectará de lleno a la industria electrointesiva, especialmente Asturias, que concentra buena parte de los grandes consumidores de electricidad de España –Arcelor, Asturiana de Zinc, Alcoa, entre otras. Pero no solo a la industria de la región, sino a la nacional, porque salvo La Rioja, Baleares, Canarias o Navarra, todas las comunidades cuentan con al menos un alto horno eléctrico. Por ello, Fernández defiende que este proceso de transición energética sea abordado desde un punto de vista global, nacional, y así se lo trasladará el próximo día 25 al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión que mantendrán en la Moncloa.

Javier Fernández inició su intervención recordando que Asturias y España ya cumplen los objetivos marcados por la Unión Europea para 2020, que son una reducción del 20 por ciento de las emisiones de gases contamminantes; un 20 por ciento de mejoras de ahorro y eficiencia energética y un 20 por ciento de producción energética de renovables y que actualmente es ya del 17 por ciento.

En este contexto, el presidente del Principado recordó que de las cuatro centrales térmicas de Asturias que emplean el carbón, solo EdP ha anunciado que mantendrá la actividad más allá de 2020, tras sus inversiones para adaptar las instalaciones a la normativa. Gas Naturall Fenosa deja en el aire la continuidad de la de Soto de la Barca, en Tineo, e Iberdrola mantiene, como hoy publica EL COMERCIO, el cierre de la Lada para 2020.

Centrales térmicas

Fernández defendió la misma línea que su gobierno ha mantenido desde que Lada anunció el cierre de Lada, y que no es otro que este tipo de decisiones deben contar con el organismo regulador del sector, que en el caso del sector es el Estado. Por ello, reiteró que la legislación que regule este tipo de cierres debe incluir fórmulas que atiendan a criterios medioambientales, económicos y su influencia en el precio del mercado de la electricidad.

Hubo que esperar al turno de réplica a los grupos con el concluyó el debate para que Javier Fernández detallara la agenda en materia de trańsición energética con la que acudirá a la Moncloa el próximo 25 de julio para entrevistarse con Pedro Sánchez. Esta hoja de ruta la componen cuatro puntos, cuyo primera exigencia es la de pedir al presidente del Gobierno que España medie ante la UE para lograr una prórroga que evite el cierre de las minas este año. Los acuerdos suscritos por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero establecían que el 31 de diciembre de 2018 las minas deficitarias deberán cerrar y devolver las ayudas recibidas. El objetivo que persigue el Principado es que el Gobierno de España negocie ante la Comisión Europea fórmulas que permitan mantener la actividad de las minas asturianas más allá de esa fecha.

El segundo punto en la agenda de la reunión con Pedro Sánchez es el de pedirle una calendario para el cierre de las centrales térmicas a medio y largo plazo, no a corto, revisable en un futuro en función de que las innovaciones tecnológicas pueda permitir la continuidad de estas installaciones.

También le pedirá Javier Fernández al presidente del Gobierno una modificación de la ley eléctrica, para que incluya que la decisión última del cierre de las centrales la tenga el Gobierno y que establezca mecanismos que obligue a las empresas a compensar por estos cierres.

En su primera intervención ya había mostrado su malestar por el efecto «disuasorio» que a su juicio pueden tener declaraciones como las realizadas por la ministra de Transición Ecológica, que afirmó hace unos días que las centrales de carbón «no tienen futuro». A su juicio, este tipo de intervenciones «pueden llevar al cierre inmediato» de estas instalaciones, puesto que puede hacer que las empresas que estén evaluando la posibilidad de acometer inversiones para adaptarse a los nuevos marcos regulatorios no las hagan. «Que el regulador diga que va a cerrar empresas hace que las empresas se lo piensen», recalcó Javier Fernández, quien puntualizó que esta misma reflexión se la trasladará al presidente del Gobierno.

Finalmente, Javier Fernández pidió el apoyo de los grupos, sindicatos, patronal y sociedad asturiana para afrontar este proceso de transición energética en las mejores condiciones posibles. Un proceso que entiende debe afrontarse con el consenso de todas las comunidades autonómicas, puesto que una descarbonización de la economía afecta por general al conjunto del Estado.

Noticias relacionadas

 

Fotos

Vídeos